El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Miles Chapman

Plan de escape


Escape Plan, 2013, EE.UU.
Género: Acción.
Duración: 115 min.
Dirección: Mikael Håfström.
Guion: Miles Chapman, Jason Keller.
Actores: Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Jim Caviezel, Amy Ryan, Sam Neill, Vincent D ‘Onofrio, Vinnie Jones.
Música: Alex Heffes.

Valoración:
Lo mejor: Ritmo bastante bueno, Personajes interesantes. Algún buen tramo.
Lo peor: La simplona fuga a tiros echa por tierra la solidez del resto del relato.

* * * * * * * * *

El tramo inicial me tenía conquistado. Una película de acción ligerita (más bien thriller que acción sin parar), con una trama algo original y bien narrada. El ritmo consistente garantiza un buen entretenimiento, los personajes, aun los secundarios con su escasa presencia, enganchan, y el misterio de cómo saldrá el protagonista de la nueva cárcel mantienen el interés alto. La química entre Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger es instantánea, y la cooperación está llena de buenos diálogos y situaciones muy interesantes. Eso sí, hay que hacer algún salto de fe, pues aunque sepamos que no es un relato realista alguna fantasmada hay que tragarse, como que adivine la combinación viendo cuatro huellas dactilares, sin nada que le diga en qué orden pulsar.

Sin embargo, conforme se acerca a su desenlace va perdiendo fuelle. La trama gira hacia un camino bastante más clásico y simplón: la carrera por la supervivencia a tiros. El interés decae porque ahora se narra todo como con desgana. Lo que se ve ya no sorprende lo más mínimo, como si no hubieran dedicado tiempo a planificar escenas de acción con algo más de savia y emoción. Por si fuera poco, las inconsistencias e inverosimilitudes, o sea, los saltos de fe, se multiplican y magnifican. No es creíble que en esa prisión aislada haya tanto armamento pesado (un suicidio si se amotinan los presos), con lo que se ve como una burda excusa para meter tiroteos. Tampoco queda bien lo fácil que resulta pasar objetos de buen tamaño de una sección a otra, cuando se supone que hay un montón de controles (casualmente en estos casos no vemos a los protagonistas pasar por ellos). Los malos por supuesto no aciertan ni un disparo, porque las vallas y tuberías atraen a las balas, pero los buenos dan en cualquier situación, incluso zarandeándose en el aire en una escalera colgante. Y mil preguntas aparecen aquí y allá, por ejemplo, ¿cómo sabe el protagonista utilizar los complejos controles de una sala de máquinas, y cómo sabía que los conductos del agua harían eso?

El villano de la función no empieza mal, quizá porque con su eficaz interpretación Jim Caviziel da algo de miedo. Es un empresario tirano implacable muy típico, pero no se necesita más para poner en apuros a los protagonistas. En cambio hacia el final termina inclinándose demasiado hacia un villano cabezón y estúpido demasiado forzado, perdiendo fuerza. Por cierto, los carceleros con máscaras negras son imponentes.

En cuanto a moralidad la cinta es un poco graciosa. El protagonista no tiene reparos en probar la seguridad de una especie de Guantánamo a lo bestia, cosa que se puede aceptar porque es un patriota desinteresado en resto del mundo y muy avaricioso. Pero eso de que diga que trabaja en esto para impedir que los hombres malos escapen y dañen familias mientras precisamente está intentando salir para arreglar las injusticias y abusos que ha cometido el sistema con él resulta bastante cutre, por incongruente y porque el personaje no muestra ningún cambio en su forma de pensar ante la nueva situación.

En conjunto queda un título que recuerda a las películas del género de los años 80 y 90, es decir, acción terrenal (nada de dejarlo todo para la sala de montaje y los efectos especiales) con personajes en los que han puesto esfuerzo. El director Mikael Håfström, sin deslumbrar, está bastante correcto, y el resultado mejora a otras obras recientes de los dos veteranos protagonistas, las decepcionantes Los mercenarios 2 y El último desafío. Stallone como protagonista absoluto aguanta el tipo sin problemas, y Schwarzenegger le secunda muy bien… aunque debo decir que en este último se nota mucho la edad: sus movimientos son los de un anciano y en casi toda escena se nota que deben recurrir a dobles; sin duda debería dejar el género, o elegir papeles más acordes a su edad.

Anuncios