El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Kevin Costner

Emboscada final (The Highwaymen)


The Highwaymen, 2019, EE.UU.
Género: Suspense, policíaco, drama.
Duración: 132 min.
Dirección: John Lee Hancock.
Guion: John Fusco.
Actores: Kevin Costner, Woody Harrelson, Kathy Bates, John Carroll Lynch, Thomas Mann, William Sadler, David Furr.
Música: Thomas Newman.

Valoración:
Lo mejor: Reparto y personajes. Un policíaco con sabor a clásico…
Lo peor: …aunque se queda algo corto en ritmo y novedades. El revisionismo feminista.
El título: Una traducción más fiel sería Bandoleros, que no suena a telefilme de fin de semana como el elegido.

* * * * * * * * *

La historia Bonnie y Clyde y asociados la conocemos bien en España por la infinidad de títulos que ha habido al respecto, pero en Estados Unidos cabría pensar que ya estarán hartos de estos famosos bandoleros. Pero Netflix otro acercamiento, produciendo un guion que John Fusco llevaba quince años queriendo poner en marcha, de hecho, en su momento pensó en Paul Newman y Robert Redford como protagonistas. Fusco tiene en su haber alguna de aventuras (Hidalgo -2004-, El reino prohibido -2008-) y la serie Marco Polo (2014), nada digno de alabar. El director John Lee Hancock tuvo cierto éxito y algunos premios con cintas como Un sueño imposible (2009) y Al encuentro de Mr. Banks (2013) y guiones como Un mundo perfecto (1993) y Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997). Los actores finalmente elegidos no tiene menos potencial que la propuesta inicial. Woody Harrelson no posee una carrera con tanto prestigio como la de Kevin Costner, pero sí es bien larga y en sus últimos años ha dejado muy buenos papeles, como en la primera temporada de True Detective (2014) y Tres anuncios en las afueras (2017).

Fusco pretende un acercamiento más realista, lejos de la mitificación que la banda se llevó en su época y en los primeros libros y películas sobre su vida (las más famosa, la de Arthur Penn en 1967, con Warren Beatty y Faye Dunaway). La descripción de aquellos tiempos y los hechos no se anda con romanticismo: la crisis económica y social de los años veinte queda bien patente, los Clyde son retratados como criminales peligrosos, no como unos Robin Hood, la política y la ley tienen sus fallas, los protagonistas distan de ser héroes impolutos, y la emboscada donde cazaron a los perseguidos fue una ejecución sin juicio y bien sanguinaria. También toma una perspectiva distinta, pues se centra solamente en el lado policíaco y muestra a los Clyde fugazmente.

Sin embargo, a la hora de la verdad no logra novedades suficientes. El cambio de enfoque no sorprende, pues el policíaco estilo road movie (pareja en la carretera) está muy visto y la cinta no ofrece nada distintivo. En el apartado histórico cumple bastante bien, incluso cuando eso significa perder sentido del espectáculo, como en el final. Pero hay que señalar que cae en uno de los peores vicios actuales: el revisionismo moderno de tintes feministas es para poner el grito en el cielo. Se tiene por casi seguro que Bonnie no tocó un arma en ninguna de las fechorías de la banda, que era simplemente la chica enamorada del tipo duro, y como mucho hacía algún trabajo logístico… que es la forma elegante de decir que hacía la compra. Pero en lo poco que aparece nos la describen casi como el cerebro de la banda, una tiradora experta y una asesina despiadada, porque relegarla a mujer florero no está bien visto aunque sea una cinta histórica.

El relato sigue a dos Rangers de Texas jubilados pero con gran reconocimiento a los que el gobierno de Texas, el más afectado por las andanzas de los criminales, recurren por desesperación. La fama de Frank Hamer (Costner) y Maney Gault (Harrelson) de violentos propios del salvaje oeste parece la adecuada para dar caza a quienes se escapan de los cuerpos de la ley limitados por muchas normas legales y morales.

La investigación y persecución combina la historia personal de los Rangers y la intriga policíaca. Dos veteranos que se sienten apartados sin reconocimiento (más allá de alguna medalla política), que ven apagarse su vida, tienen la oportunidad de volver a hacerse notar en un caso muy vistoso. Las dudas sobre si arriesgar lo poco que tienen, si estarán preparados para el reto y demás interrogantes se despachan con celeridad, sin rodeos ni dramas forzados como suele ser habitual. Sabemos que van a decir que sí, para qué alargarlo. Una vez en marcha resultan ser dos viejos fuera de tiempo, chocan con las nuevas tecnologías y sufren los envites de la edad en un trabajo muy exigente, pero la experiencia termina sobreponiéndose a los jóvenes agentes que pierden el tiempo con menudencias técnicas.

