El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Ken Nolan

Black Hawk derribado


Black Hawk Down, 2001, EE.UU.
Género: Bélico.
Duración: 144/152 min.
Dirección: Ridley Scott.
Guion: Ken Nolan, Mark Bowden (libro).
Actores: Josh Hartnett, Ewan McGregor, Eric Bana, Tom Sizemore, William Fichtner, Ewen Bremner, Sam Shepard, Jason Isaacs, Zeljki Ivanek, Glenn Morshower, Kim Coates, Ron Eldard, Tom Hardy, Gabriel Casseus, Hugh Dancy, Danny Hoch, Nikolaj Coster-Waldau.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: Dirección, montaje, sonido, fotografía, actores, música. El ritmo frenético garantiza un espectáculo memorable, y el gran realismo hará las delicias de los aficionados al género.
Lo peor: Es muy difícil quedarse con los nombres de muchos personajes. No tuvo el éxito de público, crítica y premios que merecía.
Mejores momentos: Tantos… las caídas de sendos helicópteros, los vehículos siendo masacrados por las calles, el ataque final realizado al amparo de la noche…
La frase: La cita inicial de Platón realmente no la dijo él, es una leyenda urbana, un dicho mal atribuido.
El doblaje: Hay un fallo muy notable y ciertamente molesto: utilizan máquina en vez de ametralladora (machine gun), un falso amigo típico.
La frase: Se ha editado una versión con ocho minutos más con escenas muy breves que añaden pequeños detalles no especialmente relevantes. Al menos en dvd en la edición que yo tengo, lamentablemente no se han doblado y sólo se ha subtitulado la película al completo, no hay subtítulo únicamente para esas parte. No sé si existe en bluray y si se ha arreglado. Netflix tiene la versión de cines.

* * * * * * * * *

En una de esas intervenciones bélicas donde la ONU aplica su buenismo insuficiente y los EE.UU. justifican el uso de su desmedido presupuesto bélico, las cosas se torcieron y lo que se suponía una misión de colaboración internacional para ayudar a los civiles dio un vuelco con una batalla aparatosa. Por suerte, sólo murieron 20 soldados estadounidenses, pero la ciudad somalí de Mogadiscio sufrió un escenario bélico demencial donde la ya de por sí jodida población se encontró con más muerte y destrucción, todo para que al final no cambiara nada ahí ni en otros sitios semejantes, porque sigue habiendo caudillos, corrupción política, explotación del tercer mundo, campañas militares para salvar la imagen de occidente, y campañas mediáticas por parte de EE.UU. cuando meten la pata y dejan un reguero de muertos.

El director Ridley Scott y el guionista Ken Nolan se basan en el libro de Mark Bowden, que al parecer relató los hechos con gran detalle, tanto que tuvieron que reducir drásticamente el numero de personajes y maquinaria bélica implicados. Y aun así queda una película algo complicada de seguir de primeras. Hay decenas de protagonistas cuyos nombres no serás capaz de recordar, y si bien los autores hacen un trabajo magnífico a la hora de mostrar la situación, ubicándote muy bien en cada momento y lugar, el estilo resultante está claro que no es apto para todos los públicos.

Quien busque un melodrama facilón, de esos que ofrecen una historia simplona llena de tópicos y que te dicen cómo debes sentirte, se puede llevar un buen chasco. Scott no es el Steven Spielberg de Salvar al soldado Ryan (1998) ni el Clint Eastwood de El francotirador (2014), no ha intentado conmover con estereotipos ni un ensalzamiento patriótico insultante. Ofrece una versión de los hechos sin implicaciones políticas, mostrando el escenario bélico con un tono de documental, y no se va por las ramas con dramones personales, sino que se centra únicamente en la misión. El homenaje a los soldados caídos es un breve texto listando los nombres en los créditos finales.

Eso sí, aunque quisieran mantener un enfoque neutral, la simple exposición de este evento deja clara la peligrosa situación que ofrecen los países inmersos en conflicto eterno así como lo lejos que estamos de poder solucionar nada metiendo militares de por medio sin más, y también es inevitable mostrar que la mayor parte de los soldados son niños que no saben nada del mundo y creen que serán héroes.

