El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos por Etiqueta: Steve Jablonsky

Transformers: El último caballero


Transformers: The Last Knight, 2017, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 149 min.
Dirección: Michael Bay.
Guion: Art Marcum, Matt Holloway, Ken Nolan, Akiva Godlsman.
Actores: Mark Wahlberg, Anthony Hopkins, Laura Haddock, Isabela Moner, Josh Duhamel, Santiago Cabrera, John Goodman, Ken Watanabe, Frank Welker, Peter Cullen, Jim Carter.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Parece que cada vez cogen actores más competentes.
Lo peor: El guion es incluso peor que en las anteriores. La puesta en escena muestra desgana. La parte del submarino, ridícula e infumable en una cinta ya de por sí penosa.

* * * * * * * * *

Las dos primeras entregas tuvieron su aquel porque eran locas y espectaculares, aunque el exceso de idioteces y los tics de Michael Bay lastraban más de la cuenta entretenimientos que podían haber salido mejor parados. La tercera pecó de repetir la fórmula otra vez y con la simple idea de maximizarlo todo, resultando una cinta demasiado irregular y larga, aunque en el tramo final la más asombrosa de todas. La cuarta era otra vez lo mismo, pero ya no tenía nada con lo que emocionar, no digamos impactar, y resultó soporífera. Esta quinta es más de lo mismo, pero el desgaste se agrava, y su visionado resulta incluso insoportable.

La taquilla por fin empieza a resentirse. Han hecho falta cinco películas clónicas y estúpidas para agotar a la masa de espectadores. Ha recaudado unos potentes 600 millones de dólares en todo el mundo… pero es que eso es la mitad que las anteriores. Pero por ahora no hay señal de que este aviso haya llegado a Michael Bay, que sigue anunciando muchas secuelas más: al menos tres están prácticamente confirmadas, incluyendo una centrada en Bumblebee. Eso sí, parece que empezará a relegar las labores de dirección. No sé qué opinar respecto a eso último: Bay era el mejor aliciente y a la vez un gran lastre… Pero el mayor problema siempre ha sido el guion, y dudo que cambien el estilo a estas alturas, como mucho quizá se atrevan por fin a contar cosas distintas, y ya veremos si es suficiente para recuperar al público.

El último caballero desde luego no aporta nada nuevo. Lo de meter al Rey Arturo es anecdótico, sólo sirve para canalizar la misma historia de siempre: robots malos vienen a destruir la Tierra porque les apetece y alguien guarda el secreto de un arma que los puede frenar. Un paria acaba metido en todo el meollo, una chica atractiva se ve arrastrada con él, tenemos unas pocas apariciones anecdóticas de militares y de algún secundario tonto, y todo se desarrolla con el caos y las subtramas irrelevantes de siempre que retrasan y enmarañan una trama simplísima, hasta el punto de que parece que estamos ante varias películas mal mezcladas y resumidas. Demasiada sobre explicación de las mismas cosas, demasiado intento de fingir investigación cuando no están haciendo nada llamativo (el mayor esfuerzo es registrar una habitación), transiciones entre escenarios malamente justificadas, decepticons que aparecen aleatoriamente para reforzar las escenas de acción de relleno, y agujeros de guion en cantidad (que ella aparezca con distinta ropa cada rato es lo de menos), a lo que hay que añadir el tono rancio de siempre: machismo cutre y mensajes anti-ciencia; al menos ya no hay ramalazos xenófobos.

La definición de los protagonistas sigue anclada en estereotipos, con mucho diálogo y chiste vulgar y esas subtramas absurdas que todavía Bay no se entera que debería ahorrarse. Se recupera levemente porque la chica, aparte de ser un clon de Megan Fox, esta vez es una mujer capaz, inteligente, y la actriz, Laura Haddock, muy competente. Pero claro, como es de esperar acaba en la aventura por casualidad y la conexión con la trama es una parida, sólo sirve para lucir cuerpo y correr. Eso sí, su contrapartida masculina igual. De nuevo tenemos a Mark Wahlberg como el paquete que no quiere ser un héroe pero acaba metido en todo y lo resuelve todo porque sí. Y el romance forzado entre ambos sorprende para mal a pesar del bajo nivel que ha mostrado la serie: la de chistes adolescentes y escenas estultas que tenemos que soportar. La cena en el submarino (y bueno, todo lo de alrededor) llega a un nivel alucinante.

El único esfuerzo que se notó en los últimos capítulos fue mejorar el nivel de los personajes secundarios, reduciendo los payasetes supuestamente cómicos y tratando de otorgarles más personalidad. La presencia de Anthony Hopkins, aunque sorprenda ver a semejante actor en esta mierda, es enriquecedora, y Bay le intenta dar todo el protagonismo que puede, aunque la mitad de las veces no pinte mucho más allá de ser un comodín para explicar las cosas. Hopkins se come la pantalla y saca buen partido de los únicos chistes y situaciones graciosetes de la cinta: la dinámica absurda con su empleado robótico, a quien le pone voz el estirado jefe de mayordomos de Downton Abbey, Jim Carter, lo que es un gran chiste en sí mismo. Pero, como siempre, Bay lo estira tanto que termina agotando. También mantiene a unos pocos robots con el suficiente carisma como para que puedas acordarte de ellos (intenta citar alguno de los primeros capítulos aparte de los tres protagonistas…), el veterano guerrillero Hound (John Goodman) y el ninja (Ken Watanabe), a los que se suman otros pocos que cumplen en su cometido de pulular por el fondo siendo medio identificables.