Los dos protagonistas están muy bien descritos, pero la puntilla la ponen Costner y Harreslson con dos papeles magníficos, de forma que resultan roles muy atractivos y el sin fin de anécdotas que viven garantiza un relato muy entretenido. En cada paso de su aventura desarrollan sus personalidad, encontramos chistes recurrentes y problemas de todo tipo que enfrentan con su singular estilo. Por el otro lado, el acabado visual de Lee Hancock es sobrio y elegante, buscando formas clásicas. Junto con la excelente ambientación, recuerda muy bien al noir de los años cincuenta.

Pero a la larga se echa de menos una progresión más clara en la investigación que dé sensación de dirección. Un par de llamadas telefónicas, muchas esperas, una buena pero breve persecución y el vago plan final no causan gran impresión, de forma que la intriga inicial se va diluyendo, tanto que el desenlace me dejó totalmente indiferente y sin alicientes para pensar en volver a verla. La visita al padre de Clyde ni la entiendo, es anticlimática en ritmo y en lo dramático, pues no aporta nada a los personajes y al caso; aunque probablemente la intención de Fusco era maximizar la tragedia final, la decisión de cargárselos a tiros, está lejos de funcionar. Y la emboscada no tiene tensión ni sorpresas, es un trámite a cumplir. Desde luego no voy a pedir que cambiaran los hechos para forzar el espectáculo, pero sí se podía esperar que trabajaran mejor el factor intriga.

Si no la tomamos como un documento histórico, Emboscada final es cine con sabor a clásico hecho con cariño y bastante entretenido, aunque le falta algo para calar en la memoria.

Anuncios

Jack Ryan: Operación Sombra


Jack Ryan: Shadow Recruit, 2014, EE.UU.
Género: Acción, suspense.
Duración: 105 min.
Dirección: Kenneth Branagh.
Guion: Adam Cozad, David Koepp, basados en la obra de Tom Clancy.
Actores: Chris Pine, Kevin Costner, Keira Knightley, Kenneth Branagh.
Música: Patrick Doyle.

Valoración:
Lo mejor: Fingir que no existe.
Lo peor: Guion de risa, puesta en escena mediocre, pareja protagonista sin carisma ni calidad.

* * * * * * * * *

Alerta de spoilers: Hay algún ligero spoiler, si es que a alguien le preocupa.–

Sobre el papel la premisa es típica pero no tiene por qué dar algo malo. El analista que se ve metido en una gran conspiración y debe luchar por su vida, el mentor que le ayudará, el villano temible, las esperables persecuciones y tiroteos, las consabidas escenas de intriga como el asalto a la guarida del villano, y por supuesto el clímax final en una gran ciudad norteamericana. Sí, es una pena que para el reinicio de una saga empiecen por algo tan poco novedoso y no busquen algo distintivo (imposible no pensar en lo original e intensa que fue La caza del Octubre Rojo), pero el Hollywood actual es así. Lo que no es perdonable es que dieran el visto bueno a un guion que hace aguas por todas partes, más cerca de despropósitos recientes como La jungla 5 o incluso el cine cutre de Asalto al poder que de los buenos títulos de acción de finales de los ochenta y la década de los noventa, donde la saga tuvo su momento álgido y el género también (la trilogía de Jungla de cristal a la cabeza). La caza del Octubre Rojo (1990) fue un thriller ejemplar, el relanzamiento con Juego de patriotas (1992) siguió un camino más convencional pero al menos era entretenida y estaba bien rodada, y en Peligro inminente (1994) se arriesgaron y esforzaron bastante más y resultó otro thriller memorable; de Pánico nuclear (2002) no recuerdo nada (dudo que vuelva a verla alguna vez), pero aunque fuera mala difícilmente podría ser peor que la aquí analizada.

