El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Justin Theroux

Mudo (Mute)

 


Mute, 2018, Reino Unido, Alemania.
Género: Crimen, drama.
Duración: 126 min.
Dirección: Duncan Jones.
Guion: Duncan Jones, Michael Robert Johnson.
Actores: Alexander Skarsgård, Paul Rudd, Justin Theroux, Seyneb Saleh, Noel Clarke, Robert Sheehan, Gilbert Owuor.
Música: Clint Mansell.

Valoración:
Lo mejor: El reparto.
Lo peor: Guion de telefilme barato, puesta en escena floja, efectos especiales cutres.

* * * * * * * * *

El esperado retorno de Duncan Jones, el realizador de la sorprendente y notable Moon (2009) y la entretenida Código fuente (2011), después de su fallido paso por el cine comercial con la mediocre Warcraft (2016), que rompió con su buena racha y lo dejó en un limbo, ha sido tal fiasco que parece haber firmado su sentencia como autor de culto al que los amantes del género habíamos prometido seguir.

Mudo es tan desastrosa que no se entiende cómo puede haber salido de la mente de quien escribió la fascinante odisea lunar y le dio vida con una impronta visual deslumbrante con cuatro duros. También nos ha supuesto un traspiés a muchos con Netflix. Quienes pensábamos que ninguna gran distribuidora quería hacerse con Mudo porque era ciencia-ficción demasiado inteligente y aplaudimos que Netflix la recuperara nos hemos dado con un canto en los dientes. Muchos han empezado a despotricar, con bastante razón, contra la plataforma de video bajo demanda por haberse convertido en un coladero de series b cutres que nadie quiere. Cercana a esta llegó la irregular aunque desde luego entretenida Bright (David Ayer, 2017) y la infame The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018), y antes de eso una buena cantidad de morralla que es mejor olvidar. Así pues, queda claro que Netflix tiene que ponerse todavía las pilas en el apartado de cine.

Volviendo a Mudo, parece que Jones ha cogido un guion cualquiera de la pila de telefilmes que producen las teles públicas en cadena. Pero no, resulta que lo tenía en desarrollo desde hace años, es decir, que ha puesto en él todo su empeño y cariño. Lo que no sé si lo de secuela de Moon (más bien sería otra historia ambientada en el mismo universo) lo apañó por el éxito de aquella, pero desde luego es una decisión absurda: la única relación que hay es que el protagonista de Moon aparece de refilón un par de veces de fondo en televisión. Así, la decepción con esta película se torna incluso en un insulto.

La ciencia-ficción aquí es irrelevante. Estamos en una ciudad futurista a lo Blade Runner (Ridley Scott, 1982) pero el argumento no trata ninguna temática del género, pues como digo es un telefilme con todas las de la ley: un dramón de individuos torturados, líos amorosos y crímenes sensacionalistas. El protagonista es mudo por un accidente en la juventud, la chica una puta desgraciada, los malos unos psicópatas y unos gángsteres. Todo se cruza delante del pobre mudito, que tiene que lidiar con toda esta miseria entre infinidad de giros supuestamente lacrimógenos y chungos pero en realidad rebuscados e inverosímiles. La construcción de personajes es nula, se basan únicamente en un rasgo característico. Ninguno evoluciona o se ve obligado a cambiar por más que les caiga encima. La proyección avanza a trompicones, muchas veces sin un argumento concreto al que aferrarse, y aun así se ve venir casi todo. Desde que el mudo aguanta la respiración al beber agua por sus secuelas intuí el truco final, por ejemplo. Los momentos cumbres son lastimeros: telita la persecución en coche, o que el prota sea tumbado por cualquiera, porque es un blando, pero luego arrase en el pub.

