El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Lawrence Fishburne

Batman vs. Superman: El amanecer de la justicia


Batman v Superman: Dawn of Justice, 2016, EE.UU.
Género: Superhéroes.
Duración: 151 min.
Dirección: Zack Snyder.
Guion: Chris Terrio, David S. Goyer.
Actores: Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Gal Gadot, Jesse Eisenberg, Diane Lane, Jeremy Irons, Lawrence Fishburne, Holly Hunter, Scoot McNairy.
Música: Hans Zimmer, Junkie XL.

Valoración:
Lo mejor: Batman y Ben Affleck tienen el suficiente interés como para salvar parte de la cinta.
Lo peor: El guion chapucero, la puesta en escena grandilocuente pero mediocre. El dinero no luce. Aburrida y confusa. Los momentos cruciales son desastrosos y decepcionan a lo grande.
Mejores momentos: Batman en misión de rescate, la única escena realmente llamativa.
El plano: Lois Lane en la bañera.
La pregunta: ¿Gotham y Metrópolis son la misma ciudad? No en los cómics, pero aquí parece que sí.
El título: Yo voy a poner “vs.”, que es la abreviación correcta de “versus” en castellano.
La frase: Dime, ¿sangras? Lo harás -Batman a Superman.

* * * * * * * * *

Alerta de spoilers: La comento con todo detalle, incluido el final.–

Una campaña publicitaria insistente y demasiado explícita (hasta el punto de contarte toda la película en cada tráiler, y hubo muchos) vendía lo rematadamente obvio: que la proyección versaría sobre la mítica confrontación entre Batman y Superman. Pero llegas al cine y te tragas dos horas y media de sinsentidos para que la batalla dure cinco minutos y sea un bluff total en justificación, en motivaciones de los personajes, en sentido del espectáculo. ¿Adónde va el resto del metraje? A un embrollo donde las pocas veces que se puede intuir qué quieren contarte queda claro que lo están haciendo de la peor manera posible. Guionista (Chris Terrio con historia de David S. Goyer) y director (Zack Snyder) se pierden en una narrativa torpe y caótica donde no entienden ni dominan conceptos cinematográficos básicos. Esta obra debería ser estudiada en las escuelas de cine como ejemplo a evitar. ¿Cómo pueden dedicar tantos minutos a tan pocos personajes y no sacar casi nada de ellos? ¿Cómo la historia es tan simple pero resulta tan enmarañada y confusa? También se puede analizar el método de vender una serie de películas sólo con la publicidad, no afianzando su calidad, y cómo los espectadores nos dejamos engañar una y otra vez.

Clark Kent aparece un par de veces para cumplir con el cupo de novio y periodista, pero no se trabaja más su intento de vivir entre los hombres. Superman tiene más protagonismo… y tampoco son capaces de introducirnos en su mente. ¿Qué siente, qué sufre, qué piensa y espera de la humanidad y cómo planea responder ante los pocos retos morales y legales que se plantean en la trama? Como en la primera parte, vaga por el mundo sin rumbo, frunce el ceño (sigo pensando que Henry Cavill valía para más) sin que sepamos por qué y pelea con una determinación no explicada, pues su viaje interior carece de la coherencia y fuerza necesarias para conectar con el personaje y vislumbrar algún tipo de evolución. Le ponen de nuevo algunas escenas introspectivas que lejos de servir para algo vuelven a resultar pretenciosas y fallidas: esa visión con el padre en la montaña descoloca un montón (forzada en forma y contenido para no aportar nada claro), hay una conversación con la madre que en cuanto termina me olvidé sobre qué iba, se persona en el juicio y no sabemos si se está rindiendo ante el ser humano, si tiene algún plan para darle la vuelta al asunto o qué. Claro que tampoco se entiende el propio juicio: de qué se lo acusa y por qué esa intervención para salvar a una ciudadana estadounidense de las garras de unos mercenarios se supone que le da mala imagen; qué demonios hace EE.UU. juzgando un tiroteo en el extranjero; y no digamos ya lo justito de verosimilitud que resulta el que no se dé cuenta de la trampa con la silla de ruedas, o por qué esta también se supone que debe hacer que la gente lo vea como enemigo público. Así pues, el conflicto entre la humanidad y Superman no hay por dónde agarrarlo, no se presenta nada concreto y no ofrece conclusión de ningún tipo. Por ello los personajes implicados (militares, congresistas y periodistas) sólo sirven de apoyo puntual sin lograr causar ninguna impresión.

