El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Richard Dreyfuss

Encuentros en la tercera fase


Close Encounters of the Third Kind, 1977, EE.UU.
Género: Ciencia-ficción.
Duración: 132 min. (cines), 135 min. (Especial Edition), 137 min. (Director’s Cut).
Dirección: Steven Spielberg.
Guion: Steven Spielberg.
Actores: Richard Dreyfuss, François Truffaut, Melinda Dillon, Bob Balaban, Teri Garr.
Música: John Williams.

Valoración:
Lo mejor: Buena puesta en escena.
Lo peor: Caótica y artificial pero vacía, lenta cuando no pesada. Incomprensiblemente sobrevalorada.
Versiones: Hay tres versiones en las que al parecer cambia un poco el tono dramático y humorístico de la locura de Roy y los líos con su familia. La de cines, la edición especial (donde destaca que se ve a Roy entrar en la nave), y la Director’s Cut. Unos prefieren la original, otros la versión final del director. En movie-censorship las analizan más a fondo.

* * * * * * * * *

Con el cuarenta aniversario y su llegada remasterizada en 4k, incluyendo reestreno en algunos cines, se está volviendo a hablar de una película de la que en realidad nunca se dejó de hablar, pues fue un fenómeno bastante notable en su estreno y desde entonces se ha mantenido muy viva como obra de culto. Pero yo nunca he entendido esa fascinación. Crecí en los ochenta fascinado con el mejor Steven Spielberg, el de E.T. e Indiana Jones, más otras grandes sagas que marcaron una época, como La guerra de las galaxias o Regreso al futuro. Pero Encuentros en la tercera fase nunca me dijo nada. Recuperada ahora como adulto sigue dejándome igual de frío, y como ahora puedo entender en qué falla, por extensión también me sorprende ese estatus tan alto que mantiene. Lo que veo es una cinta plomiza en ritmo, con un argumento sin dirección clara, muy poca sustancia y que además abusa del sensacionalismo, y unos personajes poco o nada llamativos.

Me he quejado, en sus respectivas críticas, de que el Spielberg contemporáneo, el de Caballo de batalla, Lincoln y El puente de los espías, es muy dado a remarcar e incluso forzar emociones, a tirar de dramón barato y maniqueísmo para taladrar al espectador (y a la academia de los Óscar, pues se nota mucho que estos últimos años gritaba por premios) una emoción determinada, mientras que en los setenta, ochenta y noventa su estilo era mucho más natural, la magia emergía de una buena historia, unos buenos protagonistas y situaciones originales y con gran fuerza. Pero en Encuentros en la tercera fase (que además escribió él, al no encontrar un guion que lo satisfaciera) ya mostraba a lo grande ese amor por el artificio, por la construcción obvia de planos y escenas. El prólogo es buena muestra de ello, con tanto secretismo e intriga forzados (qué conveniente la tormenta de polvo), musiquita insistente, palabras crípticas y planos demasiado evidentes (esos trávelings hacia las caras de asombro), todo para realzar un truco argumental barato: proponer algo insólito para tratar de atrapar la imaginación del espectador.

Avanzando en la proyección se ve pronto que ese prólogo, con los aviones de la Segunda Guerra Mundial apareciendo intactos en el presente, ha sido simplemente eso, un truco, uno del que además abusa, pues vuelve a él con esos indios embelesados (¿ante qué?) y el barco en Gobi (otro desierto y otro vehículo antiguo, qué ingenioso). Porque, ¿sirven estos enredos para dar sentido a la trama y desarrollar el viaje de los protagonistas? Ni por asomo. Una vez presentada la historia OVNI queda claro que secuestran o abducen gente, siendo esto lo único que tiene relevancia en sus aventuras; las apariciones supuestamente sobrecogedoras de vehículos en sitios raros (a lo que hay que añadir la larga escena de los controladores aéreos) son adornos, y viendo el metraje excesivo y los bajones de ritmo que suponen, evidentemente innecesarios y malogrados.

Me temo que entrando en materia no se ve un horizonte muy sugerente, ni en complejidad, ni en profundidad, ni en el factor asombro o magia, como para justificar precisamente el asombro que despertó la película. Es demasiado larga y dispersa para lo poco que llega a mostrar, y también poco emocionante. La mitología OVNI se queda en su mínima expresión y no aporta ninguna novedad a los relatos típicos. Un encuentro en la carretera, una abducción ruidosa en una casa, y el contacto definitivo. Las dos primeras están bien trabajadas, y en la época, más con la fiebre de los platillos voladores aún dando coletazos, puedo entender que funcionaran. Pero es que no hay nada más. El suspense de quiénes son, qué hacen aquí, qué quieren de los humanos y qué pasará con los protagonistas se va diluyendo con rapidez porque ni la trama ni sus arcos personales se terminan de dirigir hacia algo determinado. Todo el misterio central se basa en el personaje principal, Roy, haciendo montañitas. Cada cual se lleva largos y aburridos minutos, en especial cuando se empeña en meter tierra por la cocina, que es la simple y repetitiva forma que tiene Spielberg de remarcar que ha quedado un poco tocado y es incomprendido por los demás.

