El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Rebecca Hall

Transcendence


Transcendence, 2014, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 119 min.
Dirección: Wally Pfister.
Guion: Jack Paglen.
Actores: Johnny Depp, Rebecca Hall, Morgan Freeman, Cillian Murphy, Kate Mara.
Música: Mychael Danna.

Valoración:
Lo mejor: El reparto es llamativo.
Lo peor: Es la superproducción más aburrida en años.

* * * * * * * * *

La historia de la inteligencia artifical que cobra consciencia y causa problemas no es nueva, y me temo que aquí no se nos ofrece una lectura lo suficientemente novedosa como para llamar la atención. El guion, ópera prima de Jack Plagen, amaga con abordar temas éticos y filosóficos muy atractivos y pone a los protagonistas en situaciones muy jugosas, pero va pasando sobre todo de puntillas, como temiendo hundirse en ramificaciones complejas, y termina aferrándose demasiado a las líneas más predecibles del género.

Pero creo que incluso en estas condiciones podría haber resultado un buen entretenimiento, que el problema más grave es la puesta en escena. Incluso viendo como el libreto huye de los potenciales discursos sobre temas polémicos (el conflicto ético con los terroristas daba más juego) y lamentando lo poco que se sumerge en la filosofía latente, da la sensación de que había material de sobras para hacer un buen drama de acción y que la ciencia-ficción al menos dejara algunas cuestiones y pensamientos en el aire; y más importante es la impresión de que sobre el papel los personajes parecen ser mucho más sólidos y atractivos de lo que queda al darles vida.

La dirección supone el salto a primer plano del director de fotografía Wally Pfister, habitual colaborador de Christopher Nolan, quien de hecho apadrinó la producción. Su labor recuerda a Nolan rápidamente en lo visual (cómo no iba a hacerlo), pero en ningún momento se ve el alma o carisma que imprime aquél en sus películas, donde se caracteriza por su habilidad para sacar épica y emoción a raudales, por transmitir sensación de grandeza y trascendencia (a veces hasta excesiva), por manter a los protagonistas siempre como foco de la narración (indistintamente de lo aparatosa y fantasiosa de la acción) haciéndonos muy partícipes de sus viajes (internos y externos), y por su imaginería visual. Su alumno va de imitador, pero no alcanza el aprobado en ninguna de esas características. Toda la cinta es un quiero y no puedo constante, una exposición anodina y fría de acontecimientos que van pasando sin dejar huella alguna. Los personajes se enfrentan a los momentos más dolorosos y a cambios que hacen tambalear sus vidas y que además amenazan a la existencia misma de la humanidad, y de aséptico que resulta todo no se transmite nada.

Pfister tenía a su alcance un viaje verdaderamente complejo y trágico en el cambio de perspectiva del personaje de Paul Bettany ante lo que sería o no terrorismo, pero el personaje simplemente aparece haciendo esto o aquello sin que se nos acerque lo más mínimo a sus pensamientos y dilemas internos. El rol de Kate Mara es completamente dejado de lado, como si no supiera qué hacer con él. El de Johnny Depp aburre antes y después de su conversión, y además no se lo ve cómodo en el papel. Morgan Freeman y Cillian Murphy prometían ser secundarios de nivel e importantes en el desarrollo del conflicto final pero no se les saca partido alguno. La única que sale medio bien parada es la protagonista encarnada por Rebecca Hall, porque tiene más tiempo en pantalla y la actriz se esfuerza por transmitir su evolución: de triste a melancólica y terminando en asustada.

También cabe decir que ni siquiera impresiona como superproducción de cien millones, no tiene grandes escenas de efectos especiales o acción intensa que den ritmo a los momentos clave, y además acaba con una pelea final insípida. La película termina haciendo honor a su argumento, parececiendo realizada por una máquina: carece de fallos en la técnica (destaca precisamente la fotografía) pero no es capaz de lograr calado emocional alguno. Sin que te importe lo más mínimo quién vivirá y morirá, si los terroristas quedarán como buenos o no, si la inteligencia tiene un plan o ha perdido el rumbo, si los protagonistas resolverán la situación sacrificando más o menos, nada queda en el relato con lo que puedas conectar y sentir algo. Por si fuera poco te destripan el final en un innecesario y negligente prólogo, con lo que el último segmento no puede sorprender, acrecentando la sensación de aburrimiento y tiempo perdido.

Anuncios

Iron Man 3


Iron Man 3, 2013, EE.UU.
Género: Acción.
Duración: 130 min.
Dirección: Shane Black.
Guion: Shane Black, Drew Pearce.
Actores: Robert Downey, Gwyneth Paltrow, Guy Pearce, Don Cheadle, Ben Kingsley, Rebecca Hall, James Badge Dale.
Música: Brian Tyler.

