El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: David Cronenberg

Cosmopolis


Cosmopolis, 2012, EE.UU.
Género: Cine pretencioso.
Duración: 109 min.
Dirección: David Cronenberg.
Guión: David Cronenberg, Don DeLillo (novela).
Actores: Rovert Pattinson, Sarah Gadon, Paul Giamatti, Kevin Durand, Samantha Morton, Juliette Binoche.
Música: Howard Shore.

Valoración:
Lo mejor: Fingir que no existe.
Lo peor: Pretenciosa, pedante, opaca, ininteligible, absurda, soporífera.

* * * * * * * * *

David Cronengberg se pone a adaptar un libro de economía de los densos e inasequibles para gran parte de la población, se chuta alguna droga alucinógena y se monta un experimento de vanguardismo cuasi dogma totalmente salido de madre.

En un cercano e imaginario futuro un joven especulador financiero y millonario viaja en su limusina por la ciudad, y así vemos su forma de vida, sus relaciones y pensamientos. Mediante una narración muy segmentada (a través de capítulos: cada encuentro con otro personaje está bien diferenciado del resto) Cronenberg pretende desarrollar un análisis crítico del sistema económico capitalista… y digo que pretende porque el fracaso es absoluto, pues aborda el tema de una forma tan enrevesada, pseudointelectual y pretenciosa que el relato resulta totalmente ininteligible y agotador.

Los diálogos sin sentido (ridícula la aparición de Samantha Morton donde se desbarra hablando de las medidas de tiempo como los yoctosegundos), las diatribas pedantes hasta el hartazgo (no se entiende nada), las idas de olla (partes irreales y absurdas, como la visita del médico), la forma tan fría de abordar las relaciones humanas (sexo porque sí cada dos por tres, una novia cuyas apariciones resultan tan confusas como irrelevantes), los giros que no obedecen a lógica alguna (el final del chófer)… El monólogo interminable e irritante del protagonista no llega a mostrar visos de coherencia alguna, ni se vislumbra un mensaje consistente. Existencialismo, economía, relaciones humanas… Los temas son tratados superficialmente pero adornados con tantos excesos que terminan diluidos en una verborrea sin sentido. El guión de Cronenberg parece escrito por un niño que ha conocido unas cuantas palabras difíciles y las usa aunque no sepa qué significan.

Por si fuera poco, uno espera de este autor una puesta en escena profesional, entregada a la narración, pero aquí parece que ha dejado la cámara en manos de un amateur, y el resultado es horrendo: parece un telefilme de los malos.

Cosmopolis es una de las peores películas que he visto en mi vida. Es la cinta perfecta con la que algunos críticos sesudos pueden ir de listillos: al público no le gusta porque es ininteligible y pesadísima, pero ellos la alaban para sentirse superiores, aunque entiendan lo mismo que cualquier otro: nada. Una auténtica tomadura de pelo. Huid de ella como de la peste.

Promesas del este


Eastern Promises, 2007, EE.UU., Canadá, Reino Unido.
Género: Suspense, drama.
Duración: 100 min.
Dirección: David Cronenberg.
Guion: Steven Knight.
Actores: Naomi Watts, Viggo Mortensen, Armin Mueller-Stahl, Vincent Cassel, Sinéad Cusack, Jerzy Skolimowski.
Música: Howard Shore.

Valoración:
Lo mejor: Guion, dirección, actores, música.
Lo peor: El final es algo apresurado y sobra el beso.
Mejores momentos: La pelea en los baños, casi toda lectura del diario.
La frase: Las ventanas están cerradas, así que no puedo tirarme al vacío.

* * * * * * * * *

Tras el éxito cosechado ante la crítica mundial con Una historia de violencia, que no me pareció excelente pero sí buena aunque irregular y algo pretenciosa, David Cronenberg vuelve a obtener el beneplácito de los medios con esta Promesas del este, de temática muy similar a su anterior trabajo pero más redonda en forma y contenido. De nuevo la violencia es el eje de la narración, de nuevo Cronenberg se sirve de ella para retratar tanto a los que hacen de la misma un modo de vida como para mostrar la forma en que afecta a la vida cotidiana de personas normales. Más oscura y sórdida que su predecesora y con mayor presencia del lado criminal, en esencia sigue los mismos pasos: el evento que da pie al cambio en los quehaceres diarios de los protagonistas, la familia honrada siendo perturbada por situaciones que los superan, los delincuentes organizados enfrentando también un inesperado revés en sus planes… Pero no esperen por ello una película que transmita la sensación de que no es más que una repetición o secuela, pues tiene alma propia a pesar de las similitudes citadas. De hecho, es una obra de gran calidad y con mucha más personalidad que la mayor parte del cine actual, alzándose como el primer gran estreno tras la etapa veraniega. Cabe además la posibilidad de que esté presente en venideras entregas de premios importantes.