Lois también está igual que en el capítulo inicial: metida en todo sin venir a cuento. Momentos risibles, como ese helicóptero que le da Perry White porque sí, o lo de que suelte la lanza y luego vuelva a por ella, son lo único que deja para el recuerdo aparte de la belleza de Amy Adams, porque su enorme talento no llega a aprovecharse. Diana Prince/Wonder Woman está también metida con calzador: no se aclara nada sobre ella a pesar de tener numerosas apariciones breves, con lo que no sabes qué hace por el mundo (¿es de kryptón o qué?), cuáles son sus lealtades, su visión de las cosas y su forma de actuar. Si vas a presentar un personaje de la serie de forma que no sea sólo un cameo sutil para los lectores de los cómics tienes que hacer que tenga sentido en la historia. Y atención a su infantil aparición en la batalla (plano molón y musiquita roquera barata) y a la foto “antigua” (¿no sería lo más lógico pensar que es una foto de una fiesta de disfraces con filtro sepia?) en que sale posando con otros tipos raros, cuando se supone que quiere pasar desapercibida. Gal Gadot acaba como Adams: sólo te acuerdas de su asombrosa belleza. Aparte tenemos a los otros héroes de la saga que están adaptando, Flash y demás, donde precisamente se van al extremo de no esclarecer nada y que sólo los fans pillen la cosa; por cierto, la presentación de Aquaman acercándose a una cámara cual pececito curioso es tronchante.

Lex Luthor es el peor de todos los protagonistas, una auténtica cagada. En vez de plasmar al Luthor conocido han intentado imitar al exitoso Joker de El Caballero Oscuro: un demente estrafalario lleno de tics delirantes que sólo quiere traer el caos. ¿Dónde está el megalómano millonario con grandes planes para hacerse más y más millonario e importante y que odia a Superman porque es el único rival capaz de echar al traste sus maquinaciones? No sabemos nada de él y entre sus balbuceos apenas se deja entrever un plan. Por alguna razón está empeñado en que Batman y Superman se zurren, pero no se dice por qué, y cuando se expone algún paso del supuesto proyecto resulta tan débil y cogido por los pelos que provoca vergüenza ajena: oooh cuidado, que ha enviado cartas provocadoras a Bruce Wayne; ¿y alguien entendió lo de África, por qué se supone que era una treta contra Superman, y por qué usan balas que sólo Luthor tiene, lo que las convierte en una pista clara del autor de todo?; pero para agujero de guion lo de que sabe por arte de magia quiénes son los álter ego y las familias de cada superhéroe. Diría que Jesse Eisenberg no lo hace mal, pero como la interpretación que le exigen no pega para el personaje y este termina resultando una catástrofe, pues tiene todas las papeletas para que le cojas asco.

