El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: David Morse

En tierra hostil

The Hurt Locker, 2008, EE.UU.
Género: Drama, bélico.
Duración: 131 min.
Director: Kathryn Bigelow.
Escritor: Mike Boal.
Actores: Jeremy Renner, Anthony Mackie, Brian Geraghty, Guy Pierce, David Morse, Ralph Fiennes, Evangeline Lilly.
Música: Marco Beltrami, Buck Sanders.

Valoración:
Lo mejor: Actores, puesta en escena.
Lo peor: Carece de un argumento concreto, está formada por capítulos sueltos de desigual interés.

* * * * * * * * *

Avalada por mil festivales y premios, considerada una de las películas del año y con notable presencia en los Globos de Oro (nominada a guión, dirección y película)… es la cinta independiente mimada del año, la que se vende como buen cine alternativo… pero no puedo decir que me haya parecido una buena producción, de hecho me ha decepcionado y sorprendido bastante que se hable tan bien de ella cuando es tan poca cosa.

La idea general es buena, ofreciendo un acercamiento a las miserias de la guerra desde una perspectiva algo alejada de los cánones habituales, pero no llega a ofrecer nada realmente llamativo. Le falta cohesión y fuerza, pues no tiene una trama clara y consistente, sino que está formada por pequeños capítulos (cada bomba a desactivar) que no llevan a nada concreto. Y además hay escenas que no tienen sentido alguno, como el largo episodio del francotirador, muy interesante pero totalmente ajeno al resto de la historia. Así, su ritmo es endeble, torpe. Conforme la estaba viendo esperaba que todo cobrara sentido, que la trama llegara a alguna parte, pero no llega a ocurrir.

Los actores están muy bien en sus papeles (en especial el principal, Jeremy Renner), pero los personajes no tienen garra. Las motivaciones de los protagonistas no están claras, no se entiende por qué actúan como actúan. Esto se traduce en que sus vivencias no logran interesar mucho, y ni aunque sus vidas estén en constante peligro despiertan preocupaciones o sentimientos. Lo único que me parece realmente logrado es la escena del supermercado, que en un breve plano resume la situación de desarraigo del protagonista. Destacaría también, por sorprendente, la breve presencia de algunos actores conocidos en papeles muy secundarios: Guy Pierce, Ralph Fiennes y en menor medida Evangeline Lilly.

Su puesta en escena es lo único destacable, pues está confeccionada con notable profesionalidad. El pulso de cada escena es intenso gracias a una dirección (Kathryn Bigelow), fotografía (Barry Ackroyd) y montaje de nivel, pero volvemos a lo que indicaba antes: ¿de qué sirve que la escena del francotirador esté rodada con maestría y sea impresionante si es un interludio irrelevante? Así ocurre en mayor o menor medida con toda la cinta: cada escena está rodada de forma exquisita, pero las mismas se quedan en eso, en meras anécdotas y capítulos que no consiguen ofrecer un todo realmente tangible.

Se deja ver, pero no es para recordar y mucho menos para alabar de forma tan exagerada como se está haciendo.

Anuncios

Contact


Contact, 1997, EE.UU.
Género: Drama, ciencia-ficción.
Duración: 153 min.
Dirección: Robert Zemeckis.
Guion: Carl Sagan (novela, historia), James V. Hart y Michael Goldenberg.
Actores: Jodie Foster, David Morse, Geoffrey Blake, William Fichtner, Matthew McConaughey, Tom Skerrit, James Woods.
Música: Alan Silvestri.

Valoración:
Lo mejor: Guion, dirección, fotografía, interpretaciones…
Lo peor: Quizá un exceso de metraje.
Mejores momentos: Las apariciones el excéntrico millonario. Los dos lanzamientos por el artefacto.
La frase: La primera regla de un gobierno derrochador: por qué construir una cuando puedes tener dos por el doble de precio.

* * * * * * * * *

Contact es una cuidadísima producción que narra desde un hiperrealista ámbito científico y social el contacto con una civilización extraterrestre. Supondrá probablemente una decepción para quien espere un producto típico de acción y ciencia-ficción, pues estamos ante un drama social que juega tanto con lo íntimo como con el análisis social de grandes proporciones.