Lo que pretendía ser la captura de un alto mando de las guerrillas somalíes acabó en una imprecedible batalla por toda la ciudad. Conocemos la operación a fondo con todo lujo de detalles, desde que los planes son mostrados a las tropas hasta que el caos es dejado atrás (porque resolver no se resuelve nada). Vemos en acción a toda la cadena de mando, desde el soldado raso hasta el general al mando de la base. Observamos como trabaja el ejército, los problemas que conllevan despliegues humanos y materiales tan complejo. Entendemos cómo se tuerce todo y qué dificultades van surgiendo: la difícil respuesta a eventos inesperados, las órdenes que tardan en llegar, la falta de coordinación… La presentación de los numerosos personajes es somera pero certera. En las primeras escenas saltamos de uno a otro sin perder el tiempo más de lo debido con tópicos ni historias personales innecesarias, el día a día en la base y unas cuantas anécdotas bastan para mostrar que son seres humanos, y el desarrollo de la acción irá mostrando sus cualidades en lo único que importa aquí, el trabajo militar. Mediante el cuidado guion y la inmejorable puesta en escena viviremos la situación como si fuéramos un soldado más, sintiendo el frenesí de la guerra, sufriendo la cercanía de la muerte, y también contagiándonos del compañerismo y el afán de supervivencia.

El reparto está muy bien elegido, todos con capaces de dotar de vida a personajes que no tienen detrás una historia elaborada. Hay pocas figuras populares pero casi todos son secundarios de lujo que hasta el espectador menos curtido habrá visto aquí y allá, de forma que aunque no sepas sus nombres ni el de sus personajes puedes identificar rostros sin problemas. Cabe destacar que fue el primer papel de Tom Hardy y la curiosidad de que Tom Sizemore prácticamente hace lo mismo que en Salvar al soldado Ryan.

Desde Gladiator (2000), Ridley Scott le cogió el gusto a superproducciones de gran complejidad (luego vinieron El reino de los cielos -2005-, Robin Hood -2010-, Prometheus -2012-…), y si ya era un director notable, en todas ellas demostró una visión y un talento asombrosos, ofreciendo un acabado al alcance de muy, muy pocos.

Prácticamente cada minuto de Black Hawk derribado te deja anonadado por el trabajo técnico y humano que hay detrás de cada plano. La aportación del ejército prestando helicópteros y otros vehículos, las localizaciones en Marruecos que tan bien dan el pego, la estupenda fotografía, el magistral montaje, que tuvo que ser complicadísimo pero resultó impecable, la inspirada banda sonora de Hans Zimmer, que vuelve a sus orígenes tribales e incluye grandes canciones de otros artistas (como de Lisa Gerrard y Denez Prigent)… El acabado más que espectacular resulta abrumador, durante dos horas y veinte minutos estás pegado al asiento, tenso, agobiado, fascinado, disfrutando la intensidad de uno de los espectáculos más grandes que ha dado el cine. Toda la ciudad es un escenario bélico de gigantes proporciones, los tiroteos son constantes, y cuando creías que era imposible ver algo más épico y realista, llega la batalla nocturna, con secuencias colosales como el helicóptero arrasando una azotea.

Con este descomunal y memorable trabajo, Ridley Scott se marcó una cinta bélica única y memorable, un hito cinematográfico asombroso… que pasó generando más bien indiferencia. La taquilla fue muy justa (por los pelos no perdió dinero), y en la crítica no tuvo el consenso que merecía. Pero lo más destacable es que, como siempre, la cobardía de los Óscar y Globos de Oro se tradujo en unas pocas nominaciones por cumplir, pero estaba claro que apoyarían obras más fáciles y comerciales, que premiarían a la niña popular, Una mente maravillosa (Ron Howard), aunque fuera más bien un telefilme con un gran reparto, en un año precisamente repleto de grandes títulos, sobre todo en cuanto a originalidad: Amelie (Jean-Pierre Jeunet), Monsters S.A. (Pete Docter), La Comunidad del Anillo (Peter Jackson), El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki), Donnie Darko (Richard Kelly), Gosford Park (Robert Altman)…

Héroes en el infierno


Only the Brave, 2017, EE.UU.
Género: Drama.
Duración: 134 min.
Dirección: Joseph Kosinski.
Guion: Ken Nolan, Eric Warren Singer, Sean Flynn (artículo).
Actores: Josh Brolin, Miles Teller, Jeff Bridges, Jennifer Connelly, James Bagde Dale, Tyalor Kitsch, Andie MacDowell.
Música: Joseph Trapanese.