Batman es el único que sale bien parado, de hecho parece una película de Batman más que de Superman o repartida entre ambos. Dedican algo de esfuerzo en mostrar las dos caras de su vida y a matizar su punto de partida, su transición y su posición final. Y su clásico apoyo, Alfred, funciona medianamente bien también, aunque sea en gran parte por el carisma de Jeremy Irons. Pero lo más destacable es que Ben Affleck da la sorpresa al marcarse un buen papel, algo que nadie esperaba. Estamos ante un Wayne/Batman atormentado, obsesivo y desatado bastante atractivo y que casi supone la salvación de la cinta. Casi, porque obviamente forma parte de ella y se tropieza con sus limitaciones. Así, aunque sea el único personaje en que se puede ver una forma de ser y un propósito, tampoco destaca en coherencia y buena progresión. Primero, los realizadores no son capaces de ver qué es lo importante. ¿De verdad era necesario repetir la escena de la muerte de sus padres a estas alturas? Una visita al cementerio para mostrar brevemente su dolor bastaba. El confuso, largo y lento prólogo lastra demasiado su presentación: esa surrealista elevación por murciélagos, por qué corre hacia su edificio sin el traje de Batman (y por qué la gente no desaloja hasta que llama, cuando están viendo la cuidad caer en pedazos), la cansina cámara lenta del asesinato. Segundo, cuando a duras penas se deja entrever su potencial entre subtramas anodinas (la investigación del “Portugués Blanco” parece escrita por un amateur, con momentos absurdos como ponerle un localizador a un camión que pretende destrozar) y resoluciones chapuceras (el lastimero hackeo al ordenador de Luthor), este no llega a madurar porque el resto del relato tampoco lo hace. ¿Por qué decide ir contra Superman? Sí, le mosquea su aura divina, le tocó las pelotas con la destrucción de su edificio, y queda claro que es un tipo rabioso y violento, pero de ahí a odiarlo a muerte y decidir enfrentarse a ese rival en apariencia imbatible hay un salto que no se matiza lo más mínimo, porque dejan toda la lógica del conflicto en manos del plan de Luthor y este es un despropósito.

Pero vale, al final tenemos por fin la esperadísima batalla entre los dos superhéroes… Parpadeas y se acaba. ¿Ya está? ¿Tanto ruido para esto? Es realmente triste que no hayan sabido sacarle partido a la parte más importante de la película: no es verosímil, ni emocionante, ni grandiosa. Empieza rebosando incoherencias, se pasa en un suspiro y no deja huella alguna. Media lucha se basa en lanzar al contrincante más allá en vez de intentar aplastarlo o atravesarlo, y resulta muy breve, con pocos trucos y trampas por parte de Batman; uno de los momentos cumbre es la forzada tensión mientras carga un arma: ¡debería tener de todo por todas partes! Además se le ven muchas carencias. Me pregunto por qué Batman guarda la lanza lejos. Úsala en el primer momento de debilidad, que menuda imprudencia es darle más oportunidades a semejante rival. O mejor, ¿por qué no haces balas con kryptonita en vez de un arma de cuerpo a cuerpo? Superman es igual de tonto: lánzale rayos a las piernas hasta inmovilizarlo si no quieres matarlo, pero no sigas acercándote cuando es evidente que tiene más trucos, y sobre todo grita de una puñetera vez por qué no deberíais luchar, so memo, que cuando llega el giro ya no hay quien se crea el cambio repentino en Batman, que sin más se convierte en su mejor amigo. Y vaya cutrez de giro, demostrando definitivamente lo pésimo que es el guion. Primero, porque telita el recordatorio para tontos, como si no estuviera claro cómo se llamaba la madre de Bruce. Segundo, porque llega Lois para aclarar la situación (porque Superman se quedó mudo ante Batman por la razón que sea y así sigue), a pesar de que ella en realidad no ha podido escuchar la conversación. Tercero, por lo demencial de la decisión de Batman en plan “¡No puedo matarlo, su madre se llama igual que la mía! ¡Esto perdona todos los pecados que le atribuía, aunque no sepa cuáles son! ¡Ahora somos amigos hasta la muerte!”

De ahí pasamos al anticlimático final contra un bicho grande que los fans de los cómics sabrán qué es, pues aquí no se explica nada. Como decía, este Luthor no quiere construirse un imperio, sino destrozar cosas porque sí. El gobierno de EE.UU., muy amable él, deja que un millonario de dudosa lealtad acceda a su bien más preciado, una nave alienígena, y la nave de kryptón, muy amable ella, le deja hacer de todo a pesar de que el protocolo de seguridad dice que no repetidas veces. Y de todo lo que le enseña sobre el universo lo único que le mola es hacerse un monstruo al que llamaré “clon del trol de Moria” (La Comunidad del Anillo), pues es igualito pero con rayos. En la batalla, el único momento que aparece algo de guion es para hacer el ridículo: los autores, defendiéndose de las críticas a El hombre de acero, recalcan que la gente de la ciudad ha salido de trabajar y no hay nadie y que la lucha final es en una isla desierta. El resto lo dejan en manos de la puesta en escena, de la que hablo en seguida. En cuanto al final, no lo entiendo. ¿Esperas que me crea que Superman se va a quedar muerto, o que Batman lo haría si hubiera muerto él? No, hay que seguir con la serie. Este tipo de trampas argumentales tan sensacionalistas me revientan. ¿Cómo pretenden que sufra emociones ante tal engaño? Aparte está la lentitud y desgana con que cierran una despedida tan predecible, y lo innecesaro que resulta mostrar la entrada de Luthor en la cárcel y la amenaza que le hace Batman.

