El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Keira Knightley

Everest


Everest, 2015, EE.UU.
Género: Drama, aventuras.
Duración: 121 min.
Dirección: Baltasar Kormákur.
Guion: William Nicholson, Simon Beaufoy.
Actores: Jason Clarke, John Hawkes, Josh Brolin, Jake Gyllenhaal, Thomas M. Wright, Martin Henderson, Ingvar Eggert Sigurðsson, Michael Kelly, Emily Watson, Keira Knightley, Sam Worthington, Robin Wright.
Música: Dario Marianelli.

Valoración:
Lo mejor: Los momentos cumbre agobian y causan desazón.
Lo peor: El ritmo es muy irregular, el dibujo de personajes superficial. No emociona e impacta como podría.

* * * * * * * * *

El estreno llegó sin mucha expectación, pues no tiene nombres reconocibles ni una gran campaña publicitaria detrás. Pero las críticas y el boca a boca han sido bastante buenos, y si bien no se ha convertido en un taquillazo sin duda terminará siendo muy rentable. Yo fui por esa buena recepción, pero lo cierto es que la he visto excesiva. Es una película vistosa y entretenida, pero su potencial daba para muchísimo más. El drama no me removió por dentro lo más mínimo, el espectáculo va justito, los personajes secundarios son mejorables, el ritmo es muy irregular.

El principal problema es que al guion le falta inteligencia y determinación, y es la puesta en escena la que realza sus pocas virtudes. Termina pareciendo un telefilme de alto presupuesto: drama básico, desarrollo de personajes esquemático, desenlace sin garra, y sobre todo la impresión de que carece de trascendencia, y eso que se basa en una tragedia muy llamativa. Si termina resultando un título de acción dramática aceptable es por su tramo central, donde el desconocido director Baltasar Kormákur exprime el escenario y el sufrimiento de los protagonistas al máximo. El peligro de la tormenta, el cansancio de los escaladores, la tensión en el campamento… Consigue un puñado de largas secuencias donde hay bastante agobio e inquietud por el destino de los escaladores. Y por ello es una pena que se vea tan limitado por la escasa profundidad de los protagonistas, que se va diluyendo cuanto más secundarios son estos.

Los roles de Jason Clarke y John Hawkes son los únicos con una personalidad clara, los únicos que interesa seguir de principio a fin. En el siguiente rango ya estamos entre los clichés cargantes (Josh Brolin como el chulo tonto, Keira Knightley como la esposa sufridora) y los que te suenan pero no te queda claro quiénes son realmente: el sueco (¿o era ruso?) y algún otro los reconoces porque salen bastante, y el de Jake Gyllenhaal porque es el actor más conocido. Con estos el interés ya va justito. El siguiente nivel es de atractivo nulo, como la japonesa y otros que sólo hacen bulto, con lo que su sufrimiento apenas llega con intensidad, y en los casos en que alargan sus escenas innecesariamente empiezan a aburrir. Por ello me sorprende que algunos se hayan quejado de que han faltado escaladores, como una española que andaba por allí. Pues no, a la película le sobran personajes. O mejor, le falta un guion más hábil a la hora de presentarlos de forma cercera y darles una personalidad y posición claras. Aparte de todos estos tenemos el extraño caso del rol de Sam Worthington, que por alguna razón recibe mejor tratamiento que otros a pesar de ser completamente prescindible. Su gran aportación es hablar un par de veces por radio.

Everest tiene lo básico para cumplir como entretenimiento, pero el único recuerdo que deja es la sensación de haber desaprovechado una historia con más potencial.

Anuncios

The Imitation Game (Descifrando Enigma)


The Imitation Game, 2014, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 114 min.
Dirección: Morten Tyldum.
Guion: Graham Moore, Andrew Hodges (novela).
Actores: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Charles Dance, Mark Strong, Rory Kinnear.
Música: Alexandre Desplat.

