El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Michelle Pfeiffer

Batman vuelve


Batman Returns, 1992, EE.UU.
Género: Superhéoes.
Duración: 126 min.
Dirección: Tim Burton.
Guion: Daniel Waters, Sam Hamm. Bob Kane (cómic).
Actores: Michael Keaton, Christopher Walken, Danny DeVito, Michelle Pfeiffer, Michael Gough, Michael Murphy, Pat Hingle.
Música: Danny Elfman.

Valoración:
Lo mejor: El despliegue de imaginación en diseño artístico, vestuario, banda sonora y dirección.
Lo peor: No tiene rumbo ni lógica en trama y personajes, es un caótico y agotador repertorio de encuentros aleatorios entre seres estrafalarios.

* * * * * * * * *

LAS PRISAS NO SON BUENAS

La creación de Batman vuelve también fue movidita a pesar de que Warner Bros. esta vez no iba a dejar que el proyecto se alargara y perdiera el empuje del gran éxito de la primera parte. Tim Burton no quería repetir, estaba muy a gusto rodando Eduardo Manostijeras (estrenada en 1990), y es uno de esos directores que piensan que gastan tiempo y creatividad haciendo secuelas y películas por encargo. Pero lo convencieron dándole más libertad creativa que en aquel episodio y es de suponer que un buen aumento de salario.

A pesar del buen resultado con el guion de Batman, aquí el trabajo de Sam Hamm fue rechazado por Burton y se trajo a un escritor que estaba dejando buenas impresiones con algunas comedias de humor negro, Daniel Waters (Escuela de jóvenes asesinos -1988-, Las aventuras de Ford Fairlane -1990-). Entre Burton y Waters alejaron la cinta de los planes iniciales, dejando de lado tanto el potencial de los cómics como la continuidad con la primera parte. Pero además, a última hora, viendo carencias en el desarrollo de algunos protagonistas, contrataron a Wesley Strick (Solo ante la ley -1989-, Aracnofobia -1990-, El cabo del miedo -1991-) para arreglarlo, aunque al final no se llevó crédito. Este tanteó incluir a Robin, el clásico compañero de aventuras de Batman, pero la idea se desechó.

Las prisas y la mezcla inacabada de varios guiones se notan mucho en el resultado final. En el primer episodio el equilibrio no era perfecto, pero el conjunto fue tan deslumbrante que se disimulaban bastante sus debilidades. Sin embargo, en este nada llega a cuajar, a combinar con lógica y garra suficientes como para que la película no resulte un caos con momentos que dan vergüenza ajena.

El desarrollo de los personajes y la historia tenían algún agujero, pero nada como el galimatías que aquí encontramos. El humor negro, el tono surrealista, la hipérbole y parodia se sostenían por su inventiva e ingenio y porque unidos servían como reflejo perverso de la sociedad, pero aquí apenas algunos apuntes sobre corrupción emergen de una narrativa que nunca encuentra el tono. El presupuesto fue el doble que el anterior, pero no luce el doble de bien, aunque la orgía visual de Tim Burton sigue siendo digna de ver.

LOS PERSONAJES, DANDO TUMBOS SIN RUMBO

No vuelven a aparecer algunos protagonistas tan relevantes como Vicki y Knox, lo cual descoloca bastante, ni se aportan novedades con los secundarios esenciales, el comisario Gordon y el mayordomo Alfred. Pero lo más grave es el estancamiento en el desarrollo de Batman/Wayne. Centrando la historia tanto en los villanos y dejando casi fuera de juego a los otros personajes con los que interacciona, el héroe esta vez sí queda como un secundario de menor relevancia e interés. Wayne directamente no existe, aparece sin máscara alguna vez, pero no se explora ninguna historia con esa parte de su vida, pues en casi todas las escenas está trabajando como Batman. El hombre murciélago entra en juego para soltar hostias a los payasos y tener varios encontronazos aleatorios con Catwoman, pero todo ello parece de relleno mientras esperas que plante cara en algún momento al Pingüino. La invesitagación que hace sobre esa figura misteriosa, como en el capítulo precedente, carece de interés. El clímax final, con la persecución por las alcantarillas y la pelea en la guarida del villano, funciona bastante bien en la parte del espectáculo, pero no se trabajan nada el guion. El héroe no enfrenta retos intelectuales y éticos, sus motivaciones y determinación no cambian lo más mínimo. Así, no parece que haga nada tangible en toda la película, incluso da la sensación de que la relación entre los villanos y sus planes estaban abocados al fracaso por sí solos debido a los problemas que iban teniendo, y por tanto Batman aparece para cumplir con el título.