Promesas del este es una cinta pausada, pero su ritmo moderado está lejos de resultar lento, pues atrapa con facilidad durante casi todo su metraje. La cámara de Cronenberg se pasea entre escenarios y personajes con la naturalidad justa para dejar que la historia hable por sí sola (en gran medida a través de la fuerza de sus personajes) sin interferir con virtuosismos y alardes innecesarios, y con la madurez suficiente para dotar a la misma de solidez y estabilidad de forma que el relato no se diluya en su propia sencillez hasta perder interés.

El guion no destaca por su complejidad, sino por su sinceridad, por saber ir al grano sin artificios. Con templanza teje las situaciones donde se moverán los caracteres, iniciando la narración en secuencias que parecen inconexas pero poco a poco van confluyendo hasta que todos los protagonistas terminan con sus destinos más o menos atados entre sí. Los diálogos son concisos pero intensos, creíbles y con una sorprendente carga irónica que produce algunos instantes de humor tan inesperado como eficaz; los personajes son sólidos y resultan muy humanos; el espectador se encontrará con sorpresas que proporcionan giros impresionantes (incluso aunque se vean venir, porque no se ocultan para resultar manipuladoramente impactantes). Hay grandes instantes, como la visita que hace el inquietante Semyon (que viene a ser como el Padrino de la mafia rusa) a la protagonista y al bebé en el hospital, llena de advertencias y amenazas sutiles; como la cruenta pelea en los baños, donde se muestra toda la violencia tal y como es: dolorosa, sangrienta, rápida y contundente; y algunas lecturas del diario de la fallecida son desgarradoras por su durísima descripción de la vida como prostituta esclava y por si fuera poco adolescente. Pero también se cometen algunos deslices, como ese tramo final un poco apresurado, incluido un poco de sopetón (¿cómo es tan fácil robar un bebé?) y con una resolución algo convencional y con menos garra que el resto de la cinta, o ese forzado beso entre dos personajes incompatibles, que apenas resulta creíble. El que la cinta se desinfle levemente en su resolución no es un desliz grave, pero no me cabe duda de que con un cierre al nivel del resto o incluso superior podría haber sido una película memorable.

Uno de los mejores aspectos de la cinta, la efectividad de esos inmensos personajes, se debe en gran parte a interpretaciones de gran nivel, a actores que se sumergen en sus papeles hasta resultar irreconocibles. La siempre competente Naomi Watts resulta creíble como mujer sencilla que lucha contra la adversidad tanto con miedo como con entereza; el interesante y bastante desaprovechado por el cine Vincent Cassel aporta lo justo a su personaje para que este resulte un borrachín más creíble que típico; Armin Mueller-Stahl está inmenso como líder de la familia mafiosa, manteniendo en todo momento un equilibrio formidable entre la candidez de un padre, la amistad de un anfitrión y la perturbadora y amenazante sensación de que en cualquier momento ordenará a sus sicarios que te descuarticen. Pero la sorpresa más notoria de este agraciado reparto es precisamente el que menos esperaba que diera algo de sí a estas alturas de su carrera. El hasta ahora siempre torpe y limitadísimo Viggo Mortensen (mediocre hasta en sus papeles más conocidos, como El Señor de los Anillos o Una historia de violencia) se ha introducido hasta la médula en este fantástico retrato de un criminal en ascenso. Inquietante y terrorífico a ratos, amable y extrañamente delicado a veces, la interpretación de Mortensen, eficazmente apoyada por una excelente labor de maquillaje, sustenta y engrandece un personaje muy bien descrito y en el que hasta la estupenda sorpresa que guarda encaja a la perfección con lo mostrado hasta ese momento. Y no puedo dejar de citar la valentía de este actor a la hora de rodar esa impresionante pelea en los baños públicos, donde está completamente desnudo.