La exquisita puesta en escena huye de artificios como escenas de acción o abuso de efectos especiales, pero no escatima en recursos a la hora de mostrar grandes multitudes congregadas por el evento o en las bellas imágenes del espacio y la reconstrucción digital del artefacto, elementos que forman parte imprescindible de la narración. Eso sí, el tramo final, el viaje, no ha envejecido muy bien, pero en cambio la máquina sigue resultando espectacular.

El tempo que imprime Zemeckis es pausado pero certero, siempre mantiene la expectación alta. Se apoya mucho en una fotografía muy certera a la hora de formar escenas que transmitan más de lo que parece a simple vista. No importa el número de personajes que haya en el plano, todos están siempre bien ubicados y en conjunto configuran un dato o emoción concreta (esto último generalmente centrado en la protagonista); hay momentos muy destacables, como cuando vemos a Ellie empequeñecida ante una multitud de gente poderosa y ambiciosa. La música del notable pero infrautilizado Alan Silvestri no es muy elaborada, sólo ofrece u tema principal que está empleado reiteradamente; sí, es bonito, pero llega un momento en que cansa.

El reparto es muy completo y elegido con tino, destacando la interpretación de Jodie Foster, intensa y apasionada pero creíble, nunca excesiva. Da el toque final a un personaje que, sin ser un alarde de complejidad, resulta tan humano que es fácil empatizar con ella. El resto de protagonistas en cierta manera sirven para representar a todos los ámbitos que estarían implicados en este proceso, y aunque verosímiles por lo general también les cuesta a veces no parecer demasiado estereotipados. Eso sí, incluso dentro de esta limitación tienen instantes bastante inteligentes, como las triquiñuelas de David (Tom Skerritt) para ir sumando puntos como candidato.

El guion, basado en una novela de Carl Sagan, no sé hasta qué punto es fiel al original, y aunque lo sea bastante probablemente la novela abarque mucho más, sea más compleja. Pero desde luego el resultado es digno de alabar, sobre todo por ofrecer un relato poco habitual en el cine. Se toma la ciencia en serio, hasta el punto de parecer un ensayo más que una película. Y con todo, es emotiva y entretida hasta el punto de aguantar muy bien los visionados. Así, no sólo refleja de maravilla el trabajo científico y la pasión por lo desconocido (en lo que te embarca con el fascinante argumento tanto como con la pasión que te contagia Ellie), sino que va más allá, teorizando de forma muy creíble con las repercusiones y eventos que viviríamos en un caso semejante. Cómo no, la intromisión de gobiernos y jefes cortos de miras y de fanatismos que se empeñan en huir de la realidad y la ciencia que la explica (o sea, religiones), están presentes, dejando su nefasta huella.

Sólo tengo dos quejas notables. Primero, quizá hay un exceso de metraje, sobre todo en la parte de Ellie joven y algunos otros breves pasajes (alguna conversación intrascendental, un epílogo demasiado simplón…), aunque ni con esta posible carencia ni con el ritmo sosegado la película se hace larga pese a su abultada duración. Y segundo, la desacertada decisión de incluir a un Presidente de EE.UU. real (Bill Clinton, que era el que había en esa fecha), con las consecuentes limitaciones a la hora de rodar e introducir su parte. Quizá se buscó acercar la película todo lo posible a la realidad, pero se podría haber empleado un actor y un nombre falso, porque los complicados montajes que realiza Zemeckis para incluir las escenas en las que el mandatario está presente repercuten en la narración, ya que no quedaron bien resueltas (planos esquivos para no mostrar al doble, montaje con reiterados planos a la TV, planos superpuestos cantosos…). Es una decisión a todas luces errónea, y no comprendo cómo se complicaron tanto la vida y se jugaron el resultado artístico por ello.

Tendría otra queja, pero exclusiva del ámbito personal. El guion es tan fiel reflejo de la sociedad que hay momentos en los que me tiro de los pelos por la falta de sentido común, la persecución de ideales obsoletos y que haya personas con tanto poder como para inducir sus limitadas ideas en la evolución social, política y científica: Ellie no cree en Dios, por lo tanto no es elegida para la misión… Pero no se tiene en cuenta si los otros candidatos creen en Buda, Ra o Yoda. Habrá quien diga que no es incompatible la creencia religiosa y la ciencia (cada uno puede creer en lo que quiera, obviamente), pero la primera nunca debería pisar o entorpecer a la segunda, y está claro que no son complementarias en ese sentido de ninguna forma.