En el dichoso guion hay tantas lagunas y tonterías que tendría que ver la película otra vez para hacer una lista, pero obviamente no voy a perder el tiempo. Por ejemplo la secuencia de la cena y el asalto a la oficina del enemigo es vergonzosa: diálogos cutres, verosimilitud por los suelos, paridas informáticas lamentables, clímax pésimamente construido… Pero hay otros tantos momentos que parecen chistes de mal gusto, como la novia señalando a todos los experimentados agentes que el ataque será en Wall Street (poniendo a todos como imbéciles para realzar a un protagonista de forma forzadísima), el héroe deduciendo de la nada que el malo irá en un furgón policial de mentira y memeces sin nombre como esa furgoneta bomba que cae en la orilla y explota (instantáneamente) doscientos metros río adentro. La narración es un despropósito a todos los niveles (personajes, trama, escenas, diálogos), se va cayendo a pedazos conforme avanza y arrastra además una importante falta de credibilidad desde la poco sostenible premisa de guerra financiera. Hacia el final ya no queda nada, llegando a un lastimero anticlímax donde solo esperas que se acabe de una vez.

El nuevo Ryan no es tan llamativo como el interpretado por Alec Baldwin y Harrison Ford, que fue descrito como un analista de oficina cuya inexperiencia en la acción y el peligro se mostraba bien, logrando un héroe más original y realista que de costumbre. Este Ryan en cambio domina todo campo físico o intelectual con una habilidad pasmosa. Por suerte se trabaja un poco la idea de que sea un héroe militar con la carrera truncada por una lesión que lo llevó a estudiar economía, pero eso no justifica que se desenvuelva en otros elementos rozando la genialidad: controla las tareas de espionaje, la informática y el liderazgo de equipos como si llevara años haciéndolo. Vamos, un superhéroe sin matices con el que es difícil conectar: todo lo resuelve por su superioridad nata, no hay una evolución o aprendizaje visible, los pocos momentos en que se supone que sufre resultan muy forzados (la pelea con el asesino, que se va de madre cosa mala). Finalmente la escasa credibilidad que arrastra se va al traste por completo en la escena en que él solito averigua en un par de minutos todo el plan del atentado, donde además la tecnojerga y la ciencimagia informática valen de comodín para el vago guionista. Con un protagonista tan plano y poco atractivo no puedes vender una serie.

El resto de personajes son para el olvido. La novia metida con calzador en el argumento tenía un pase hasta que de repente la incluyen también en la acción con esa estúpida revelación de que él trabaja para la CIA, porque resulta que ella también se defiende como si llevara haciendo de espía toda su vida. El mentor es un rol plano e insípido que sirve para poco más que justificar la trama y es reutilizado de vez en cuando como agente de campo (parece que querían ahorrar en actores). El villano resulta ridículo desde su presentación, donde le pega una paliza a su médico sin venir a cuento. Y me temo que no es el último empleado que se carga. Odio los personajes en plan “soy malo porque sí”, y más aun los que parecen parodias de los villanos de James Bond, el típico tío raro que quiere dominar el mundo sin razones claras. No funciona tampoco que en unos momentos parece que el héroe es el único agente en toda Rusia y cuando el guion ya no es capaz de hacer más malabares para justificarlo salen agentes de la nada. Pues si hay más gente experimentada que se encarguen ellos y no ese novato.

Los actores andan perdidísimos. Chris Pine (experto en reinicios cutres con Star Trek y la aquí analizada) es bastante regulero y no tiene carisma, aunque tengo la impresión de que se esfuerza. Keira Knightley (Piratas del Caribe) sorprende muy para mal cuando ha tenido algún buen papel (Un método peligroso): sus muecas y expresiones forzadas son horribles. Kevin Costner no aporta nada a un personaje inerte. Kenneth Branagh es el único con talento y logra alguna mirada inquietante, pero tampoco puede hacer mucho con semejante parida de rol.

La dirección de Branagh es lastimera también. ¿Qué fue del realizador atrevido e implicado en su obra que nos regaló grandes adaptaciones de Shakespeare? Se ha vendido a lo comercial de forma incomprensible. Thor era aceptable, pero su trabajo aquí es asombrosamente espantoso, dando una de las peores labores de dirección del género en los últimos años. Frío y torpe en las conversaciones y escenas de intriga, totalmente perdido en las de acción. A pesar de ser un thriller no hay tensión ni intriga en los momentos clave, que dan más risa que otra cosa. La acción carece de originalidad y sentido del espectáculo: qué chapuceras resultan las persecuciones y tiroteos, qué difícil enterarse de algo o ver una pizca de espectacularidad. La imitación al estilo Bourne, tan esperable como innecesaria, fracasa estrepitosamente, y la comparación con las excelentes labores de John McTiernan y Phillip Noyce en la trilogía original… bueno, mejor ni hacerla, juegan en otra liga.