Para dar forma al superficial y la vez caótico y desconcertante guion llega la dirección Zack Snyder con su estilo presuntuoso y artificial que no logra disimular su nulo dominio narrativo. Saltamos de escena en escena sin cohesión entre ellas, sin un rumbo claro en los acontecimientos, sin garra a pesar de los enredos visuales. El colorido falso busca un tono sombrío sin conseguirlo, unas cuantas secuencias de acción tratan de ser oscuras y violentas pero no transmiten nada, el clímax final pretende ser sobrecogedor pero acaba resultando inerte por el abuso de lo digital y la inexistencia de argumento y personajes. La única escena digna de citar como espectacular es el combate de rescate a Martha Kent donde Batman suelta hostias como panes. Pero parece rodada por otra persona, porque el resto de persecuciones, tiroteos, peleas cuerpo a cuerpo o conflictos colosales entre edificios son esperpénticos. La persecución con el batmóvil debería ser trepidante, pero posee un montaje tan malo que va a trompicones, sin sensación de velocidad. La pelea en la premonición del futuro es de una tosquedad impresionante: Snyder trata de hacer un plano secuencia y le queda una coreografía muy mal fingida, con cada soldado enemigo esperando el turno para que Batman los tumbe con sus lentos golpes, porque por algún motivo deciden no disparar sus ametralladoras. Por estas fechas se estrenó la primera temporada de la serie Daredevil, y te encuentras con estupendas luchas en todos los capítulos, más un monumental y memorable plano secuencia en el segundo episodio que deja a la altura del betún al de este filme. La confrontación entre los superhéroes ya la he comentado. Y la batalla final es todo muñeco digital sobre fondo digital: ruido, lucecitas y borrones sin ton ni son (ah, ¿la tipa esa tiene un látigo mágico?), así que yo ya estaba desesperado de aburrimiento. El descomunal presupuesto (unos 250 millones de dólares) no luce lo más mínimo. Parece que estamos ante la adaptación en videojuego y no ante la película que nos anunciaban. Es comparar con Los Vengadores y Guardianes de la galaxia, por citar las dos más llamativas en lo visual (dirección y calidad de los efectos especiales) de la serie Marvel, y se te cae la cara de vergüenza. Cabe señalar también que la banda sonora de Hans Zimmer en la primera entrega no era uno de sus mejores trabajos, pero sí poseía cierta épica, mientras que aquí ha perdido fuelle, resultando bastante estrepitosa, sin personalidad y poco implicada con las imágenes.

Para colmo anuncian que en bluray/dvd tendrá media hora más, es decir, que a pesar de su lentitud, de su incapacidad para narrar con concisión y claridad, y de que sin duda le sobra metraje por todas partes, la película era aún más larga, tres horas nada menos. De hecho algún recorte evidente hay: Batman no consigue robar la kryptonita del camión, pero luego aparece con ella mientras vemos la base de Luthor atacada. ¿Me pones una escena donde no llega a mostrarse el objetivo buscado pero omites la que sí lo hace? Sí señor, con dos cojones. ¿Y aclararán en ese montaje otras muchas cosas sin sentido? Como por qué aparece Superman arrastrando un barco, quiénes son esos tipos con poderes que ven Wayne y Prince en los archivos de Luthor, qué diantres es esa visión de Batman peleando contra Superman que finalmente es algo que no sucede en la película, por qué enfocan a un cuadro con tanta insistencia, por qué nos plantan esa larga escena final de Luthor en la cárcel… Algunas respuestas me las han dado lectores de los cómics: deducen que Luthor ha conocido al supervillano de la serie, Darkseid, y sabe que viene, y la visión del futuro formaría parte de ese conflicto. Señores Torrio y Snyder, ¿me tratáis de presentar las siguientes películas con la mitad de la información y de forma que la trama de la que estoy viendo ahora se resienta en ritmo y comprensión? Y peor todavía, ¿después de tanto bombo y platillo me estáis diciendo que esta no es la lucha definitiva entre Batman y Superman? Y yo que me quejaba de las escenas postcréditos de Marvel como torpe salto entre capítulos…