Valoración:
Lo mejor: Algunos buenos actores. La magnífica banda sonora.
Lo peor: Falsea completamente la realidad para componer un trillado y manipulador relato de superación personal.
El título: Otra traducción absurda: poner el título original y al lado una traducción que no tiene nada que ver.

* * * * * * * * *

Alan Turing (1912-1954) es uno de esos grandes genios de la ciencia bastante desconocidos por el público en detrimento de otros que se llevan todo el protagonismo. ¿Por qué Einstein, Newton y otros han contado siempre con tanta fama mientras los Tesla y Turing, igual de cruciales para la ciencia y el mundo moderno, y sin duda muchísimo más para el día a día del ciudadano, no cuentan con el reconocimiento merecido? La combinación de sesgo cultural, dominancia ideológica, medios poco implicados (antes también había revistas de divulgación y ciencia, ¿por qué no intentaban cambiar las cosas?) y programas escolares que no han corregido esas desviaciones han mantenido en la sombra a estas eminentes figuras. De hecho la imposición cultural occidental en algunos casos ha llegado a límites vergonzosos, como el endiosamiento de Thomas Edison (empresario que representa el ideal capitalista) a costa de ningunear a Nikola Tesla hasta el punto de atribuirle al primero inventos del segundo y de otros verdaderos científicos, como la electricidad apta para hogares, la bombilla… incluso la radio se le “robó” a Tesla durante décadas, con el cuento de Marconi. Hasta entrado el nuevo milenio, con Internet rompiendo todas las barreras del conocimiento, no se ha ido poniendo a cada uno en su lugar… pero me temo que la cosa va a trompicones y con pasos hacia atrás, como muestra esta fallida (o más bien retorcida) representación de la vida de Turing a modo de producto de consumo rápido dirigido a la masa descerebrada de espectadores. Al menos Internet está ahí para rebatir las mentiras y llegar a quienes quieren informarse mejor. Si es que por inventar se inventan hasta el nombre de la máquina.

Alan Turing es probablemente la figura más relevante en el nacimiento de las ciencias de la computación. Su genialidad con las matemáticas y la criptografía y sus tendencias filosóficas lo llevaron no sólo a crear los principios de la informática (algoritmos, máquinas precursoras de los ordenadores), sino también a predecir los ordenadores modernos y definir lo que sería la inteligencia artificial. Por si su lado científico no daba para una llamativa historia de genios y ciencia, su implicación en la Segunda Guerra Mundial como criptoanalista en el equipo que tuvo la difícil tarea de desentrañar la máquina Enigma de los alemanes ponía en bandeja la fascinante odisea de un héroe en un capítulo crucial de la guerra, un capítulo además secreto hasta hace poco, lo que le proporciona más intriga. Para rematar, sufrió la persecución homófoba de la época, teniendo un final de carrera y vida trágicos que podrían completar el relato analizando en qué fallamos a veces como sociedad y cómo podemos destruir la vida de ciudadanos de gran valor por prejuicios y modas culturales.

Pero en cambio dejan de lado la atractiva realidad, la vida Turing y otros individuos relacionados, y se montan una clásica historia de superación personal tal y como se entienden en Hollywood, es decir, de un bicho raro contra la adversidad, contra el hombre y contra el sistema. ¿Para qué demonios tomas un ejemplo real y lo deformas? Invéntate un personaje cualquiera, no mancilles el recuerdo y la Historia con tanta mentira. Resulta que Turing ya no es el gran trabajador en equipo y la persona simpática y amable que todas las biografías y artículos sobre él reconocen que era. Según Hollywood, un genio científico debe ser un tipo raro, solitario, arisco, con taras y tics, sean físicas o como en este caso mentales: lo convierten casi en autista o asperger. El militar que lidera el proyecto es reinventado también a villano de película infantil. De ser un experto en el campo investigado y quien puso a Turing inmediatamente a dirigir debido a su talento, se transforma en una mente cerrada que se obsesiona con ningunear a la versión ficticia de Turing en una relación de matón-pardillo de manual. Poner a cargo de un vital proyecto a alguien que no entiende lo que se hace y además es un patán… la incongruencia es monumental, pero qué más da, aquí se trata de llegar al espectador más tonto con los clichés más simplones.