Es un pésimo refrito de Bourne, Misión imposible y El pacificador, y en algún momento me ha traído a la memoria a la magistral serie Rubicon… Esa sí es lo que debería ser una obra sobre Jack Ryan. Los productores han tenido suerte de que costó poco (unos escasos sesenta millones) y por ello su tibia recaudación de 140 millones no se considerará un fracaso monetario. La crítica y recepción del público ha sido floja aunque no tan mala como cabe esperar ante tal bazofia (qué triste que la gente sea tan poco exigente hoy día), pero todo apunta a que por suerte no se convertirá en una serie. Mejor olvidar que existe y empezar otra vez, esta vez con un guion serio y un realizador que se esfuerce algo más. O mejor todavía, que continúen con Jack Reacher, esa sí que apuntaba maneras y sabía recuperar el estilo del género.

El hombre de acero


Man of Steel, 2013, EE.UU.
Género: Superhéreoes.
Duración: 143 min.
Dirección: Zack Snyder.
Guion: David S. Goyer, Christopher Nolan.
Actores: Henry Cavill, Amy Adams, Michael Shannon, Diane Lane, Russell Crowe, Antje Traue, Harry Lennix, Christopher Meloni, Laurence Fishburne, Kevin Costner.
Música: Hans Zimmer.

Valoración:
Lo mejor: Es bastante espectacular.
Lo peor: Irregular, con tramos aburridos. Intenta abarcar mucho y se queda a medio camino de todo.
La pregunta: ¿Cómo una nave de veinte mil años de antigüedad es compatible con la tecnología de Krypton actual?

* * * * * * * * *

Superman es un superhéroe para mí incomprensiblemente popular y querido: el concepto es simplón a más no poder, la serie de películas que le dio fama fue cine cutre del verdaderamente horrible ya desde la primera entrega, la famosa de Richard Donner (1978) con Christopher Reeve (¡pero cómo un esperpento de tal calibre pudo tener éxito y ser recordado durante décadas!… y de las secuelas mejor no hablar), las series de televisión también tuvieron mucho tirón pero poquísima calidad (Las aventuras de Lois y Clark -1993- y Smallville -2001- eran bastante malillas), y el intento de reinicio cinematográfico reciente, Superman Returns (Bryan Singer, 2006), fue otro fracaso de calidad pero esta vez también de taquilla. Ahora llega otra versión más, otro intento de sacar una franquicia rentable. Como la anterior, arrastra disgustos y polémicas. Es curioso, las versiones antiguas (cine o tv) se adoran sin reservas a pesar de ser mediocres o penosas, pero a las nuevas se les exige demasiado. Este último reinicio tampoco ha conseguido deslumbrar: la crítica la pone a parir, y el público aunque menos duro está muy dividido.

Como superproducción veraniega El hombre de acero resulta entretenida y bastante espectacular, pero con altibajos notables y con un tono trascendental que resulta bastante impostado. O dicho de otra forma, es pretenciosa e intenta abarcar demasiado, pero no consigue llegar a nada. Han intentado contar tanto y buscaban una historia tan grandiosa e intensa que no se han dado cuenta de que o no les cabía o no se conseguía la fluidez y solidez suficientes para no resultar un galimatías engreído. El resultado es un resumen de película, un batiburrillo de ideas e intenciones adornadas con pompa y grandilocuencia sin mesura alguna. Y la verdad sea dicha, prefiero chorradas como Transformers (Michael Bay, 2007), Armaggedon (ídem, 1998) e Independence Day (Roland Emmerich, 1996), por citar referentes del género “revienta taquillas de verano”, que no van fingiendo ser más de lo que son y resultan más divertidas y entretenidas (aunque es cierto que estas a veces se van al lado contrario, a lo estúpido).