El protagonismo se reparte entre Shreck, Pingüino y Selina Kyle, alias Catwoman, pero los dos primeros parecen estar en una película y ella en otra. La presentación de Selina como mujer capaz pero tímida y descuidada se pasa de rosca, la parodia patina hacia lo infantil de forma penosa. Su transformación es vulgar, no resulta impactante. No entiendo qué intentan hacer con Catwoman, va de feminista asqueada de los hombres y la cosificación de la mujer… y se viste de cuero como un putón y va flirteando con todos… para luego cabrearse porque son hombres. Los encuentros entre Batman y Catwoman son bastante vistosos y emocionantes (unos por las escenas de acción, otros por el humor gamberro), pero en cuanto a contenido son un sin dios. No se entiende por qué ella adquiere tanta obsesión por destruir a Batman, si no tuvo nada que ver en su nacimiento ni parece que haya chocado tanto con sus planes… Bueno, tampoco se observa un plan y unas motivaciones concretas. ¿Qué pretente, perseguir machistas y propagar su feminismo, vengarse de Shreck, acabar con la corrupción de los poderosos? Pero hay más incongruencias: ¿cómo averigua que Pingüino es malvado, si Batman con una investigación detrás no ha podido probarlo todavía?, ¿por qué se alía con él, si representa mucho de lo que desprecia? Y anda que este contándole sus planes terroristas a la primera de cambio. Sólo queda la vaga noción de que ambos son agentes del caos y se toleran. Finalmente, no entiendo tampoco la obsesión que hubo con Michelle Pfeiffer. Muy guapa, sí, pero su interpretación histriónica y repetitiva (todo el rato con la boca abierta) es muy cargante.

Desde que el primer capítulo tuvo luz verde estaba previsto que Harvey Dent (interpretado por Billy Dee Williams entonces) continuara en los siguientes. En los primeros libretos del presente veía aumentado su protagonismo, y acabaría convirtiéndose en Dos Caras al final para ser villano en la siguiente película. En cambio, esta figura terminó transformada en Max Shreck, inexistente en los cómics, un multimillonario que “da alas” al Pingüino para tapar su corrupción.

A pesar de la decepción inicial por traicionar a los cómics (que no fue muy lejos, no había internet para dar voz a los ofendiditos), Shreck es bastante bueno como villano. Trabajando sutilmente desde las sombras, haciendo que pringuen otros, Shreck vive para manipular a todos, en una mezcla entre maldad y diversión. Y la interpretación de Christopher Walken es estupenda, pilla el punto de psicópata excéntrico esperable en este género. Pero aun así, sus motivaciones finales son mejorables. Su plan es construir una central eléctrica que Gotham no necesita, algo quizá muy mundano para un supervillano, pero que hubiera funcionado en la temática de ambición y corrupción si hubiera tenido más atractivo y relevancia, pues tampoco convence su obsesión con ello, y en la parte final se olvida por completo.

Oswald Cobblepot, el Pingüino, quizá el segundo enemigo más conocido de Batman, resulta un personaje grotesco, unas veces porque consiguen que dé asco y pena a la vez, que resulte un villano trágico, pero otras porque es una amalgama de ideas sin conexión ni dirección. Se supone que las últimas reescrituras del guion fueron para dar más solidez al rol y sus motivaciones, pero lo que hicieron fue añadir capas que no terminan de conformar algo coherente. Unas veces parece un tipo resentido que sólo quiere vengarse de la sociedad, otras se ve nacer una ambición en él por llegar a ser algo en dicha sociedad, otras es un paria manejado por Shreck sin que el pobre se entere… Y entre estas opciones va dando tumbos, haciendo chistes malos, con escenas de acción y encuentros con Batman y Catwoman sin justificación clara, hasta que en el acto final se deja todo de lado para perseguir el típico plan genocida de supervillano del montón. Además, tomar esa dirección supone que Shreck deja de tener sentido, pues su plan empresarial al lado de esto es una nadería, y los guionistas lo apartan y reservan de mala manera hasta que creen que es el momento de matarlo. Danny DeVito está rozando la sobreactuación algunas veces, pero en general muestra bien a un ser atormentado y patético.