Valoración:
Lo mejor: Divertimento garantizado. Tony Stark y la interpretación de Robert Downey. Buena dirección y efectos especiales.
Lo peor: Altibajos en el ritmo. Un villano sin carisma alguno. Un par de detalles bastante cutres al final.
Las frases:
1) En realidad odio trabajar aquí. Estos tipos son muy raros. -Un malo cualquiera.
2) -Trevor Slattery: Y luego, un día ellos me ofrecieron el papel, y sabían lo de las drogas.
-Iron Man: ¿Qué te dijeron? ¿Que te ayudarían a dejarlas?
-Trevor Slattery: Dijeron que me darían más.

* * * * * * * * *

Alerta de spoilers: Describo bastante la trama, sobre todo los giros finales.–

Tras el éxito de Los Vengadores muchas miradas estaban puestas en Iron Man 3, y más aún después de que la segunda entrega no convenciera a todos. La extraordinaria calidad de la obra de Joss Whedon puso el listón del género muy alto, a un nivel difícilmente alcanzable, a lo que sumamos su notable respuesta en la taquilla (mil quinientos millones de dólares). Así, se atrajeron demasiados ojos hacia una entrega que no aspiraba en principio a tanto. En Disney/Marvel respondieron dándole un buen extra de presupuesto, pero como siempre, todo depende del guion y de que el director lo aproveche bien. De ambas labores se encarga Shane Black, habitualmente guionista (autor de notables títulos de acción en los 90: Arma letal, El último Boy Scout, El último gran héroe…) y que dio el salto a director en 2005 con Kiss Kiss, Bang Bang, una comedia de acción que se está ganando el estatus de cinta de culto. Es sorprendente que el estudio confiara en alguien tan inexperimentado para rodar una superproducción, pero más inesperado es que donde Black esté menos acertado sea precisamente en el guion.

Quienes disfrutaron con la segunda parte disfrutarán también con esta, pues tiene más o menos sus mismas virtudes y defectos que la alejan un poco del notable equilibrio hallado en el episodio inicial, pero los que esperasen una cinta del calibre de Los Vengadores seguramente no habrán podido disfrutarla como se puede disfrutar: como un entretenimiento más que correcto. Eso sí, con el efecto arrastre de Los Vengadores y la recaudación extra que da el 3D (entradas más caras), en taquilla ha pegado más fuerte de lo esperado (y más viendo sus tibias críticas), superando la barrera de los mil millones.

El relato parte de una base muy sólida gracias al tiempo y desarrollo que ha tenido en los tres títulos precedentes (con el tercero me refiero a Los Vengadores): el enorme y fascinante Tony Stark, interpretado con gran vitalidad por Robert Downey. El carisma nato del actor, la crisis que vive el personaje y su arrolladora personalidad plasmada a través de buenos diálogos y chistes llenan por completo la pantalla. Lo secundan eficazmente la encantadora Pepper (Gwyneth Paltrow), con la que tiene gran química, el atractivo Coronel James Rhodes (Don Cheadle) pidiendo a gritos más protagonismo, y cómo no, su ordenador personal, el siempre simpático Jarvis. En el lado malo queda el rol de la nueva chica, Maya (Rebecca Hall), carente de definición y rumbo y usada únicamente como elemento de la trama; termina la película y te olvidas de que ha estado ahí.

La aventura se inclina por conceptos básicos pero eficaces si se usan correctamente, y aunque Black va bien encaminado no consigue exprimirlos del todo. El viaje interior de Stark está muy conseguido. Debe encontrarse a sí mismo, hallar un camino en la vida que le permita enfrentar sus importantes responsabilidades y le enseñe a mantener la distancia justa entre el superhéroe y el hombre. El receso con el niño es muy interesante, porque se inclina por lo intimista sin perder ritmo, porque el niño en un encanto y porque se maneja muy bien el gran sentido del humor que tiene esta serie.

Pero la historia donde sumergen esta búsqueda personal está bastante limitada. La investigación es simple y la adornan con chorradas fallidas que no impiden que se haga larga. La reconstrucción de la escena de la bomba es absurda. ¿Cómo la hacen? ¿Escanearon la escena antes de atender a Happy? Parece obedecer simplemente a la idea de meter efectos especiales porque sí, en vez de una clásica y realista visita al sitio. Tampoco funciona el otro hallazgo de pistas cruciales: con qué facilidad hackea los servidores de la empresa del villano y encuentra todas las pruebas. Así, no parece haber un esfuerzo real por parte de Tony, todo se resuelve con la cienci-magia.