Valoración:
Lo mejor: La seriedad y contención en contra del sensacionalismo y el ensalzamiento habitual del género.
Lo peor: Se podría haber agilizado el ritmo. A la catástrofe le falta algo más de tensión y espectáculo.

* * * * * * * * *

Héroes en el infierno es una pequeña y grata sorpresa. Lo habitual en el género son melodramas de ensalzamiento de héroes con hazañas aderezadas con mucho sensacionalismo. Pero estamos ante una representación de un suceso trágico y heróico que no se limita a dibujar los personajes con cuatro arquetipos vistosos y a meterlos en una situación que se resuelve por su superioridad nata, sino que sus autores han buscado un acercamiento más serio, mostrando los hechos y sus protagonistas con naturalidad y objetividad. Es un riesgo, dado que el público está acostumbrado al espectáculo vacuo y también porque un drama tan mundano puede resultar aburrido, pero salen airosos con un relato ameno y emotivo en su justa medida para pasar un buen rato.

Básicamente seguimos la vida de un grupo de currantes ante un reto, así que predominan las anécdotas del trabajo, los conflictos personales, y los líos diarios en casa. Los bomberos nuevos tienen que integrarse, los problemas en casa los afectan y pueden superarlos o no, etc., quizá no sean historias sorprendentes pero están bien tratadas, componiendo un retrato de los implicados muy verosímil. No ves a novato torpe, al jefe duro, al compañero graciosete de tantas otras películas de esta índole, sino a gente real, con aristas y cambios de humor, con problemas, fallas y virtudes.

Y mientras, se va sembrando la semilla de la tragedia. La falta de recursos, el peligro potencial y la catástrofe que nunca esperan que llegue pero lo hace en su máxima expresión. Pero me temo que, después de todo, la gesta final de los bomberos no tiene tanta épica como se espera. El fuego los alcanza y poco más. Ahí sí podrían haber dejado un poco de lado sobriedad y trabajado más el clímax de tensión y el sentido del espectáculo. El primer aspecto se ve que lo busca el director Joseph Kosinski (Tron: Legacy, 2010, y Oblivion, 2013), intentando generar desazón con numerosos planos que muestran el avance del fuego, pero no es suficiente para transmitir la sensación de peligro necesaria para ponernos los pelos de punta y sufrir por el inminente destino de unos personajes que hasta entonces nos estaban interesando bastante. La floja música de Joseph Trapanese también influye en la falta de pegada de las escenas clave. En pocas palabras, el desenlace se ve venir como un trámite y ya está.

La otra única carencia notable sería la interpretación tan desganada de Miles Teller (ya estuvo muy flojo en la sobrevalorada Whiplash -2014-), que se queda a años luz de un reparto estupendo encabezado por Josh Brolin, Jeff Bridges, Jennifer Connelly y Taylor Kitsch.

Transformers: El último caballero


Transformers: The Last Knight, 2017, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 149 min.
Dirección: Michael Bay.
Guion: Art Marcum, Matt Holloway, Ken Nolan, Akiva Godlsman.
Actores: Mark Wahlberg, Anthony Hopkins, Laura Haddock, Isabela Moner, Josh Duhamel, Santiago Cabrera, John Goodman, Ken Watanabe, Frank Welker, Peter Cullen, Jim Carter.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Parece que cada vez cogen actores más competentes.
Lo peor: El guion es incluso peor que en las anteriores. La puesta en escena muestra desgana. La parte del submarino, ridícula e infumable en una cinta ya de por sí penosa.

* * * * * * * * *

Las dos primeras entregas tuvieron su aquel porque eran locas y espectaculares, aunque el exceso de idioteces y los tics de Michael Bay lastraban más de la cuenta entretenimientos que podían haber salido mejor parados. La tercera pecó de repetir la fórmula otra vez y con la simple idea de maximizarlo todo, resultando una cinta demasiado irregular y larga, aunque en el tramo final la más asombrosa de todas. La cuarta era otra vez lo mismo, pero ya no tenía nada con lo que emocionar, no digamos impactar, y resultó soporífera. Esta quinta es más de lo mismo, pero el desgaste se agrava, y su visionado resulta incluso insoportable.