MENOS INGENIO Y FALTA DE NOVEDADES

Otro problema es que el grupo de matones del Pingüino se compone de nuevo de payasos, como los seguidores del Joker, y aparte de la falta de novedades esta vez no tiene sentido alguno. ¿Qué hacen con el Pingüino, cómo los ha reclutado y por qué lo siguen? Para lo único que sirven en la película es para rellenar escenas de acción aquí y allá. Y no soporto el ejército de pingüinos; no sé qué pensará el resto del mundo, pero me parece demasiado infantil.

Los diálogos no tienen la mitad de ingenio que en el capítulo precedente, incluso algunos que sí son graciosos parecen muy forzados, como en los combates entre Catwoman y Batman y los encuentros entre esta y Pingüino, donde a veces los personajes parecen escupirlos de mala gana mientras hacen pausas entre golpe y golpe. También repiten un error, aunque en menor medida que entonces: hay detalles importantes sin explicar, como de dónde saca Pingüino los planos y especificaciones del batmóvil.

En el acabado, Burton y el equipo artístico vuelven a deleitarnos con un despliegue de escenarios, vestuario y especiales alucinante. Pero no encuentro mejoras respecto al primer episodio en el sentido de ampliar horizontes, de ir más allá con el espectáculo, porque la ciudad parece haber empequeñecido, está representada por una plaza minúscula y dos callejones. El problema es que los escenarios de interiores sí son más numerosos, y salvo la cúpula del zoo donde se esconde el Pingüino ninguno luce mucho; deberían haber hecho como en la primera parte, usar interiores reales y gastar más en decorados y fondos pintados que le dieran más espacio y versatilidad a Gotham. La ciudad pierde personalidad también porque los políticos parecen cuatro pringados diciendo tonterías y el pueblo son pocos extras, no se ve un ambiente complejo y verosímil como en la primera parte.

Tampoco hay mejoras llamativas en cuanto a la tecnología de Batman. Aparece una especie de deslizador, pero no impresiona, y el coche hace cosas muy raras: el gato para dar la vuelta y lo de que se estrecha soltando partes para pasar por lugares angostos parece demasiado conveniente, y para rematar, Batman pulsa unas cuatro o cinco veces el mismo botón para distintas cosas.

Aparte tenemos a Danny Elfman, quien estuvo incluso más inspirado con la banda sonora. La labor del músico quizá no causó tanta sensación entre el público, pues el tema de Batman ya era conocido, pero en lo musical trascendió más allá de las imágenes, pues si su composición es brillante, su orquestación es memorable, una de las mejores de la historia del cine, aclamada con pasión incluso por compañeros del gremio.

Y TIM BURTON NO VOLVIÓ

El galimatías resultante es tal que me cuesta mucho darle nota. Puede pasar como entretenimiento, pero como te coja de malas tanta tontería e incongruencia se te atragantará por completo.

Gracias a la fama de la primera entrega, Batman vuelve consiguió arrastrar a mucha gente al cine con gran entusiasmo, pero el boca a boca enfrió poco a poco su recorrido y se quedó en 200 millones de dólares mundiales de recaudación, la mitad que aquella. El estudio pasó de venerar a Burton a tener miedo de sus delirios, y buscó algo más comercial para seguir la serie, eligiendo repartos de grandes estrellas y un tono para todos los públicos, y aunque no hicieron malos números con las dos cintas dirigidas por Joel Schumacher, la calidad y el prestigio se fueron por el retrete y propiciaron que el personaje quedara en suspenso durante una década.