La presentación de los villanos es irregular. El juego al engaño con el Mandarín (Ben Kingsley) es muy eficaz, pues al principio resulta inquietante pero tiene un giro bien conseguido hacia la comedia, donde se ofrecen algunos chistes brutales, de los mejores que he visto en muchísimo tiempo. Además da para plantearse algunas reflexiones sobre el poder y responsabilidad de los medios de comunicación. Pero quien se alza como villano principal, Aldrich Killian, no termina de funcionar. A pesar de tener mucho tiempo en pantalla, de desarrollarse a través de una larga exposición, no resulta un enemigo llamativo. Le falta originalidad (es taaaan previsible) y no tiene carisma como para despertar algo de interés; ni siquiera Guy Pearce le coge el punto… o no hay manera de hacerlo. El principal problema es que no se sabe qué meta persigue. En un principio parece querer dominar el mundo desde las sombras (usa al Mandarín y luego al vicepresidente para no dar la cara), pero no queda claro por qué, qué espera conseguir con ello. ¿Controlarlo todo, sumergir el mundo en caos, demostrar lo que puede hacer? Con el elaborado plan se describe un enemigo que parece inteligente… pero a la hora de la verdad no lleva a nada, porque de repente se deja de lado y se limita a ser el típico loco resentido que sólo quiere ver sufrir al héroe. Con Maya estamos en una situación semejante: ¿qué la motiva, qué persigue? Cambia de bando varias veces sin quedar claro por qué.

El otro gran fallo es que los poderes de los enemigos son cambiantes. La capacidad de regeneración se adapta a las necesidades del guion, con lo que se pierde credibilidad a marchas forzadas. Uno sale indemne de una gran explosión, pero muere de un disparo de Iron Man en el pecho; se supone que el poder es de regeneración, pero luego resulta que también proporciona agilidad y fuerza sin igual, de hecho llegan a un nivel que rivalizan con las numerosas armaduras automatizadas de Iron Man. De esta forma llegamos a otro fallo de la película: el final es espectacular, pero se empeña tanto en serlo que termina pasándose de rosca.

Shane Black maneja muy bien las escenas de acción, sobre todo en el colosal enfrentamiento final en la plataforma petrolífera. El problema es que es difícil hoy día, con tanta película centrada en obtener lo más grande e impresionante, conseguir una y otra vez el efecto asombro. Aquí estamos cerca de tener un clímax memorable si no fuera porque fuerzan la acción por encima del guion. Las armaduras automatizadas son una cagada. Toda la película llorando porque se ha quedado sin armadura, liándola parda para arreglarla, y resulta que tiene un montón en reserva (cincuenta o más, se ve que son baratas). Y peor aún, una vez finalizado el conflicto las destruye porque sí en vez de guardarlas por si acaso o cederlas a otros, como a SHIELD. Una cosa es superar tus demonios internos, otra ser imbécil. Está claro que la aparición de tanto traje se debe únicamente a que querían meter algo espectacular sí o sí, y luego son un incordio para cualquier otro capítulo que quieran hacer, porque claro, con ellas Tony es virtualmente indestructible, pues no han podido con él ni siquiera esos tipos tan poderosos. Así pues, toca reset forzado. El otro patinazo es la caída y resurrección de Pepper, un intento de meter drama que de forzado y a la vez predecible no funciona, porque también se ven obligados a volver al statu quo, y esto lo hacen tan mal que la trampa argumental sienta fatal, sabe a engaño cutre: le quitan los poderes en una frase que suelta Tony de pasada en el epílogo.

Esta es la tónica de toda la película. Los errores ensombrecen a las numerosas virtudes, es constante la sensación de que con pocas mejoras podría haber sido bastante buena. La decepción se agrava porque parece un retroceso tras la brillante Los Vengadores. Por suerte parece ser un bache puntual, porque Capitán América: El soldado de invierno devolvió con creces las esperanzas a los fans.

PD1: ¿Por qué rompe Tony el teléfono del periodista? No tiene sentido, porque ha respondido a su pregunta.
PD2: Qué conveniente que en el ataque a la casa el traje no funcione hasta el último momento, pero bueno, se puede perdonar porque así se lanza el argumento.