La taquilla por fin empieza a resentirse. Han hecho falta cinco películas clónicas y estúpidas para agotar a la masa de espectadores. Ha recaudado unos potentes 600 millones de dólares en todo el mundo… pero es que eso es la mitad que las anteriores. Pero por ahora no hay señal de que este aviso haya llegado a Michael Bay, que sigue anunciando muchas secuelas más: al menos tres están prácticamente confirmadas, incluyendo una centrada en Bumblebee. Eso sí, parece que empezará a relegar las labores de dirección. No sé qué opinar respecto a eso último: Bay era el mejor aliciente y a la vez un gran lastre… Pero el mayor problema siempre ha sido el guion, y dudo que cambien el estilo a estas alturas, como mucho quizá se atrevan por fin a contar cosas distintas, y ya veremos si es suficiente para recuperar al público.

El último caballero desde luego no aporta nada nuevo. Lo de meter al Rey Arturo es anecdótico, sólo sirve para canalizar la misma historia de siempre: robots malos vienen a destruir la Tierra porque les apetece y alguien guarda el secreto de un arma que los puede frenar. Un paria acaba metido en todo el meollo, una chica atractiva se ve arrastrada con él, tenemos unas pocas apariciones anecdóticas de militares y de algún secundario tonto, y todo se desarrolla con el caos y las subtramas irrelevantes de siempre que retrasan y enmarañan una trama simplísima, hasta el punto de que parece que estamos ante varias películas mal mezcladas y resumidas. Demasiada sobre explicación de las mismas cosas, demasiado intento de fingir investigación cuando no están haciendo nada llamativo (el mayor esfuerzo es registrar una habitación), transiciones entre escenarios malamente justificadas, decepticons que aparecen aleatoriamente para reforzar las escenas de acción de relleno, y agujeros de guion en cantidad (que ella aparezca con distinta ropa cada rato es lo de menos), a lo que hay que añadir el tono rancio de siempre: machismo cutre y mensajes anti-ciencia; al menos ya no hay ramalazos xenófobos.

La definición de los protagonistas sigue anclada en estereotipos, con mucho diálogo y chiste vulgar y esas subtramas absurdas que todavía Bay no se entera que debería ahorrarse. Se recupera levemente porque la chica, aparte de ser un clon de Megan Fox, esta vez es una mujer capaz, inteligente, y la actriz, Laura Haddock, muy competente. Pero claro, como es de esperar acaba en la aventura por casualidad y la conexión con la trama es una parida, sólo sirve para lucir cuerpo y correr. Eso sí, su contrapartida masculina igual. De nuevo tenemos a Mark Wahlberg como el paquete que no quiere ser un héroe pero acaba metido en todo y lo resuelve todo porque sí. Y el romance forzado entre ambos sorprende para mal a pesar del bajo nivel que ha mostrado la serie: la de chistes adolescentes y escenas estultas que tenemos que soportar. La cena en el submarino (y bueno, todo lo de alrededor) llega a un nivel alucinante.

El único esfuerzo que se notó en los últimos capítulos fue mejorar el nivel de los personajes secundarios, reduciendo los payasetes supuestamente cómicos y tratando de otorgarles más personalidad. La presencia de Anthony Hopkins, aunque sorprenda ver a semejante actor en esta mierda, es enriquecedora, y Bay le intenta dar todo el protagonismo que puede, aunque la mitad de las veces no pinte mucho más allá de ser un comodín para explicar las cosas. Hopkins se come la pantalla y saca buen partido de los únicos chistes y situaciones graciosetes de la cinta: la dinámica absurda con su empleado robótico, a quien le pone voz el estirado jefe de mayordomos de Downton Abbey, Jim Carter, lo que es un gran chiste en sí mismo. Pero, como siempre, Bay lo estira tanto que termina agotando. También mantiene a unos pocos robots con el suficiente carisma como para que puedas acordarte de ellos (intenta citar alguno de los primeros capítulos aparte de los tres protagonistas…), el veterano guerrillero Hound (John Goodman) y el ninja (Ken Watanabe), a los que se suman otros pocos que cumplen en su cometido de pulular por el fondo siendo medio identificables.