Batman de Tim Burton:
Batman (1989)
-> Batman vuelve (1992)
Batman de Joel Schumacher:
Batman Forever (1995)
Batman y Robin (1997)
Serie El Caballero Oscuro:
Batman Begins (2005)
El Caballero Oscuro (2008)
El Caballero Oscuro: La leyenda renace (2012)
Serie La liga de la justicia:
Batman vs. Superman: El amanecer de la justicia (2016)
La liga de la justicia (2017)
Independiente:
Joker (2019)

Ant-Man y la Avispa


Ant-Man and the Wasp, 2018, EE.UU.
Género: Superhéroes, comedia.
Duración: 118 min.
Dirección: Peyton Reed.
Guion: Chris McKenna, Erik Sommers, Andrew Barrer, Gabriel Ferrari, Paul Rudd.
Actores: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas, Michael Peña, Laurence Fishburne, Walton Goggins, Michelle Pfeiffer, Bobby Cannavale, Judy Greer, T. I., David Dastmalchian, Hannah John-Kamen, Abby Ryder Fortson, Randall Park.
Música: Christophe Beck.

Valoración:
Lo mejor: La mar de entretenida. Buena en la comedia, correcta en el drama familiar, protagonistas carismáticos.
Lo peor: Incapaz de profundizar en los temas latentes. Tramas dispersas, villanos flojos, falta de rumbo y nada impresionante en lo visual. El grupo de secundarios graciosos se sobreutiliza demasiado.
El título: Ale, otro traducido a medias, menudo ridículo.
Mejores momentos: Cogiendo un camión como si fuera un monopatín. La visita al colegio.

* * * * * * * * *

Como en la primera entrega, los autores esquivan temáticas de gran calado (el thriller político de Capitán América: El Soldado de Invierno), épicas gestas de dioses (Thor: El mundo oscuro, Thor: Ragnarok), dilemas éticos de altos vuelos (Los Vengadores: La era de Ultrón), lo místico y paranormal (Doctor Strange), etc., para buscar un divertimento sencillo, un héroe pequeño, con sus problemas personales y familiares e historias de superación más mundanas. Pero, como en la primera parte, se pasan un poco de frenada, porque todo ello no significa que no se pudiera ahondar algo más en reflexiones como la alienación moral del individuo, las elecciones propias y los condicionantes externos que te llevan por un camino u otro, las responsabilidad, la redención, etc., todos latentes con los problemas con la ley de Scott Lang y los Pym (agravados por los eventos de la Guerra Civil) y con los villanos elegidos, Fantasma y su cuidador.

Lo cierto es que inicialmente apunta maneras. La relación de padre e hija versus la necesidad de aventuras y el tira y afloja con la ley generan situaciones variadas y divertidas. La responsabilidad del héroe aparece pronto, con la disyuntiva de elegir ayudar a los Pym saltándose las normas o centrarse en los suyos y complacer al sistema. La dinámica entre Scott, Hank y Hope es mejor aún, se materializan otras relaciones normales y corrientes pero atractivas con las que es fácil conectar y a veces sentirse reflejado. La aparición de Fantasma pone más dificultades en su misión y un buen toque de intriga. Cuando conocemos su situación se presentan otros conflictos morales interesantes: no es un villano acartonado, sino un ser humano que ha sido empujado al mal camino y la desesperación lo lleva a cometer actos con consecuencias poco meditadas.

Pero el relato entra en una dinámica de vueltas en círculos con todos estos frentes abiertos sin avanzar con determinación en una dirección clara. El drama pasa poco a poco de simpático a previsible, y la aventura no le confiere nuevos giros y lecturas que lo realcen. No se llega a explorar el potencial de los temas jugosos que hay latentes, pues termina inclinándose del todo por la comedia y la acción. Fantasma y el científico pasan sin dejar huella alguna, sin abordar los discursos éticos que ponían en bandeja. Con Scott y los Pym igual, los escritores se obsesionan con el reto de rescatar a la madre y dejan de lado las reflexiones que había latentes, de hecho, tan si quiera llega a materializarse ningún cambio notable en sus formas de ser. Así que la cinta no logra adquirir la trascendencia necesaria para que te impliques de lleno con la historia y te mantengas al lado de los personajes, pues se va perdiendo la conexión cuando las cosas se tuercen y para el tramo final te ves venir todo y no sufres con sus problemas ni temes por sus destinos. Ser una comedia no obliga a dejar de lado la profundidad y el drama, como bien han demostrado Guardianes de la galaxia Vol. 1 y Vol. 2 y Thor: Ragnarok.