* * * * * * * * *

Serie Los Vengadores:
Iron Man (2008)
Iron Man 2 (2010)
Thor (2011).
Capitán América: El primer Vengador (2011)
Los Vengadores (2012)
-> Iron Man 3 (2013)
Thor: El mundo oscuro (2013)
Capitán América: El Soldado de Invierno (2014)
Guardianes de la galaxia (2014)
Los Vengadores: La era de Ultrón (2015)
Ant-Man (2015)
Capitán América: Guerra Civil (2016)
Doctor Strange (2016)
Guardianes de la galaxia Vol. 2 (2017)
Spider-Man: Homecoming (2017)
Thor: Ragnarok (2017)
Black Panther (2018)
Los Vengadores: La guerra del infinito (2018)
Ant-Man y la Avispa (2018)
Capitana Marvel (2019)
Los Vengadores 4 (2019)
Spider-Man 2 (2019)
Guardianes de la galaxia Vol. 3 (2020)

El truco final (El Prestigio)

The Prestige, 2006, EE.UU.
Género: Drama, suspense.
Duración: 128 min.
Dirección: Christopher Nolan.
Guion: Christopher Nolan, Jonathan Nolan, Christopher Priest (novela).
Actores: Hugh Jackman, Christian Bale, Michael Caine, Scarlett Johansson, Piper Perabo, Andy Serkis, David Bowie, Rebecca Hall.
Música: David Julyan.

Valoración:
Lo mejor: Ambientación, actores, y sobre todo la magnífica labor de Christopher Nolan en guion y dirección: el uso de la narración no lineal, el manejo del tiempo, el ritmo que imprime, el partido que saca de los personajes, el interés constante y lleno de grandes momentos y sorpresas…
Lo peor: Que al final se empeñe en explicarlo todo al detalle, quitándole muchísimo interés al eliminar la posibilidad de que salgas del cine lleno de dudas, ideas y ganas de verla otra y otra vez.
Mejores momentos: Angier viendo a la familia de Borden. Borden interrumpiendo la función de Angier. La aparición de Tesla. El gato y los sombreros. Angier introduciéndose en la máquina. Borden intentando sacar a Angier del tanque.
La pregunta: ¿Pero a qué juegan los traductores con los títulos de algunas películas?
La frase:
-Sarah: No más mentiras, no más secretos.
-Borden: Los secretos son mi vida.

* * * * * * * * *

Christopher Nolan es uno de los autores más dotados del momento, un director que, aunque no tiene un sello muy característico más allá de sus siempre perfectos juegos con las líneas temporales, es un artista impecable desde el guion a la dirección, capaz de exprimir al máximo los personajes y de sacar todo el partido posible a la narración. Gracias a él productos menores como Insomnia son altamente entretenidos, cintas como Batman Begins derrochan carisma, y el experimento de Memento dio como resultado una de las películas más destacables, atípicas y difíciles del cine moderno.

Si El Prestigio hubiera estado en manos de autores del montón probablemente se habría quedado en una producción superficial de trucos y engaños, de giros rebuscados y trampas argumentales. Pero el guion que Christopher Nolan ha escrito junto a su hermano basándose en la novela de Christopher Priest (de la que dicen que es muy buena y original, y la película desde luego es buen indicativo de ello) va mucho más allá de un simple y lineal retrato del mundo de los magos, construyendo un magnífico relato sobre el enfrentamiento de dos grandes genios de la magia a lo largo de sus vidas a través de una aventura que profundiza con detallismo en el alma de los protagonistas, reflejando con ellos las virtudes y miserias del ser humano de forma loable: la ambición, la corrupción, el amor, el odio, la ética…

Además tenemos el sublime formato no lineal que le han otorgado el relato, enriqueciendo de manera singular el desarrollo de los acontecimientos y el clima de intriga. Asistimos a una historia llena de misterios y sorpresas notables que el espectador debe ir resolviendo a medida que las distintas líneas narrativas convergen, divergen o danzan entrelazadas mientras forman el espléndido mosaico de personajes enfrentados, ambiciones, espectáculos de ilusionismo, investigaciones… A la hora de dirigir esta trama de notable complejidad estructural Nolan no ha cometido ni un fallo (si exceptuamos el final), ofreciendo una película de ritmo inmejorable, con un sentido del tiempo y del espacio exquisito, genial teniendo en cuenta la dificultad de mostrar la evolución de los personajes junto al suspense de las intrigas de forma coherente y que resulte atractiva e impactante para el espectador: en todo instante se sabe en qué momento y lugar de la vida de cada carácter estamos.