A partir de cierto momento pensé que más que un guion tan torpe que cae en la vergüenza ajena lo que estaba intentando Jones era una aproximación al mundo del crimen en plan Guy Ritchie y Quentin Tarantino, con gente estrafalaria, humor negro, situaciones chocantes y giros inesperados a lo RockanRolla (2008), Snatch (2000), Reservoir Dogs (1992) y Pulp Fiction (1994). Pero queda una imitación chapucera, sin ingenio ni gracia, que termina pareciendo una parodia de sí misma.

El otro problema es que la recreación de ese intrascendente futuro es muy endeble. Los efectos especiales son penosos, el cambio de las maquetas de Moon a lo digital ha sido un fallo enorme. Y en cuestiones de fotografía, música y dirección anda muy floja, de hecho la banda sonora es horrenda a pesar de venir del polifacético Clint Mansell.

Si no fuera porque el carisma y el buen hacer de los actores consigue hacer medio digerible el delirante viaje de los personajes habría quitado la película bien pronto. Eso no significa que no me arrepintiera de verla entera, claro.

Anuncios

Caballeros, princesas y otras bestias


Your Highness, 2011, EE.UU.
Género: Comedia.
Duración: 102 min.
Dirección: David Gordon Green.
Guion: Danny McBride, Ben Best.
Actores: Danny McBride, Natalie Portman, James Franco, Toby Jones, Justin Theroux, Zooey Deschanel, Charles Dance, Damian Lewis.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Cantidad de chistes brutos y obscenos.
Lo peor: Pero ningun ingenioso y original. El tráiler te revienta toda la película.

* * * * * * * * *

¿Qué cabe esperar de una parodia hollywoodiense sobre cualquier género u obra? Por lo general, inmadurez, guarradas y tonterías. Eso es lo que ofrece Su alteza (o el reinventado Caballeros, princesas y otras bestias de la distribuidora en España) en su versión cómica de los típicos cuentos de reyes, princesas, héroes y bichos mitológicos.

El heredero y héroe (James Franco) es un guaperas al que le ha caído una vida hecha y la suerte lo acompaña. El hermano (Danny McBride) es un vividor y un salido que se queja de estar eclipsado por aquel en vez de tratar labrarse un futuro. La princesa (Zooey Deschanel), guapa y tonta. El rey (Charles Dance), regio y exigente. La heroína (Natalie Portman), hábil e inteligente. El villano (Justin Theroux), malo porque sí. En el argumento tenemos la princesa secuestrada, el viaje heroico que implicará maduración, la torre oscura, la lucha contra el temible mago… Por faltar, no falta ni el bardo maricón.

Como viene siendo habitual en la pandilla de James Franco, lo único destacable es su carga de obscenidad (imprescindible la versión R -sólo para adultos-), que llega a un nivel tan bruto que obviamente hace gracia por lo absurdo, excesivo y loco que resulta. El mentor a lo Yoda pederasta, el minotauro violador con su miembro gigante, los diálogos guarrísimos, los topicazos llevados al extremo…

Pero se cierran a la obsesión de parodiar a lo guarro y nunca buscan un mínimo de originalidad e ingenio, ni en el sentido del humor ni en la trama. Así que la proyección avanza a trompicones saltando entre los esperables escenarios y situaciones… pero sorprendentemente el ritmo no llega a ser malo, porque cada escena por separado tiene suficiente entidad y gracia como para que puedas dejarte llevar si aceptas su estilo. Es decir, la película es un festín de chistes tontos, o te hace gracia o no. Lejos quedan la simpatía y lo bien que exprime el género Willow, o la originalidad y elegancia de La princesa prometida.

Iron Man 2


Iron Man 2, 2010, EE.UU.
Género: Acción, superhéroes.
Duración: 124 min.
Dirección: Jon Favreau.
Guion: Justin Theroux, basado en el cómic de Jack Kirby, Stan Lee, Don Heck y Larry Lieber.
Actores: Robert Downey, Don Cheadle, Gwyneth Paltrow, Sam Rockwell, Mickey Rourke, Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Jon Favreau.
Música: John Debney.