También pesa el fallido mafioso, que queda como ajeno a la película, un enemigo de cartón piedra sin interés alguno que únicamente aparece aquí y allá para poner las cosas más difíciles cuando los guionistas quieren una nueva pieza de acción. Walton Goggins se ganó merecidamente con sus grandes interpretaciones y personajes en The Shield (Shawn Ryan, 2002) y Justified (Graham Yost, 2010) el ser considerado para cualquier papel de villano o tipo de dudosas tendencias, pero una cosa es tener un rol bien escrito, como aquellas o ya en cine Los odiosos ocho (Quentin Tarantino, 2015), y otra monocromáticos y sin carisma como el de Tomb Raider (Roar Uthaug, 2017) o el presente. Así que, con sus dientes postizos tan llamativos (tuvo un par de accidentes donde perdió los naturales), el pelo largo tan feo, los trajes estrafalarios y la nula personalidad que le confiere el guion, su personajillo da más bien pena, nunca supone un peligro real. A media película también cobran protagonismo los amigos de Scott, un grupo de secundarios cómicos efectivo en pequeñas dosis, pero a los que se empeñan de nuevo en sacar demasiado y únicamente como chistes andantes. Poca empatía puedes sentir por ellos con tan corto desarrollo, y también acaban lastrando algunas escenas.

Por suerte, pasan tantas cosas que mantiene un ritmo trepidante, el sentido del humor es variado y bastante efectivo, los protagonistas principales resultan muy simpáticos y las escenas de acción son sencillas pero con la combinación de todo funcionan correctamente. Hay que destacar como comedia es bastante buena, tiene infinidad de chistes locos, diálogos chispeantes y situaciones caóticas que mantienen el nivel en casi todo momento, sólo algunos excesos con los amigos de Scott parecen pasados de rosca. Momentos como el camión usado como monopatín o la entrada en el colegio pueden hacerte llorar de risa, y en toda la proyección mantienes la sonrisa.

En el sentido del espectáculo tampoco son capaces de lanzarse a por todas. La historia de la búsqueda de la mujer de Pym en el mundo cuántico podía haberse desarrollado de muchas formas, pero al final queda como un macguffin simplón, el reto objetivo mientras tienen otras aventuras, y no llega a producir tensión real, sabes perfectamente cómo acabará. Por ello mismo tenían que habérselo trabajado más, tanto buscando problemas más elaborados durante el viaje por el mundo cuántico como sobre todo en el aspecto visual, de forma que la situación asombrara, ofreciera un escenario único y un acabado deslumbrante. Pero a pesar de las posibilidades infinitas pasa lo mismo que en Doctor Strange pero agravado: no ponen mucho esfuerzo, recurren a unos pocos enredos visuales básicos y ya está. Peyton Reed dirige con el piloto automático puesto, repitiendo encogimientos y agrandamientos sin aportar soluciones narrativas y visuales novedosas. La persecución en coche termina haciéndole un poco larga y el clímax en el puerto cumple por los pelos. Entrando en el mundo cuántico es donde más se echa de menos algo más imaginativo, todo se limita a lucecitas y enredos digitales que a veces ni se entienden (dónde flotan esos tardígrados, dónde están los átomos, qué son esos bulbos lleno de colorines del destino final), hasta el punto de dejar cuestiones importantes sin resolver: ¿de qué ha vivido Janet durante treinta años, cómo se ha hecho ropas y armas, qué poderes ha adquirido?