Es tan bajo el nivel al que aspira la película que hay paridas demenciales, como ese compañero que pregunta varias veces qué hace la máquina que está ayudando a construir, en una burda excusa para explicar al espectador conceptos simples de forma directa. ¡Tú sabrás, que eres un experto y llevas meses configurando el chisme! Pero para colmo, a pesar de esos paréntesis cutres realmente no se explica casi nada de lo que están haciendo, sólo cosas superficiales: la máquina parece ser crucial, pero sólo sabemos que tiene muchos cables y ruedecitas. ¿Cómo funciona? Parece que por arte de magia: configuran tres conectores por detrás y resuelve los mensajes cifrados por Enigma así sin más. ¿No hay que meterle el propio mensaje cifrado ni nada? ¿Lo lee a distancia en la mesa donde está el papel con el texto? No falta tampoco esa otra manía persistente en Hollywood de que los hallazgos científicos no llegan por esfuerzo y tesón, sino por algo que te cae del cielo: el cansino momento eureka.

La aventura reúne todos los topicazos del género, pero se ve claramente que como referente principal usan Una mente maravillosa, a la que copian hasta escenas enteras (como el ligoteo). Tenemos el ya citado científico loco, un tipo huraño que como es esperable irá ganándose el respecto de sus colegas (risible el momento “Yo soy Espartaco”) a la vez que adquiere algo de humanidad, y cuyo genio derrotará a los intransigentes. Pasamos por el manido romance, que se presenta menos intenso que nunca porque el rol de Keira Knightley es totalmente hueco, pues al ser un simple complemento del protagonista no tiene entidad propia. Tragamos algunos mensajes trillados, como las chorradas obvias de trabajar en equipo, respetar a los diferentes, etc., pero se lleva la palma meter machismo donde no había: en el proyecto trabajaron cantidad de mujeres en tareas complejas de matemáticas y cifrado… lo machista es no reconocerlas y usar un rol femenino tan limitado para decir las tonterías de siempre. Soportamos el drama de postín con el sensacionalista sufrimiento del protagonista (atención a los flashbacks a la infancia) y con las imágenes de guerra metidas con calzador que supuestamente son desoladoras y lacrimógenas pero resultan manipulación emocional barata, cosa que empeora por su aspecto de videojuego.

Abusan tanto de recursos clásicos que llegan a caer en la más flagrante negligencia, como hacer que la historia sea narrada desde un punto del futuro del protagonista: queda ridículo ver a Turing contarle todos los secretos a un detective del tres al cuarto. A los autores ni les importa que el filme sea completamente inverosímil con tal de cumplir con los clichés. En esas escenas es imposible no pensar: “pues hijo, te has librado de la acusación de espía, pero te vas a comer la de alta traición”.

Pero también podemos hablar de cobardía. Ni una escena de Turing con un hombre, ni un simple beso. Le dan más relevancia al matrimonio de conveniencia, al romance con una fémina, para seguir cumpliendo con los clichés de Hollywood y el matrimonio tradicional de mujer fiel que lo cuide y complete, que a los intereses reales del personaje. ¿No es realmente hipócrita pretender narrar la caída en desgracia de Turing sin mostrar realmente a qué debe renunciar ni tan siquiera criticar la ignominia cometida con él?

Pensaba que este año no podía ver una película más torticera, artificiosa y manipuladora que Whiplash y El juez, pero me equivocaba. Sólo se puede rescatar el buen papel de Benedict Cumberbatch, ya consagrado como un valor seguro, aunque por el lado contrario se han desaprovechado un buen número de secundarios de calidad (Matthew Goode, Mark Strong, Charles Dance) en personajes arquetipos. Pero lo mejor es que sí deja algo para el recuerdo: otra espléndida banda sonora de Alexandre Desplat.