Los productores y autores implicados no aprendieron de los errores de la primera parte de la serie, sino que los han magnificado, consiguiendo que un título muy prometedor, a pesar de las reticencias que levantaba El hombre de acero, resulte un galimatías plomizo y cansino que no es capaz ni de ofrecer un espectáculo aceptable. Aunque sin duda las hay peores (Batman y Robin, Los Cuatro Fantásticos, El increíble Hulk, algunas que ni me atrevo a ver: Catwoman, Linterna Verde, el reinicio de Los Cuatro Fantásticos…), Batman vs. Superman, por la ambición con que nace y las esperanzas con que llegaba, ha resultado el desastre supremo de las películas de superhéroes. ¿Dónde quedó el prometedor Zack Snyder del notable remake El amanecer de los muertos? Desde entonces ha perdido el norte en una especie de vanguardismo mal entendido donde no hace cine, sólo videoclips que capturan viñetas de cómic. ¿Adónde fue el David S. Goyer que deslumbró con el imaginativo guion de Dark City? En adelante los únicos libretos destacables son los que terminaron otros (el Batman de Christopher Nolan), menos esta chapuza que ha rematado Chris Terrio… que precisamente será quien escriba la serie a partir de ahora, con Snyder de nuevo en la dirección. Pero me temo que con tanta publicidad y ansias por ver unos superhéroes muy queridos probablemente engañen a suficientes espectadores como para sacar tajada y seguir con la misma farsa. Wonder Woman y La liga de la justicia son atractivas e iremos a verlas porque la curiosidad nos puede, pero luego volveremos a lamentarnos. Qué duro es ser friki.

* * * * * * * * *

Serie La liga de la justicia:
El hombre de acero (2013)
-> Batman vs. Superman: El amanecer de la justicia (2016)
Escuadrón suicida (2016)
Wonder Woman (2017)
La liga de la justicia (2017)

Anuncios

Contagio


Contagion, 2011, EE.UU.
Género: Suspense, drama.
Duración: 106 min.
Dirección: Steven Soderbergh.
Guion: Scott Z. Burns.
Actores: Matt Damon, Lawrence Fishburne, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Jennifer Ehle, Anna Jacoby-Hedron, Jude Law, Marion Cotillard, Bryan Cranston, Elliot Gould.
Música: Cliff Martinez.

Valoración:
Lo mejor: Guion, dirección, fotografía, música, reparto… Su capacidad para dejarte pegado al asiento durante todo su metraje.
Lo peor: Nada. Si acaso que ha sido muy infravalorada.
Mejores momentos: Los primeros diez minutos, sobre todo si no sabes lo que te espera. Innumerables instantes que se desarrollan sólo con imágenes y música. El Día 1.

* * * * * * * * *

Contagio es una de las películas más sorprendentes, atípicas y electrizantes de los últimos años. Muchos de los que vayan a verla, sea con ideas preconcebidas o no (cabría esperar algo parecido a Estallido), serán abofeteados en los cinco primeros minutos de proyección, donde se muestra sin miramientos lo que va a ser la tónica (muertes de protagonistas) y el estilo (secuencias rápidas, poco diálogo…). Yo mismo iba bastante en blanco, ya tenía claro que la vería por el reparto y el director y pasé de los trailers (que por lo visto te revientan media película), y con esas primeras escenas quedé muy impresionado, tanto para bien (la narración me atrapó de lleno instantáneamente) como para mal (¿de verdad era necesario ser tan explícito y duro con las muertes?).