Valoración:
Lo mejor: Entretenimiento y diversión asegurados. La presencia del carismático Robert Downey.
Lo peor: Le falta ritmo, le cuesta ir al grano y sabe a poco.
Mejores momentos: La fiesta de Tony que acaba en batalla. Natasha y Happy Hogan en acción.

* * * * * * * * *

Como suele pasar con las secuelas, Iron Man 2 ofrece poco más que una repetición algo descafeinada de la primera entrega. No se arriesga mucho, se limita a intentar seguir los pasos que tan buenos resultados dieron en aquella, y lo hace con demasiado cuidado, temiendo resbalarse. Así pues, aunque es en general entretenida y muy divertida, no tiene la misma chispa y gracia que su predecesora. Pero su principal problema es que su ritmo es demasiado lento y falto de emoción.

Una segunda parte debería ir más al grano, a la acción, pero en Iron Man 2 se desvían demasiado de lo importante. La sensación de que muchísimas escenas se estiran demasiado y de que no consiguen sacarle todo el partido a los villanos es constante. La larguísima e innecesaria comparecencia de Stark en los tribunales, las numerosas conversaciones alargadas con trivialidades (salvadas por el carisma de los actores, en muchos casos), el villano empresario cuya presencia aburre (un desaprovechadísimo Sam Rockwell), un villano principal (un simplemente correcto Mickey Rourke) un poco soso (tras terminar la proyección cuesta acordarse de quién era y en qué consistían sus objetivos) y unas escenas de acción que podrían o deberían haber dado mucho más de sí afean un producto bastante digno que sigue manteniendo algunas loables virtudes.

La figura central, ese Tony Stark tan mimado por el guion y interpretado por este grandísimo actor que es Robert Downey, es sumamente carismática, tanto que resulta fascinante. Y los secundarios que le acompañan están a la altura: su ayudante Pepper (una resuelta Gwyneth Paltrow), la fantástica incorporación de una bellísima y misteriosa Scarlett Johansson como nueva ayudante y agente doble, y el acertado cambio de un sosísimo Terrence Howard por un intérprete más curtido y carismático, Don Cheadle.

El humor es bastante eficaz, con algunos diálogos muy buenos, las escenas de acción están bien rodadas aunque no sean muy vistosas y los personajes salen muy bien parados. Si no fuera porque algunas veces llega a hacerse pesada y resulta poco sustanciosa hubiera opinado que, como su predecesora, es una de las grandes del género de superhéroes. Si hay una tercera parte, que me gustaría, espero que el más que eficaz director Jon Favreau y el o los guionistas de la ocasión estén más inspirados.

Indicar también que se dedica bastante tiempo al tema de Los Vengadores, allanando el terreno para esa esperada película que unirá varios superhéroes (se amplía considerablemente la presencia de Nick Fury –Samuel L. Jackson-). Sin embargo temo que tanto hablar de ella, tanto crear un ambiente de expectación total, puede salirles mal: ya tendrá que se buena para contentar bien a los aficionados tras tanta espera.

* * * * * * * * *

Serie Los Vengadores:
Iron Man (2008)
-> Iron Man 2 (2010)
Thor (2011).
Capitán América: El primer Vengador (2011)
Los Vengadores (2012)
Iron Man 3 (2013)
Thor: El mundo oscuro (2013)
Capitán América: El Soldado de Iinvierno (2014)
Guardianes de la galaxia (2014)
Los Vengadores: La era de Ultrón (2015)
Ant-Man (2015)
Capitán América: Guerra Civil (2016)
Doctor Strange (2016)
Guardianes de la galaxia Vol2. (2017)
Spider-Man: Homecoming (2017)
Thor: Ragnarok (2017)
Pantera Negra (2018)
Los Vengadores: La guerra del infinito (2018)
Ant-Man and the Wasp (2018)
Capitana Marvel (2019)
Los Vengadores 4 (2019)
Spider-Man 2 (2019)
Guardianes de la galaxia Vol. 3 (2020)