Jack Ryan: Operación Sombra


Jack Ryan: Shadow Recruit, 2014, EE.UU.
Género: Acción, suspense.
Duración: 105 min.
Dirección: Kenneth Branagh.
Guion: Adam Cozad, David Koepp, basados en la obra de Tom Clancy.
Actores: Chris Pine, Kevin Costner, Keira Knightley, Kenneth Branagh.
Música: Patrick Doyle.

Valoración:
Lo mejor: Fingir que no existe.
Lo peor: Guion de risa, puesta en escena mediocre, pareja protagonista sin carisma ni calidad.

* * * * * * * * *

Alerta de spoilers: Hay algún ligero spoiler, si es que a alguien le preocupa.–

Sobre el papel la premisa es típica pero no tiene por qué dar algo malo. El analista que se ve metido en una gran conspiración y debe luchar por su vida, el mentor que le ayudará, el villano temible, las esperables persecuciones y tiroteos, las consabidas escenas de intriga como el asalto a la guarida del villano, y por supuesto el clímax final en una gran ciudad norteamericana. Sí, es una pena que para el reinicio de una saga empiecen por algo tan poco novedoso y no busquen algo distintivo (imposible no pensar en lo original e intensa que fue La caza del Octubre Rojo), pero el Hollywood actual es así. Lo que no es perdonable es que dieran el visto bueno a un guion que hace aguas por todas partes, más cerca de despropósitos recientes como La jungla 5 o incluso el cine cutre de Asalto al poder que de los buenos títulos de acción de finales de los ochenta y la década de los noventa, donde la saga tuvo su momento álgido y el género también (la trilogía de Jungla de cristal a la cabeza). La caza del Octubre Rojo (1990) fue un thriller ejemplar, el relanzamiento con Juego de patriotas (1992) siguió un camino más convencional pero al menos era entretenida y estaba bien rodada, y en Peligro inminente (1994) se arriesgaron y esforzaron bastante más y resultó otro thriller memorable; de Pánico nuclear (2002) no recuerdo nada (dudo que vuelva a verla alguna vez), pero aunque fuera mala difícilmente podría ser peor que la aquí analizada.

En el dichoso guion hay tantas lagunas y tonterías que tendría que ver la película otra vez para hacer una lista, pero obviamente no voy a perder el tiempo. Por ejemplo la secuencia de la cena y el asalto a la oficina del enemigo es vergonzosa: diálogos cutres, verosimilitud por los suelos, paridas informáticas lamentables, clímax pésimamente construido… Pero hay otros tantos momentos que parecen chistes de mal gusto, como la novia señalando a todos los experimentados agentes que el ataque será en Wall Street (poniendo a todos como imbéciles para realzar a un protagonista de forma forzadísima), el héroe deduciendo de la nada que el malo irá en un furgón policial de mentira y memeces sin nombre como esa furgoneta bomba que cae en la orilla y explota (instantáneamente) doscientos metros río adentro. La narración es un despropósito a todos los niveles (personajes, trama, escenas, diálogos), se va cayendo a pedazos conforme avanza y arrastra además una importante falta de credibilidad desde la poco sostenible premisa de guerra financiera. Hacia el final ya no queda nada, llegando a un lastimero anticlímax donde solo esperas que se acabe de una vez.

El nuevo Ryan no es tan llamativo como el interpretado por Alec Baldwin y Harrison Ford, que fue descrito como un analista de oficina cuya inexperiencia en la acción y el peligro se mostraba bien, logrando un héroe más original y realista que de costumbre. Este Ryan en cambio domina todo campo físico o intelectual con una habilidad pasmosa. Por suerte se trabaja un poco la idea de que sea un héroe militar con la carrera truncada por una lesión que lo llevó a estudiar economía, pero eso no justifica que se desenvuelva en otros elementos rozando la genialidad: controla las tareas de espionaje, la informática y el liderazgo de equipos como si llevara años haciéndolo. Vamos, un superhéroe sin matices con el que es difícil conectar: todo lo resuelve por su superioridad nata, no hay una evolución o aprendizaje visible, los pocos momentos en que se supone que sufre resultan muy forzados (la pelea con el asesino, que se va de madre cosa mala). Finalmente la escasa credibilidad que arrastra se va al traste por completo en la escena en que él solito averigua en un par de minutos todo el plan del atentado, donde además la tecnojerga y la ciencimagia informática valen de comodín para el vago guionista. Con un protagonista tan plano y poco atractivo no puedes vender una serie.

