El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Donald Sutherland

Los Juegos del Hambre: En llamas


The Hunger Games: Catching Fire, 2013, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 146 min.
Dirección: Francis Lawrence.
Guion: Simon Beaufoy, Michael Arndt, Suzanne Collins (novela).
Actores: Jennifer Lawrence, Liam Hemsworth, Josh Hutcherson, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Lenny Kravitz, Stanley Tucci, Toby Jones, Philip Seymour Hoffman, Jena Malone, Donald Sutherland.
Música: James Newton Howard.

Valoración:
Lo mejor: Los personajes tienen algo de calidad, el mundo imaginario posee bastante potencial.
Lo peor: Superficial, irregular, aburrida.

* * * * * * * * *

Como la primera parte, esta es una película de quieros y no puedo. Por suerte no espero nada de la saga (no soy lector de las novelas ni fan de la adaptación) y simplemente las veo y las olvido, porque si no me estaría tirando de los pelos por ver tantas posibilidades desaprovechadas. Hay un potencial enorme en todos los elementos de la trama y en todos los personajes, pero nunca termina de emerger del todo. La dictadura, el pueblo a un paso de la hambruna y de la rebelión, el control de la población que se hace a través de los medios de comunicación y los juegos, los personajes planteándose formas de lucha, el complot del que Katniss es una herramienta más… Todo se queda en la superficie, porque se difumina unas veces o se pasa descaradamente de ello otras.

Metraje hay de sobra, pero el guion nunca parece ser capaz de concretar y ahondar e ir al grano. Se pierde en cosas triviales y dedica demasiado tiempo a exponer cosas evidentes. Una escena magistral de un viejo ejecutado es un gran ejemplo de lo alto que podría llegar el relato, un listón que olvida en un trajín de intrascendentes viajes, cansinos lloriqueos de los protagonistas, romances simplones y apariciones en la tv demasiado largas, por no mencionar que se fuerza demasiado el tono juvenil, con el cansino triángulo amoroso.

Y de nuevo el paso al juego rompe el poco ritmo que había, pues deja de lado una trama política con algo de contenido para ir a una aventura de supervivencia anodina. Igual que en el primer capítulo la estancia en el juego (supongo que heredándolo de la novela) es incapaz de mostrar algo emocionante y complejo, ofreciendo un viaje desganado donde los pocos recursos que ofrece son bastante tramposos y rebuscados: en vez de reforzar el prometedor conflicto entre personajes y la lucha contra la hostil naturaleza, tenemos triquiñuelas tecnofantasiosas que parecen improvisadas.

Para colmo, la evolución respecto al episodio precedente es mínima. Se ve que Katniss ha cambiado bastante, de hecho, es un buen rol central, pero la trama es exactamente la misma, paso por paso, capítulo por capítulo. Sabiendo que iba ser una historia apenas cambiada por los nuevos puntos de vista de la protagonista podrían, qué digo, deberían haber aprovechado para dar más entidad a los correctos pero mejorables personajes secundarios y sobre todo al entorno, a la exposición y desarrollo del universo. ¿Sabemos algo nuevo del mundo tras otras dos horas y media de película, o ha cambiado este lo suficiente como para ofrecer nuevos horizontes narrativos? Nada de nada. Tan solo el epílogo va un paso más allá. Así pues, parece un remake realizado con más presupuesto. Y se nota en la ambientación (la ciudad y la selva son bastante espectaculares), pero no en la puesta en escena, que es bastante normalita.

Como la primera parte, resulta demasiado irregular, larga, pesada y poco emocionante a pesar de prometer mucho. Como suele ocurrir, esto no es problema para que la taquilla reviente, pues el público ya está acostumbrado a tener el listón muy bajo.

Saga Los Juegos del Hambre:
Los Juegos del Hambre (2012)
-> Los Juegos del Hambre: En llamas (2013)

Anuncios

Los Juegos del Hambre


Hunger Games, 2012, EE.UU.
Género: Aventuras, ciencia-ficción, drama.
Duración: 142 min.
Dirección: Gary Ross.
Guion: Gary Ross, Billy Ray, Suzanne Collins (novela).
Actores: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson , Stanley Tucci, West Bentley, Willow Shields, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Toby Jones, Donald Sutherland.
Música: James Newton Howard.