Pero esto no es suficiente, porque sigue pesando la sensación de que se desaprovechan otros muchos personajes que se presentaban cruciales en las tramas pero acaban siendo meros objetos de las mismas. Megatron y Optimus siempre han sido unos sosos de cuidado, lo que aquí se lleva al extremo, porque apenas tienen presencia y la justificación de sus motivaciones es lastimera. Después de cinco episodios seguimos sin conocer la personalidad del militar, Lennox (Josh Duhamel), que aparece porque sí de nuevo. Pero para incomprensible la reaparición del agente Simmons (John Turturro), que no estuvo en el anterior y aquí sólo suelta unos pocos intentos de chiste por teléfono. Aunque el peor de todos te da en la cara bien pronto: Merlín (Stanley Tucci) representado como un patán borracho puede acabar con la paciencia de cualquiera nada más empezar la película. Viendo el panorama, es de agradecer que la presencia de los caballeros de la mesa redonda sea tan breve.

En un mundo aparte está la adolescente. No sé por qué Bay no repitió con la hija del protagonista, encarnada por Nicola Peltz, pero, siguiendo la escala decreciente de edad, esta vez es incluso menor: Isabela Moner tendría quince años durante el rodaje. En la historia pinta menos que todos los demás, pero ahí está, metida en casi todo sin venir a cuento, luciendo palmito. Aunque es justo decir que como actriz muestra maneras, es obvio que no está aquí por sus dotes interpretativas, sino para enganchar a la generación más joven; el robot infantil que la acompaña es buena prueba de ello.

En cuanto a la puesta en escena, a la falta de novedades también se le añade la sensación de cansancio, de que Michael Bay va con el piloto automático puesto. Los efectos especiales dan la talla, hay unas cuantas buenas explosiones, ofrece espectaculares panorámicas… pero en general la dirección se muestra ahogada en unos pocos recursos muy básicos y en una asombrosa falta de ambición. La fotografía tira de nuevo de la penosa regla del naranja, eso de saturar la imagen al verde y al naranja, colores cálidos que se supone resultan agradables y engañan al espectador con que está viendo algo bonito cuando es un efecto barato. Pero sobre todo abusa del movimiento constante con objetos de por medio, para dar la sensación de ritmo y de profundidad (sobre todo de cara al 3D), y del montaje rápido que potencie aún más el ritmo. Sin trabajo real detrás, sin planificar y componer escenas con un sentido global, sin pensar en que de un tráveling hacia la izquierda no podemos pasar de golpe a otro hacia la derecha, pues te deja descolocado, la narrativa resulta caótica, se hace cargante a los pocos minutos.

Y las secuencias de acción son todas iguales. Vale, en las anteriores no eran el colmo de la novedad, pues repetía con la destrucción de grandes ciudades, pero se trabajaba cada escenario a fondo, recorriendo calles y edificios de distinta manera, mostrando una guerra de grandes proporciones como pocos directores son capaces; de hecho en la tercera entrega dejó momentos memorables. Pero aquí apenas tenemos unas par de persecuciones en coche y unos monótonos escenarios bélicos, incluyendo el final, pues aunque sea en el aire, en plan un pedazo de tierra enorme arrancado como en Los Vengadores: La era de Ultrón, en su desarrollo no sorprende lo más mínimo. Las persecuciones van a cachos, parecen resúmenes en plan videoclip acelerado. Las batallas son tremendamente monótonas, un plano amplio del escenario y añadir las explosiones y efectos digitales de rigor, para luego pasar a los personajes y sus diálogos llenos de chistes primarios y explicaciones redundantes.

Como resultado, El último caballero es el peor episodio en una serie que ya agonizaba, un título de acción infame que trae lo peor de Michael Bay, un autor al que he defendido a veces por su capacidad de lograr grandes cintas de acción cuando tiene un guion de más calidad (La roca, Dolor y dinero). La película es mareante, pero a la vez no es capaz de impedir que el sopor te abrace pronto. He tenido que verla en dos partes para acabarla. Sí, seré un masoquista, pero qué queréis que os diga, me gusta la acción, la ciencia-ficción y la fantasía, y termino dándole una oportunidad a casi todo. La curiosidad me puede.

Serie Transformers:
Transformers (2007)
Transformers: La venganza de los caídos (2009)
Transformers: El lado osucro de la Luna (2011)
Transformers: La era de la extinción (2014)
-> Transformers: El último caballero (2017)