Ant-Man y la Avispa es una película bastante disfrutable si no se espera de ella nada más que divertirse, pero si se desea que Marvel dé un giro y explore otras opciones, pues a estas alturas se puede exigir más ambición, o que tan siquiera ahonde un poco más en un potencial mayor, puede decepcionar más de la cuenta.

Asesinato en el Orient Express


Murder on the Orient Express , 2017, EE.UU.
Género: Suspense.
Duración: 114 min.
Dirección: Kenneth Branagh.
Guion: Michael Green, Agatha Christie (novela).
Actores: Kenneth Branagh, Daisy Ridley, Leslie Odom Jr., Johnny Depp, Derek Jacobi , Michelle Pfeiffer, Willem Dafoe, Judi Dench Olivia Colman, Manuel Garcia-Rulfo, Josh Gad, Penélope Cruz, Sergei Polunin.
Música: Patrick Doyle.

Valoración:
Lo mejor: Reparto de grandes figuras.
Lo peor: Superficial en la descripción de personajes y la construcción del suspense, grandilocuente pero fallida en lo visual.

* * * * * * * * *

Kenneth Brannagh no ha salido muy airoso de esta nueva aproximación literaria tras sus distantes éxitos con las adaptaciones de Shakespeare, quedándose bastante lejos del recibimiento de la versión más famosa de Agatha Christie, que precisamente fue sobre la misma novela, realizada por Sidney Lumet en 1974 también con un reparto de infarto.

Sí, como entretenimiento cumple con un mínimo más que aceptable. No tiene achaques de ritmo graves, salvo el largo e innecesario prólogo, despierta curiosidad suficiente con unos personajes variopintos, y el misterio no se puede tomar en serio pero mantiene en movimiento la acción. Pero no tiene garra suficiente para hacerte vibrar, se queda muy corto en una mezcla caótica de géneros (supense, drama, acción), y una vez terminado el visionado se olvida rápido.

El suspense es muy irregular. Consigue un par de secuencias intrigantes (el plano desde el techo al descubrir el cadáver), pero el resto del tiempo no logra la investigación te haga pensar y te mantenga en vilo por su resolución. No ayuda desde luego el estilo fantasioso de la autora, que gustará a sus adeptos pero tiene las de descolocar a cualquiera que vaya sin saber a qué se enfrenta. Yo creo que me leí este y Diez negritos (1939), y tuve suficiente, todo es humo que lleva a un desenlace que siempre explota en una orgía absurda que no hay por dónde agarrar.

El repertorio de personajes es atractivo de primeras pero queda muy desaprovechado conforme avanza el metraje. Ninguno llega a calar hondo con una personalidad llamativa o una historia compleja y conmovedora. El principal, Hercules Poirot, peca de tener una pose muy marcada e irreal; Branagh no está nada mal, pero le falta el punto de carisma para que resulte excitante en vez de histriónico y a veces cargante. El resto es un quiero y no puedo: no terminas interesándote por el porvenir de ninguno, no entiendes sus motivaciones durante la investigación (con lo que no puedes implicarte, o sea, sufrir con ellos o sospechar de ellos), y la resolución del caso es inverosímil y no termina de aportar sustancia a sus personalidades sino más extravagancia y por ende desconexión.

No funciona tampoco la grandilocuencia visual. Branagh busca un aspecto épico que no pega mucho en un relato tan teatral. Las grandes panorámicas de las montañas y la estancia atrapados en la nieve resultan artificiales en intenciones tanto como en acabado: los efectos especiales cantan demasiado, no da la sensación de ser un paraje real, sino un escenario parco rellenado con evidentes pantallas de fondo. También incluye con calzador un par de secuencias de acción muy ineficaces, pues el montaje es pésimo.

Vale para pasar el rato si no se le buscan las cosquillas, pero no deja huella alguna, y en un análisis más serio hace aguas por todas partes.

Sombras tenebrosas


Dark Shadows, 2012, EE.UU.
Género: Comedia.
Duración: 113 min.
Dirección: Tim Burton.
Guion: Seth Grahame-Smith.
Actores: Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Helena Bonham Carter, Eva Green, Chloë Grace Moretz, Bella Heathcote, Jackie Earle Haley, Gulliver McGrath.
Música: Danny Elfman.