El resto de personajes son para el olvido. La novia metida con calzador en el argumento tenía un pase hasta que de repente la incluyen también en la acción con esa estúpida revelación de que él trabaja para la CIA, porque resulta que ella también se defiende como si llevara haciendo de espía toda su vida. El mentor es un rol plano e insípido que sirve para poco más que justificar la trama y es reutilizado de vez en cuando como agente de campo (parece que querían ahorrar en actores). El villano resulta ridículo desde su presentación, donde le pega una paliza a su médico sin venir a cuento. Y me temo que no es el último empleado que se carga. Odio los personajes en plan “soy malo porque sí”, y más aun los que parecen parodias de los villanos de James Bond, el típico tío raro que quiere dominar el mundo sin razones claras. No funciona tampoco que en unos momentos parece que el héroe es el único agente en toda Rusia y cuando el guion ya no es capaz de hacer más malabares para justificarlo salen agentes de la nada. Pues si hay más gente experimentada que se encarguen ellos y no ese novato.

Los actores andan perdidísimos. Chris Pine (experto en reinicios cutres con Star Trek y la aquí analizada) es bastante regulero y no tiene carisma, aunque tengo la impresión de que se esfuerza. Keira Knightley (Piratas del Caribe) sorprende muy para mal cuando ha tenido algún buen papel (Un método peligroso): sus muecas y expresiones forzadas son horribles. Kevin Costner no aporta nada a un personaje inerte. Kenneth Branagh es el único con talento y logra alguna mirada inquietante, pero tampoco puede hacer mucho con semejante parida de rol.

La dirección de Branagh es lastimera también. ¿Qué fue del realizador atrevido e implicado en su obra que nos regaló grandes adaptaciones de Shakespeare? Se ha vendido a lo comercial de forma incomprensible. Thor era aceptable, pero su trabajo aquí es asombrosamente espantoso, dando una de las peores labores de dirección del género en los últimos años. Frío y torpe en las conversaciones y escenas de intriga, totalmente perdido en las de acción. A pesar de ser un thriller no hay tensión ni intriga en los momentos clave, que dan más risa que otra cosa. La acción carece de originalidad y sentido del espectáculo: qué chapuceras resultan las persecuciones y tiroteos, qué difícil enterarse de algo o ver una pizca de espectacularidad. La imitación al estilo Bourne, tan esperable como innecesaria, fracasa estrepitosamente, y la comparación con las excelentes labores de John McTiernan y Phillip Noyce en la trilogía original… bueno, mejor ni hacerla, juegan en otra liga.

Es un pésimo refrito de Bourne, Misión imposible y El pacificador, y en algún momento me ha traído a la memoria a la magistral serie Rubicon… Esa sí es lo que debería ser una obra sobre Jack Ryan. Los productores han tenido suerte de que costó poco (unos escasos sesenta millones) y por ello su tibia recaudación de 140 millones no se considerará un fracaso monetario. La crítica y recepción del público ha sido floja aunque no tan mala como cabe esperar ante tal bazofia (qué triste que la gente sea tan poco exigente hoy día), pero todo apunta a que por suerte no se convertirá en una serie. Mejor olvidar que existe y empezar otra vez, esta vez con un guion serio y un realizador que se esfuerce algo más. O mejor todavía, que continúen con Jack Reacher, esa sí que apuntaba maneras y sabía recuperar el estilo del género.