El tramo inicial se hace larguísimo, a la narración le cuesta ir al grano sin dar vueltas innecesarias. Se tarda una eternidad en contar todo lo de Krypton, pues aunque entiendo que quisieran darle relevancia está claro que no lo han sabido mostrar bien. Los delirios de Zod resultan exagerados desde un principio, y la caída de los padres de Kal-El es insípida. Las preguntas sobre la situación del planeta dejan agujeros importantes en la credibilidad del argumento: con tanta tecnología y tantas naves, y se quedan a esperar la destrucción; no queda claro por qué abandonaron todas sus colonias por el universo; y lo peor, la historia de esa especie de calavera mágica es un lío incomprensible, con lo que no se entiende la mitad de lo que hacen los kryptonianos y los objetivos de Zod. El diseño del lugar en plan videojuego termina de restarle realismo: hay demasiado enredo visual en los decorados y efectos especiales y poco esfuerzo en hacer un lugar verosímil: no parecen tener unas estancias habitables. Una vez en la Tierra, Superman deambula demasiado hasta que por fin se lanza la acción, y mientras, el guion es incapaz de darle al otro personaje principal, Lois Lane, una personalidad llamativa y una posición concreta en la historia. El padre del héroe, Jor-El, es otro cuya presencia resulta forzada, y sus discursos tratando de explicar la trama resultan cargantes; además, eso de que el holograma sea tan activo e inteligente y hábil (como si fuera más bien un clon de la personalidad) no me convence lo más mínimo, es otro recurso muy cogido por los pelos.

Todo este segmento se adorna con la pompa citada. La escenificación que pretende dar a cada momento la mayor trascendencia y drama posible no termina de funcionar. Toda la supuesta intensidad de las escenas se ve muy falsa: demasiada música insistente, demasiado atardecer naranja, demasiado discurso inflado, demasiado “mira qué momento más glorioso” cuando lo único que tenemos es lo de siempre, un héroe buscando su lugar en el mundo. Y como no hay un rol central llamativo, pues Superman es plano por definición y además sacan bien poco de él, la sensación de que no están contando nada pero lo esconden tras mucho artificio es constante.

Cuando llegamos a los momentos cumbre del relato la débil fachada de película seria y profunda termina por desmoronarse. Lo único que vamos a ver una vez se lanza el argumento principal (también muy visto: salvar Nueva York, digo Metrópilos, digo la Tierra) es acción de la aparatosa y ruidosa sin contenido ni personajes interesantes en el foco de la narración. No me interesa lo más mínimo el destino de los currantes del Daily Planet, a pesar de que se empeñan en sacarlos sufriendo por la ciudad; concretamente, la escena de la mujer atrapada en los escombros es vergonzosa. Lois está metida en todos los fregados de forma forzadísima. Los militares y el científico son aburridos clichés andantes. Zod es un villano demasiado histriónico, y por el contrario Superman un héroe demasiado simple y apagado. El duelo a tortas con el grupo de Zod es espectacular, impresionante a veces, pero carente de emoción, porque no hay forma de conectar con los personajes.

Y sobre todo, como dicen muchas críticas: ¿dónde están los mensajes clásicos de Superman? El drama humano no hace acto de presencia, porque la catástrofe es puro efectismo sin nada detrás. El conflicto interno de Clark es muy pobre, a pesar de tantos flashbacks cansinos; escenas cutres como la del padre suicidándose por un maldito perro no ayudan. No vemos mucho de su adaptación al mundo real, más allá de los paseos huyendo de su responsabilidad y un par anécdotas de la juventud (que duran una eternidad para lo poco que dicen). De hecho, el Clark adulto no existe, lo dejan para la segunda entrega. Salvo un par de clichés de rigor (salvar gente, eludir peleas) no vemos realmente cómo intenta hacer una vida normal entre los humanos: las relaciones, los sentimientos, no parecen importar, como si pensaran que con esos tópicos bastara para contruir su personalidad. Tampoco tenemos el clásico juego de esconder su personalidad secreta, sobre todo ante Lois, pues ella desde un principio sabe quién es. La aceptación de su importante destino no emociona, ni tampoco se expone muy bien: lo único que hace es hostiarse con monstruos como él, no se ve conexión alguna con la humanidad, no se ve una transición verosímil de individuo con poderes asustado y huidizo a figura heroica que acepta responsabilidades de gran calado. Lo más triste es que Jor-El nos suelta varios sermones sobre estos temas, pero el guion es incapaz de traspasar todo eso a Kal-El. Para colmo, esta ausencia de la esencia de Superman se remata en una escena que roza el ridículo: después de destruir media ciudad dejando un reguero de probablemente miles de muertos, porque es evidente que no se ha preocupado por nadie (salvo por Lois en alguna escena metida con calzador), de repente se desvive por una familia en peligro. No cuela, a estas alturas no cuela. Además, es difícil olvidar al Superman vengativo que le hace la bromita al camionero. Como dice un amigo mío, este no es Superman, es Hulk: un tipo que teme a su otro yo, que se dedica a huir de todo vagabundeando por el mundo, y que cuando se desata no piensa en nada excepto destruir a su oponente arrasando con todo lo que haya por medio.