Desde ese primer golpe de efecto es un no parar, la trama se lanza con un ritmo impresionante, con una velocidad y fuerza que ya quisieran para sí muchas cintas de acción. El guion de Scott Z. Burns orquesta un amplio entramado de protagonistas con el que ofrece diversas perspectivas de la historia. Saltamos entre países, ciudades y personajes siguiendo la trayectoria del virus, y da tiempo para mostrar a los científicos trabajando y los problemas logísticos colaterales (distintos organismos implicados, etc.), para exponer los problemas políticos y sociales (pánico, saqueos) así como la influencia de los medios de comunicación, desde donde también se pone un ejemplo de los sacacuartos habituales (el periodista insensato –Jude Law– y su defensa irracional de falsas medicinas -homeopatía-, conspiraciones –qué malas son las farmacéuticas- y paranoias -todo el mundo miente menos yo-, llega a resultar desagradable). Y todo ello sin olvidar los dramas personales, todos realistas, cercanos (en especial los de Matt Damon y su hija), muy bien aprovechados a pesar del poco tiempo que tienen algunos de los protagonistas y los constantes saltos narrativos que hay. Pocos deslices encontramos en esta hábil y densa estructura; si acaso cabe decir que como era de esperar en tal tinglado alguna aventura queda un poco por debajo del resto, como la de Marion Cotillard, a la que le falta algo de dedicación.

El reparto también es de los más llamativos en muchos años, un desfile de nombres conocidos y secundarios de gran nivel (Bryan Cranston por ejemplo), todos de calidad más que contrastada. Y todos están impecables en sus papeles, aunque por tiempo en pantalla y las características de sus roles destacan Matt Damon, en una de sus mejores interpretaciones dramáticas, o Kate Winslet, de quien se podría decir que está siempre impecable. Aunque si tengo que elegir me quedo con otros dos: Lawrence Fishburne, que aun teniendo un papel más serio y no dado a cambios de registros muestra con una facilidad pasmosa la presión a la que está sometido, y la adolescente Anna Jacoby-Heron, que en este su primer trabajo ofrece un recital a tener en cuenta de cara a su futuro.

La puesta en escena es magnífica, la mano de Steven Soderbergh ofrece una lección de virtuosismo narrativo digno de ver. Es difícil perder el hilo u olvidarse de algún personaje, todo se expone con el máximo cuidado para que cada escena esté donde se requiere y transmita y narre lo necesario, y para ello cada plano está puesto con una intención concreta, sea transmitir el miedo por el contagio (roces fugaces, apoyos en puertas y barras para convertir lo cotidiano -viajar en autobús- en peligro) o mostrar aspectos cruciales de la trama (con un plano a los viales de ántrax y sars y otro a la emoción contenida de la científica ya sabemos que están guardando las muestras –virus o cura o ambos- para la posteridad). La fotografía es excelente, el montaje mejor… pero si algo destaca es la banda sonora de Cliff Martinez (Solaris), que supone un gran hallazgo en una época de crisis en la música de cine. Su implicación con las imágenes es perfecta, consiguiendo una simbiosis de una eficacia que no se ha visto en años. Sutil o intensa según necesidades, impecable en sus funciones de matizar el suspense o desgarrarte por dentro por la dureza de la tragedia mostrada, es para mí elemento más importante de la película, pues muchas escenas carecen de diálogo y resulta crucial para darles el tono requerido.

El ritmo no da descanso y los personajes desfilan con mil problemas ante nuestros ojos sin que sepamos quién caerá y quién se salvará. La puesta en escena llena por completo los sentidos, exprimiendo y amplificando de manera impresionante un guion que en otras manos podría haber sido un caos. Casi no puedes pestañear y respirar durante dos horas, intrigado, inquieto, salpicado constantemente de sensaciones y emociones. Thriller, drama, ciencia-ficción apocalíptica con un ligero tono de documental… Contagio es una película compleja e inteligente que no olvida el sentido del espectáculo, pues resulta una proyección intensa e impactante.