Piratas del Caribe: En el fin del mundo


Pirates of the Caribbean: At World’s End , 2017, EE.UU.
Género: Aventuras, fantasía.
Duración: 168 min.
Dirección: Gore Verbinski.
Guion: Ted Elliot, Terry Rossio.
Actores: Johnny Depp, Geoffrey Rush, Orlando Bloom, Keira Knightley, Jack Davenport, Bill Nighy, Jonathan Pryce, Kevin McNally, Stellan Skarsgard, Naomi Harris.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: Algunos tramos muy entretenidos y divertidos. ¡Y por fin ofrece una banda sonora original más que digna! La parte buena del reparto es impresionante (Johnny Depp, Geoffrey Rush, etc.).
Lo peor: Un metraje ridículamente abultado, un guion que se lía sobre sí mismo sin rumbo fijo. La parte mala del reparto es infame (Orlando Bloom) o poco interesante (Keira Knightley).
Mejores momentos: La gran reunión de piratas, que reúne muchos de los mejores chistes de la función (mención especial para el personaje de Keith Richards).
El plano: Por cutre, la pierna de la protagonista perfectamente depilada tras meses de ajetreada vida en navíos.
La frase: Tortugas marinas, amigo.

* * * * * * * * *

No es que fuera una saga destacable más allá de rendir como un entretenimiento sin complicaciones que suplía su falta de originalidad y calidad cinematográfica ofreciendo espectacularidad y grandes dosis de humor y acción, amén de un personaje que probablemente será recordado durante años, Jack Sparrow, pero esta tercera entrega tiene un notable sabor a decepción, a oportunidad desaprovechada. Y es que Piratas del Caribe: En el fin del mundo recae en los mismos errores que cometió la segunda entrega, es decir, no saber ir al grano y recortar escenas para contar lo estrictamente necesario para la historia, pero además de presentar estas faltas bastante agravadas se añade un desgaste en el sentido del humor y de la acción, con lo que la película funciona irregularmente como diversión pasajera. Si no se es exigente se deja ver y permite algunas risas, y como el público no lo es sin duda arrasará en taquilla de forma que probablemente indicará a los productores que este puede ser exprimido con otra entrega, pero es una obra que deja bien claro el poco esfuerzo que se pone hoy día en ofrecer cintas que además de entretenimiento aúnen unas dosis mínimas de calidad.

Si ya la segunda entrega no exponía claramente las tramas, las cuales a pesar de ser sencillas a veces eran complicadas de seguir, el guion de En el fin del mundo se vuelve aún más obtuso, irregular y caótico. A lo largo del interminable metraje las historias de piratas, maldiciones, traiciones y amores se suceden de forma casi aleatoria, entrando y saliendo de la narración ora ofreciendo una sorpresa interesante, ora chocando torpemente, lo que se traduce en un galimatías en el que es difícil mantener el interés y la comprensión. Sumando a esto la ingente cantidad de escenas que no aportan nada al relato (la larga estancia de Sparrow en los dominios de Davy Jones, totalmente fuera de lugar) o que alargan numerosos tramos de manera más o menos negligente, obtenemos una cinta demasiado inflada (¡dos horas cuarenta minutos!) que aburre a ratos, que no atrapa de manera regular. Dudo que aguante más de un visionado sin llegar a ser soporífera.

Como decía, las aventuras de Sparrow y los demás piratas y criaturas han perdido bastante fuelle en cuanto al sentido del humor, mostrándose este realmente acertado y sorprendente en muy pocas ocasiones (genial la aparición de Keith Richards o las múltiples personalidades de Jack). Le falta inspiración y hay muchos momentos en los que se recurre a la broma demasiado fácil o se abusa de chistes de animales (que es lo más bajo donde puede caer el humor). También falla otro sentido que caracterizaba bastante bien a la saga, el de la acción trepidante, tanto aparatosa como visualmente llena de recursos. Las escenas de esta categoría apenas superan el par, y no es que las que se ofrecen tengan tanta garra y sean tan vistosas como las de las anteriores entregas. Sin ir más lejos, el conflicto final está cerca de ser un desastre: el ritmo es ineficaz, se abusa de efectos visuales y sonoros por encima de escenas con personajes y hay momentos muy mal resueltos, como esa flota enemiga huyendo sin razón.