Debo reincidir en que la evolución de caracteres, aparte de modélica destaca porque no se ve perjudicada por la peculiar estructura narrativa. La presentación y maduración de los personajes están expuestas con asombrosa habilidad, siendo especialmente eficaz en los cambios en la moralidad de Angier (genial su gradual caída en la desesperación y la pérdida de la ética), pero a la vez nada descuidada en la constante ambigüedad y decadencia de Borden. No se olvida tampoco de los secundarios que se ven envueltos en el tortuoso enfrentamiento, con el correcto mentor de los magos, el preocupado y amistoso ingeniero Cutter, la delicada esposa Sarah… aunque la ayudante Olivia se presenta algo descuidada, quizá por la falta de carisma en la interpretación de Scarlett Johansson.

Como viene siendo habitual, Nolan se rodea de un reparto de grandes nombres, que salvo la insípida recién mencionada Johansson (hablando claro está de la interpretación, porque la chica es muy bella) no decepcionan, con la ligera excepción de que personalmente el gran Michael Caine, tras el papelón en Batman Begins, aquí no me resulta tan memorable (lo que no significa que no esté perfecto). Christian Bale resulta como siempre una presencia imponente, y su actuación está a la altura de su personaje, el genio oscuro y ambicioso. Hugh Jackman tiene entre manos un carácter en principio más racional y sentimental, pero más adelante desesperado y amoral, y plasma su evolución con todo detalle; mención especial para el momento en que lee las últimas páginas del diario de Borden. Los papeles secundarios, exceptuando a Johansson, recaen en actores menos conocidos, pero están a la altura de las circunstancias, especialmente Rebecca Hall y Piper Perabo, más expresivas que su compatriota famosa, o David Bowie, encarnando con comedimiento a un enigmático Tesla.

La ambientación del siglo XIX es correcta, generalmente limitada a los escenarios cerrados de los teatros, evitando así alardes innecesarios en un relato cuyo fuerte es la forma y el contenido, no el aspecto externo, que de todas formas ni mucho menos ha sido descuidado: vestuario de primer nivel, efectos sonoros y especiales bien empleados y sobre todo un atrezo rico en detalles. Como es habitual en Nolan (al menos hasta sus Batman), la música no es un factor primordial del que ostentar y abusar, sino un complemento sutil puesto al servicio de la narración. Así, la partitura de David Julyan proporciona el suspense y dramatismo necesario, su presencia no llama la atención indebidamente; su audición en disco es pues, aburrida, pero su fusión con las imágenes, perfecta.

Un pero tiene El Prestigio, un pero demasiado grave y que ensucia de forma innecesaria y evitable una producción excepcional y sorprendente. A lo largo del relato Nolan va soltando pistas más que evidentes (demasiado en algunas ocasiones) sobre los misterios principales (los resultados de la máquina o los trucos de Borden) que cualquier espectador que preste algo de atención y disfrute del cine inteligente irá enlazando, o quizá simplemente sospechando, de manera que se van atando cabos y antes de la resolución de la historia es posible desglosar y comprender cada truco narrativo y argumental (que además, en ninguna ocasión defraudan y encajan a la perfección en la historia). Si un espectador no es tan despierto como para enterarse de todo, no importa, no siempre captamos todo a la primera, y así podemos disfrutar de otros visionados. Pero la tendencia del cine (al menos del que viene de Hollywood) desde hace cinco o diez años se inclina por no dejar nada a la inteligencia del espectador, como si fuera una urgencia ineludible expresar cada idea de la forma más simple, dando como resultado que cada vez hay menos producciones que no recurren a lo fácil (tópicos, tanto visuales como argumentales), e incluso cuando alguna producción demuestra algo más de decencia e inteligencia, esta termina estropeándose al explicar todo con detalle antes de finalizar la proyección, dejando sin preguntas e inquietudes al público (hay excepciones, como la saga Matrix).

El Prestigio es una película especialmente inteligente, de las que ofrecen la posibilidad de volver a verla con atención extra y ser analizada desde múltiples ángulos, y por eso mismo resulta molesto que en el final se recurra a la típica escena en la que los dos protagonistas se encuentran cara a cara y desvelan toda respuesta y misterio. Pero resulta aún más doloroso que un director de tanta calidad como Nolan, un autor que demostró con Memento que aún existe el cine que hace que te exprimas las neuronas (incluso con la posibilidad de que no obtengas respuestas claras), caiga tan bajo como para desvelar todo, absolutamente todo, en dicha conversación, añadiendo incluso flashbacks que no dejan resquicio alguno donde usar la imaginación. Me pregunto si ha sido por presión de la productora o por decisión propia, y prefiero inclinarme por la primera opción.

Sin ese final, sin ese estropicio cometido negligentemente en pro de la cada vez más lamentable idea de que el público es idiota, El Prestigio hubiera sido una película inolvidable, pero se queda, que no es poco, en un visionado imprescindible.