Valoración:
Lo mejor: El aspecto visual, excelente en todo momento. Los actores, perfectos todos en personajes bastante llamativos. Cuando hay un chiste, este es muy bueno.
Lo peor: Lo poco que da de sí la prometedora historia: termina resultando previsible, aburrida y con un final insípido.
Mejores momentos: Todo momento humorístico basado en el choque de Barnabas con los años 70 o con el resto de la familia.

* * * * * * * * *

La idea de parodiar el clásico de Drácula en sí no es una gran ocurrencia, pero traer el vampiro a una época casi presente (los setenta) y hacer chocar sus costumbres y vocabulario antiguo con los tiempos modernos y los miembros actuales de su familia proporciona un sinfín de escenas graciosas muy inspiradas. Y los personajes están muy bien dibujados, resultando notablemente carismáticos y estrafalarios, es decir, en la línea habitual del cine de Tim Burton.

Llena la pantalla un inmenso Barnabas, hombre de familia emprendedor, noble y educado que ve su vida truncada por la maldición de una bruja celosa. Johnny Depp se sumerge plenamente en su trabajo, haciendo de cada gesto y movimiento una parte del personaje, siendo crucial esto último porque muchos chistes se basan precisamente en gestos entre protagonistas. Si la película hubiera conseguido causar mayor impacto, quizá su papel se recordara mejor. Una veterana pero todavía atractiva Michelle Pfeiffer pone experiencia de sobra en una mujer que, por herencia, debe lidiar con la caída del imperio familiar. Se enfrenta resignada al asunto, hasta que el retorno de Barnabas promete nuevos tiempos… o viejos. Chlöe Grace Moretz, la joven estrella que ha demostrado en varias películas tener talento natural de sobra (La invención de Hugo, Déjame entrar…), representa a la adolescente rebelde que trata de encontrar un lugar en el mundo; la chica consigue recrear a la jovencita pasota de forma genial. Helena Bonham Carter borda a su doctora borracha que carece de objetivos en la vida hasta que la aparición del vampiro cambia las cosas. Eva Green repite un papel que a la larga puede terminar perjudicando su progresión como actriz: el de mujer seductora. Sí, sin duda lo hace bien (con esa mirada y ese escote tiene muchos puntos ganados), pero me parece que tiene calidad para mejores papeles. Y además su rol es el menos satisfactorio: una villana atractiva en un primer vistazo, pero que poco da de sí a lo largo de la historia. Un par de secundarios también importantes pero un tanto desaprovechados son el hermano pequeño, que no aporta mucho, y la institutriz de la que se enamora Barnabas, que parece puesta ahí únicamente como pretexto para la trama (o sea, el mcguffin). Finalmente cabe citar que la aparición estelar de Alice Cooper es brillante, pero la del mítico Christopher Lee sabe a poco, y más teniendo en cuenta que el género de la película y su presencia casi obligan a hacer algún chiste y referencia sobre sus papeles de Drácula.

Con un inicio tan atractivo, el fino sentido del humor y los fascinantes protagonistas, cabría esperar bastante más, pero por desgracia Sombras tenebrosas no explota su potencial. La historia carece de ritmo, interés y sorpresas, y conforme avanza se dirige cada vez más hacia caminos muy trillados dejando atrás casi toda su gracia. O dicho de otra forma, los personajes y sus problemas por sí solos atraen… pero estos no son embarcados en una trama lo suficientemente llamativa que los lleve a algún lugar concreto. Entre chiste y chiste pasan escenas insípidas de diálogos vacíos, y, lo más grave, una vez superada la llegada de Barnabas al “presente” nos encontramos con que el conflicto entre él y la bruja carece de emoción y no es capaz de despertar el más mínimo interés, desembocando además en un sosísimo clímax final.

Tim Burton nos deleita con su habitual impronta gótica capaz de mezclar lo tenebroso y lo humorístico sin quedar cutre, ofreciendo un aspecto visual imponente que sin embargo no es suficiente para levantar un guion demasiado irregular y endeble.