Teniendo en cuenta que la segunda y tercera partes fueron realizadas de un tirón, observo el resultado final de las mismas y no puedo sino pensar que rodaban sobre la marcha, con un guion que se sobrescribía prácticamente en directo como sucedió con El Señor de los Anillos de Peter Jackson (así le fue…). No parecen darse cuenta de que rodar sin un guion bien escrito y cerrado se traduce en una falta de consistencia narrativa notable (sobre todo si en la mesa de montaje no se atina a formar bien la película), en escenas que se acoplan o estorban, en fallos e inconsistencias… Me gustaría saber si Gore Verbinski, un director del que pienso que tiene bastantes recursos y creo que ha conseguido que esta saga no sea un estropicio absoluto aportando un sólido manejo de la cámara, tuvo las manos atadas por la productora (o sea, obligado a seguir directrices comerciales y no recortar ni aportar nada de su propia mano) o si los errores son también en parte culpa suya.

De los elementos denominados técnicos no hay reproche digno de mención. La música ha mejorado muchísimo, siendo la única parte de la (por ahora) trilogía que denota un trabajo real en su composición. El reparto tiene grandes intérpretes, como el genial Johnny Depp retratando al desequilibrado Sparrow o el estupendo Geoffrey Rush como Barbossa, más un número amplio de secundarios de gran profesionalidad, aunque también están los consabidos rostros bellos que no dan nada de sí: ya estoy cansado de nombrar a Orlando Bloom como un actor incapaz de la más mínima expresión (a ver si es verdad eso que dijo sobre retirarse del cine). El vestuario es detallista, los decorados impresionantes, los efectos especiales muy creíbles… Todos estos elementos están a la altura de lo esperado, pero nada consigue que El el fin del mundo destile buenas sensaciones excepto la de que se presenta como una extensión fallida e innecesaria de una saga de aventuras que, aunque no terminaba de cuajar, era un disfrutable espectáculo que bien valía la entrada de cine.

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto


Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest , 2006, EE.UU.
Género: Aventuras, fantasía.
Duración: 150 min.
Dirección: Gore Verbinski.
Guion: Ted Elliot, Terry Rossio.
Actores: Johnny Depp, Orlando Bloom, Keira Knightley, Jack Davenport, Bill Nighy, Jonathan Pryce, Kevin McNally, Stellan Skarsgard.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: El imaginativo diseño y recreación de los decorados (barcos principalmente) y las criaturas, el estupendo vestuario. El sentido del humor y aventura. Johnny Depp y el correcto reparto de secundarios.
Lo peor: Un guion con muchos tropiezos y, sobre todo, un metraje abultadísimo que hace que la película se pierda muchísimo en cosas que no sirven para nada. Y un siempre nefasto Orlando Bloom.
Mejores momentos: Sendos ataques del kraken y todas las apariciones del hombre-pulpo (Davy Jones).
La frase: ¡Echad el ron también!

* * * * * * * * *

El desorbitado éxito de la primera parte llevó a los productores rápidamente a realizar secuelas, y, siguiendo la estela de otras superproducciones recientes que se han rodado de un tirón para abaratar costes, han rodado segunda y tercera parte conjuntamente. El presupuesto no quiero ni imaginarlo, pero al final es casi lo único que salva esta, al menos viendo la segunda entrega, saga.