De hecho, aparte de la locura irracional, ¿qué mueve a Roy? Lo suyo sería hablar de cómo el encontrarse con los alienígenas lo ha despertado de su vida monótona y aburrida, y cómo anhela nuevas experiencias y buscarlos para encontrar respuestas. Pero no nos llega a contar nada con esta figura tan superficial e intrascendente, no digamos ya con los secundarios, que entran y salen del relato sin motivos claros. Sólo hay una ocasión en que Roy intenta (con otros afectados) algo más concreto, hablar con el gobierno. Es una escena necesaria dado el tema tratado, pero Spielberg parece cumplir con ella con desgana para luego centrarse en la incomprensible locura de Roy, prácticamente sin volver a hablar de otros implicados y de los movimientos del gobierno hasta el final, donde tampoco aporta nada jugoso.

El contacto con los extraterrestres sólo tiene una secuencia donde veamos a alguien trabajar en una investigación, y es bastante chapucera: la del francés exponiendo, ante una pequeña audiencia, que ha descubierto una melodía con la que quizá puedan comunicarse. Es tan vago todo que deja un montón de incógnitas. ¿Quién es este individuo y por qué manda tanto? ¿Qué han visto los indios, qué cantan, cómo ese tipo saca de ahí la pista para llegar a la melodía? ¿Cómo un aspecto clave de la trama se expone en una escena tan breve y tonta? Pero hay más… ¿Y ese otro tipo, el de los mapas, qué hace metido en todo? No sé si es un intento de incluir humor, pero menudo desastre de personajillo; al final incluso parece uno de los rangos más altos en la base militar donde preparan para el encuentro.

Aparte, el realizador también se entretiene demasiado en un drama familiar que reincide demasiado en unos pocos clichés anodinos, añadiendo más metraje inerte y la sensación de que no sabe en qué historia y género centrarse. En E.T. el lío familiar tenía relevancia clara y era muy emotivo. Aquí los niños cansan desde la primera aparición, la esposa es un maniquí, y después de tanto rollo, en el tercer acto se olvida por completo de ellos, como si no hubieran existido.

El desenlace es la mismísima definición de anticlímax. Llegamos a la montaña por fin, ya iba siendo hora, para que lo único que veamos sean más platillos volantes en un escenario propio de James Bond (o sea, muy común, sin originalidad ni sorpresas). ¿Y qué ocurre ahí? Nada de nada, salvo alguna incongruencia monumental, como la otra mujer, Jillian (esa que aparece de vez en cuando sin venir a cuento, como para cumplir con el tema de las abducciones), que no quiere acercarse porque no ve a su bebé ahí, cuando ha ido precisamente buscando a los alienígenas que se lo llevaron y estos se están acercando justamente ahora, o ese beso que se da con Roy, cuando no se ha mostrado ningún acercamiento romántico, amén de que significa confirmar que a Roy su familia le importa una mierda, con lo que queda un individuo bastante cabrón aparte de idiota.

Todo el eterno tramo final se resume en que los alienígenas y humanos se saludan y hacen un intercambio erasmus, que para colmo no se sabe de dónde sale, porque en este momento queda claro que el gobierno está improvisando la comunicación, o sea, que no se han pasado mensajes antes para poder concretar ese plan. Entre medio suena mucho la melodía, pero resulta ser otro artificio, musiquita facilona para encandilar al espectador, pues no llega a formar parte de ninguna sorpresa o conclusión. Pero está claro que la melodía funcionó y sigue funcionando, pues todo el mundo habla de ella pero no de que la película en realidad no cuenta nada ni en su ruidoso pero vacuo desenlace. Es que ni se llega a aclarar el título. ¿Qué es la tercera fase? ¿Y la primera y segunda? En algunos pósteres lo explican, pero durante la proyección no se puede ni dedudir: la primera fase es ver un OVNI, la segunda tener evidencia, la tercera realizar el contacto.

En resumen, Encuentros en la tercera fase es media hora de anexos sensacionalistas (los viajes por el mundo) irrelevantes en la trama, casi una hora del prota medio loco, sin garra ni dirección clara, media hora de viaje a la montaña, sin intriga ninguna, y media hora de final más que lento pesado de la nave aterrizando para que luego no pase nada interesante. Sí, toda la película se basa en ir a una montaña a ver aterrizar una nave. Se saludan y se acaba.

Tampoco se puede decir que deslumbre en su acabado. La labor de Spielberg es sólida pero muy tradicional, no sorprende nada. Los efectos especiales son correctos sin más, nada original o espectacular, lo único que hacen es ponerle luces a los platillos volantes de toda la vida, siendo esta también la única y pobre actualización al género. Los actores son competentes, pero los personajes son muy pobres y no tienen un recorrido llamativo, así que no conmueven. Ni la música de John Williams destaca más allá de las dichosas notas, es uno de sus trabajos menos interesantes, y aun así tiene una veneración como si fuera La guerra de las galaxias.

Para cintas de contactos con extraterrestres está la propia E.T., clásicos como Ultimátum a la Tierra (Robert Wise, 1951), o las más recientes Contact (Robert Zemeckis, 1997) y La llegada (Denis Villeneuve, 2016). Si es que hasta ¡Han llegado! (David Twohy, protagonizada por Charlie Sheen, 1996) es más estimulante que este bodrio.

Anuncios