Valoración:
Lo mejor: Dirección, intérpretes. El guión presenta una prometedora distopía…
Lo peor: … que se va perdiendo en un cúmulo de vaguedades, errores y una considerable falta de rumbo. Se hace larga.

* * * * * * * * *

Los Juegos del Hambre arranca con un prólogo que describe muy bien su mundo imaginario, nos sumerge de lleno en la tragedia que viven sus habitantes y nos lanza tras unos pocos personajes muy bien presentados. Promete embarcarnos en una distopía trágica con aventuras intensas… pero por desgracia, sea porque el guion no sabe exprimir la novela o porque esta también falla (no la he leído), una vez iniciado el juego la proyección rápidamente pierde esa fuerza inicial y termina convertida en una aventura de supervivencia aburrida e intrascendente.

La situación extrema de supervivencia (nada más y nada menos que matarse entre ellos) resulta una aventura desigual, con poca garra y una narrativa desganada. Los caracteres riendo y correteando por el bosque tiran por tierra la credibilidad. Que la protagonista llore a una chiquilla pero no a otras fallecidas no obedece a lógica alguna (y menos si la escena es tan desesperantemente larga). Los cambios de bando del amigo no se explican. Que me saquen un peligro y me tengan que explicar mediante narración paralela de qué va la cosa es penoso. Que para mostrar más peligros tenga que recurrirse a chorradas de ciencia-ficción (la realización del programa mete un incendio aquí y unos perros asesinos allá), con todas las posibilidades que el entorno hostil y la lucha entre personajes ofrece, muestra definitivamente que la historia no da más de sí, que sus escritores (y esto seguro que viene del libro) no tienen recursos narrativos suficientes para sostener el conjunto. En definitiva, toda la sustancia que podría haber tenido se diluye en estas poco satisfactorias aventuras por el bosque. Apenas se recuperan algunas ideas llamativas en el tramo final, como el amor quizá fingido quizá no con el que dan espectáculo a la audiencia para salvar el trasero o las tenues pinceladas sobre la política de la parte rica del mundo y las revueltas en la zona sometida y pobre (que no sé si serán más completas en la novela).

El otro punto a favor de la película es que no parece nacer como superproducción comercial (salvo porque se nota la forzosa reducción de violencia). El presupuesto de menos de ochenta millones no sirve para recrear un mundo imaginario con la calidad exigible hoy en día… pero la verdad es que no me importa que lo digital se note y las pantallas de fondo sean incluso cutres, porque se suple con una dirección que aporta solidez más que de sobra. En las cintas taquilleras casi siempre falta una mano que dé entereza, calidad y personalidad al acabado de la película, que no permita que los efectos especiales se coman la narración y a la vez impida que los productores, por miedo a perder audiencias, te obliguen a dirigir la cinta con la técnica más simple y facilona posible. Gary Ross sabe que está ante una historia de personajes y que no tiene dinero para montarse una aventura visual de altos vuelos, así que se centra en esos protagonistas. Los primeros planos son constantes, porque siempre están en juego los problemas y sentimientos, pero la fotografía y el montaje son de calidad y en general la narración fluye muy dinámica. Además, saca muy buen partido de unos actores bastante experimentados, en especial la impresionante Jennifer Lawrence, que ha demostrado más que de sobra ser una actriz enorme (Winter’s Bone) y vuelve a estar estupenda, sobre todo teniendo en cuenta que su rol es la película y siempre está en pantalla. Qué raro es ver grandes papeles en obras destinadas al público juvenil y protagonizadas por jóvenes.

Sin duda, el buen acabado, tanto en dirección como en interpretación, otorga a la cinta un aura de seriedad y un mínimo de calidad que el guion pierde a marchas forzadas a pesar de partir de algunas ideas muy atractivas. El equilibrio sin embargo es débil, y en mi opinión la balanza se inclina hacia el lado malo: Los Juegos del Hambre resulta demasiado larga para el poco contenido que tiene, y llega a hacerse aburrida. Su enorme éxito ha garantizado la puesta en marcha de secuelas con más presupuesto, con lo que el aspecto visual mejorará considerablemente… pero ya veremos si son capaces de atinar con el guion. Mi experiencia en cine comercial y sagas de este tipo me dice que es muy improbable.

Saga Los Juegos del Hambre:
-> Los Juegos del Hambre (2012)
Los Juegos del Hambre: En llamas (2013)