El cofre del hombre muerto da lo que se espera de ella, o sea, lo mismo que su predecesora pero multiplicado por mil. Como entretenimiento es bastante eficaz, y se pueden destacar más o menos las mismas virtudes y defectos que en La maldición de la Perla Negra. Goza de un buen sentido de la aventura y del humor, con constantes peleas y escenas de acción complicadas y divertidas repletas diálogos y situaciones cómicas, siendo siempre las mejores las protagonizadas por un de nuevo excelente Johnny Depp. El guion es una mera farsa para llevar la aventura, más maldiciones y tesoros por donde mover a los personajes; no se le puede pedir más porque no lo va a dar.

El problema principal con el que carga es un metraje abultadísimo. Pide a gritos un nuevo montaje que pula el ritmo, que elimine pasajes innecesarios y extremadamente largos (las aventuras entre la tribu de indios son graciosillas, pero… ¿qué pintan ahí?) que desvían la atención sobre un argumento ya de por sí no demasiado sólido y alargan en demasía muchas partes. Dos horas y media, digamos dos horas y veinte minutos quitando créditos, es excesivo para una producción destinada nada más que a pasar un buen rato, y más si no se administra bien el tiempo.

Volviendo a los actores, Depp está eficazmente secundado, de nuevo, por un plantel de secundarios de lujo. No hay ninguno sobre el que tenga quejas, y alguno destaca especialmente incluso con papeles muy breves (Jonathan Pryce) o tras maquillaje y efectos digitales (Bill Nighy). Otra mención especial para Kevin McNally (que interpreta al segundo de Sparrow, Gibbs), quien ha visto ampliado su papel hasta hacerme dudar de si tiene más minutos en pantalla que el propio Depp; desde luego, más que Keira Knightley seguro que sí. En cuanto a los otros dos supuestos principales del reparto, Orlando Bloom es tan penoso como siempre, con las mismas muecas torpes y su inexpresividad habitual, y Keira Nightley cumple por los pelos si somos generosos.

El plato fuerte de la función es sin duda la pasta que han echado en ella. La cuidadísima dirección artística nos deja un deleite de creaciones asombrosas, desde el El Holandés Errante, un barco de aspecto burtoniano donde se ha cuidado hasta el más mínimo detalle, hasta las pintorescas y variadas criaturas, ya sean el kraken o los medio hombres medio peces, creaciones bastante oscuras y asquerosas para ser una película Disney (¿cómo puede tener una calificación para mayores de siete años?). El dinero ha sido muy bien invertido, haciendo posible que estos diseños cobren vida de forma magistral: los decorados son grandes, variados y ricos en detalles, el vestuario es perfecto, y los efectos digitales consiguen que el kraken y el hombre pulpo (Davy Jones, el malvado de la función) resulten totalmente realistas al ojo humano.

Gore Verbinski ha realizado una buena labor, teniendo en cuenta la magnitud de la producción. Sabe manejar la cámara, sabe aprovechar los recursos y guiar a los actores. Mueve la cámara entre los decorados con solvencia y eficacia, monta la película dando vida a las peleas y ocultando su poca originalidad y consiguiendo que las escenas más exageradas no resulten ridículas sino impactantes y simpáticas.

Como fan del género, no puedo terminar sin mencionar la banda sonora original. Ya comenté la aberración musical que supuso la de la primera entrega, prepretada por Klaus Badelt. Aquí Hans Zimmer se ha dedicado él mismo a la creación de música (aunque supongo que contaría con su pandilla de colaboradores habituales) en vez de meter mano en el trabajo de otros, haciendo que el producto sea más redondo y menos sintético y ruidoso… Pero no deja de ser una versión mejor arreglada de la misma composición, con algunos buenos aportes (el tema del kraken con el órgano) y poco más ( aquí puedes ver mi análisis).

Tampoco me olvido de las referencias a otras películas. Si en la anterior entrega fue El temible burlón (película infinitamente superior) la plagiada descaradamente, ahora hay notables similitudes con El Señor de los Anillos: el primer ataque del kraken es igual al ataque de la misma criatura en la entrada de Moria, y Elizabeth mata monstruitos con dos espadas de la misma forma que Legolas elimina orcos; en ambas secuencias hay planos en los me costaría discernir qué película es cada una.