Sobre la puesta en escena tenía muchísimas dudas, pues después de apuntar maneras con el excelente remake El amanecer de los muertos (2004), Zack Snyder se dedicó a la experimentación con 300 (2006) y Watchmen (2009), que dejaban ver algunas buenas ideas pero poca experiencia y grandes fallos en su ejecución. Finalmente, su labor ha resultado como el guion: regularceja, con muchos puntos criticables y muchos aires de grandeza. El intento de darle un aspecto oscuro se realiza con un colorido apagado y saturado que queda muy artificial. La cámara en mano con la idea de darle un toque de realismo es irregular: algunas peleas aéreas resultan bastante logradas, con un buen uso de zooms que consiguen esa sensación de estar viendo algo real, pero el resto de enfrentamientos es un caos sin sentido, sobre todo los de puñetazos en planos cortos, donde no se entiende nada. También hay errores de concepto notables: la cámara en mano y los reflejos y demás virguerías visuales sobran por completo en escenas pausadas, pues transmiten el efecto contrario al buscado. Por ejemplo, las conversaciones íntimas entre padre e hijo fallan estrepitosamente en su tempo narrativo, pues son auténticos videoclips cuando debería buscarse un tono sencillo, cercano y cándido con el que se lograra transmitir la conexión familiar.

Los efectos especiales me han sorprendido por ser normalitos. Si algo se espera de una superproducción de este calibre es que deslumbre y asombre, pero ocurre todo lo contrario: parece una cinta con por lo menos diez años de antigüedad. Tanto Krypton como las ciudades terrestres resultan muy falsas (esos tonos naranjas de cuando los efectos digitales estaban empezando…), los dobles digitales se notan mucho (y se emborronan para intentar ocultarlo), la destrucción de Metrópolis tiene muchos planos cantosos… Es alucinante lo lejos que se queda de títulos como Transformers y Los Vengadores (Joss Whedon, 2012), que tienen efectos especiales nítidos y creíbles. También tengo que decir que, aunque las armaduras del grupo de Zod son impresionantes, el diseño artístico no tiene originalidad y personalidad alguna, y no me pega en esta película: parece sacado de descartes de Matrix (el criadero de fetos, las naves y máquinas de estilo insectoide), o de Alien y Prometheus (estilo H. R. Giger, vamos), y la batalla final recuerda mucho a Independence Day (los planos de aviones incapaces de dañar la nave alienígena).

Los actores son todos competentes, pero como los personajes son cascarones vacíos no hay margen para ofrecer un buen papel, y es imposible no pensar en que han desperdiciado a una actriz con tanto potencial como Amy Adams y que no hay material suficiente para juzgar a Henry Cavill. Lo que sí tengo que decir es que el doblaje es una aberración que destroza a dos principales: Zod y Lois resultan tan ridículos que parecen una parodia de las que hace la gente en youtube. En cuanto a la banda sonora, resulta en la onda del Hans Zimmer comercial: épica contundente que a veces resulta un poco sobrecargada, y aunque sin duda funciona bastante bien (mejor que las compuso para el Batman de Nolan), también es incomparable con la ostentosa belleza de John Williams ni con la excelente Superman Returns que nos regaló John Ottman y que pasó injustamente desapercibida.

Está claro que Zack Snyder y David S. Goyer han intentado repetir el éxito de la trilogía de Batman de Christopher Nolan (su mención en los créditos como guionista señala un asesoramiento importante), pero es que la idea es claramente equivocada: Superman no da para un héroe atormentado y una historia densa y oscura, es más básico y apela al lado más luminoso de la humanidad. Además, conseguir un El Caballero Oscuro (2008) es muy difícil… de hecho, a El hombre de acero le ha pasado como a El Caballero Oscuro, la leyenda renace (2012): entretenida y espectacular en general, pero bastante irregular, excesiva unas veces y aburrida otras, pero siempre con un tono pretencioso notablemente fallido.

PD: se podrían haber ahorrado el epílogo, pues resulta intrascendente y el chiste de “qué bueno está” es penoso.

* * * * * * * * *

Serie La liga de la justicia:
-> El hombre de acero (2013)
Batman vs. Superman: El amanecer de la justicia (2016)
Escuadrón suicida (2016)
Wonder Woman (2017)
La liga de la justicia (2017)
Aquaman (2018)