Predators


Predators, 2010, EE.UU.
Género: Acción, suspense, ciencia-ficción.
Duración: 107 min.
Dirección: Nimród Antal.
Guion: Alex Litvak, Michael Finn.
Actores: Adrien Brody, Alice Braga, Topher Grace, Walton Goggins, Oleg Taktarov, Lawrence Fishburne, Danny Trejo, Luois Ozawa Changchien, Mahershalalhashbaz Ali.
Música: John Debney.

Valoración:
Lo mejor: Pues… pues… pues que no es horrible, que no es poco.
Lo peor: No tiene nada para recordar.
La pregunta: ¿Por qué ahora no se traducen los títulos de las películas?

* * * * * * * * *

Hoy en día, el agotamiento de ideas y la búsqueda de cintas de rentabilidad segura llevan a Hollywood a tirar muchísimo más de la cuenta de remakes, continuaciones de sagas y adaptaciones de todo lo que pillen. Y generalmente son obras que arrastran un bochornoso tufo a producto prefabricado para reventar la taquilla sin ofrecer prácticamente nada de cine auténtico a cambio. Así que es de agradecer que con Predators intentaran volver a la forma clásica de la saga tras esos dos insultos de Alien Vs. Predator que jamás deberían haber existido, es de agradecer que intentaran hacer una película real y no un producto de consumo vacío y estúpido. Pero parece que a Hollywood, tan estancado en la mediocridad, se le ha olvidado cómo hacer cine de calidad. Predators es un quiero y no puedo alarmante a nivel de historia y a nivel visual, un filme torpe y simplón que muestra una gran falta de recursos artísticos y profesionales.

El guion apenas es capaz de ir más allá de la imitación y homenaje a la cinta original. Se disfraza la falta de originalidad trasladando la acción a otro planeta (enésimo planeta imposible: ese exagerado plano al cielo desbordante de gigantes gaseosos, lunas…) y metiendo algunas criaturas nuevas (sorpresas que además son reventadas negligentemente en los tráileres, como es habitual también en estos tiempos), pero no es suficiente para eludir el halo de indiferencia que deja, la sensación de que no se aporta nada nuevo. Si al menos contaran bien la historia, pero la narración es previsible, monocromática, sin chispa ni un solo momento puntual digno de recordar.

El grupo de personajes es a primera vista lo más prometedor, pero no se aprovecha lo más mínimo. Abundan los clichés, las relaciones no llevan a ninguna parte, y ninguno tiene carisma ni tirón suficiente como para despertar interés. Los giros que hay sobre algunos de ellos son poco menos que lamentables a la par que sumamente previsibles: la ridícula aparición de un loco cansino interpretado por Lawrence Fishburne, la cutre forma de dar a conocer qué pinta el médico ahí, el protagonista que se va pero no se va, etc. Por cierto, el doblaje que se empeñan en poner a Adrien Brody es de esos que se cargan completamente la labor de actor.

Fui al cine esperando como mínimo una producción de acción decente, más o menos espectacular visualmente, pero la dirección de Nimród Antal está al mismo nivel que el guion: vulgar. La selva no se convierte en un lugar bello pero aterrador (si es que parece rodada en el parque de tu barrio), la presencia de los depredadores no inquieta, sus ataques aburren, las escenas de más acción son flojísimas, no existe un solo instante que impresione o que simplemente nos saque de la monotonía.

Un aspecto mítico de Depredador fue la memorable banda sonora de Alan Silvestri. Es una lástima que no estuviera disponible (no pudo hacer un hueco en su agenda… o vete a saber si no puso demasiado interés en conseguirlo), así que nos hemos perdido cómo se hubiera enfrentado a la misma saga tantos años después, cómo habría influido en su trabajo la maduración y experiencia. John Debney se encarga de la poco honrosa labor de versionar ese clásico, tarea que cumple muy bien.

La segunda entrega sí supo muy bien ir un paso más adelante sin olvidar la esencia original, contando una buena historia con buenos personajes y ofreciendo numerosos tramos espectaculares. Es una cinta infravaloradísima digna de recordar, una lección de cine de acción y ciencia-ficción comparada con esta insípida Predators.