Pero esto no es suficiente, porque sigue pesando la sensación de que se desaprovechan otros muchos personajes que se presentaban cruciales en las tramas pero acaban siendo meros objetos de las mismas. Megatron y Optimus siempre han sido unos sosos de cuidado, lo que aquí se lleva al extremo, porque apenas tienen presencia y la justificación de sus motivaciones es lastimera. Después de cinco episodios seguimos sin conocer la personalidad del militar, Lennox (Josh Duhamel), que aparece porque sí de nuevo. Pero para incomprensible la reaparición del agente Simmons (John Turturro), que no estuvo en el anterior y aquí sólo suelta unos pocos intentos de chiste por teléfono. Aunque el peor de todos te da en la cara bien pronto: Merlín (Stanley Tucci) representado como un patán borracho puede acabar con la paciencia de cualquiera nada más empezar la película. Viendo el panorama, es de agradecer que la presencia de los caballeros de la mesa redonda sea tan breve.

En un mundo aparte está la adolescente. No sé por qué Bay no repitió con la hija del protagonista, encarnada por Nicola Peltz, pero, siguiendo la escala decreciente de edad, esta vez es incluso menor: Isabela Moner tendría quince años durante el rodaje. En la historia pinta menos que todos los demás, pero ahí está, metida en casi todo sin venir a cuento, luciendo palmito. Aunque es justo decir que como actriz muestra maneras, es obvio que no está aquí por sus dotes interpretativas, sino para enganchar a la generación más joven; el robot infantil que la acompaña es buena prueba de ello.

En cuanto a la puesta en escena, a la falta de novedades también se le añade la sensación de cansancio, de que Michael Bay va con el piloto automático puesto. Los efectos especiales dan la talla, hay unas cuantas buenas explosiones, ofrece espectaculares panorámicas… pero en general la dirección se muestra ahogada en unos pocos recursos muy básicos y en una asombrosa falta de ambición. La fotografía tira de nuevo de la penosa regla del naranja, eso de saturar la imagen al verde y al naranja, colores cálidos que se supone resultan agradables y engañan al espectador con que está viendo algo bonito cuando es un efecto barato. Pero sobre todo abusa del movimiento constante con objetos de por medio, para dar la sensación de ritmo y de profundidad (sobre todo de cara al 3D), y del montaje rápido que potencie aún más el ritmo. Sin trabajo real detrás, sin planificar y componer escenas con un sentido global, sin pensar en que de un tráveling hacia la izquierda no podemos pasar de golpe a otro hacia la derecha, pues te deja descolocado, la narrativa resulta caótica, se hace cargante a los pocos minutos.

Y las secuencias de acción son todas iguales. Vale, en las anteriores no eran el colmo de la novedad, pues repetía con la destrucción de grandes ciudades, pero se trabajaba cada escenario a fondo, recorriendo calles y edificios de distinta manera, mostrando una guerra de grandes proporciones como pocos directores son capaces; de hecho en la tercera entrega dejó momentos memorables. Pero aquí apenas tenemos unas par de persecuciones en coche y unos monótonos escenarios bélicos, incluyendo el final, pues aunque sea en el aire, en plan un pedazo de tierra enorme arrancado como en Los Vengadores: La era de Ultrón, en su desarrollo no sorprende lo más mínimo. Las persecuciones van a cachos, parecen resúmenes en plan videoclip acelerado. Las batallas son tremendamente monótonas, un plano amplio del escenario y añadir las explosiones y efectos digitales de rigor, para luego pasar a los personajes y sus diálogos llenos de chistes primarios y explicaciones redundantes.

Como resultado, El último caballero es el peor episodio en una serie que ya agonizaba, un título de acción infame que trae lo peor de Michael Bay, un autor al que he defendido a veces por su capacidad de lograr grandes cintas de acción cuando tiene un guion de más calidad (La roca, Dolor y dinero). La película es mareante, pero a la vez no es capaz de impedir que el sopor te abrace pronto. He tenido que verla en dos partes para acabarla. Sí, seré un masoquista, pero qué queréis que os diga, me gusta la acción, la ciencia-ficción y la fantasía, y termino dándole una oportunidad a casi todo. La curiosidad me puede.

Serie Transformers:
Transformers (2007)
Transformers: La venganza de los caídos (2009)
Transformers: El lado osucro de la Luna (2011)
Transformers: La era de la extinción (2014)
-> Transformers: El último caballero (2017)

Anuncios

Deepwater Horizon (Marea negra)


Deepwater Horizon, 2016, EE.UU.
Género: Acción, drama.
Duración: 107 min.
Dirección: Peter Berg.
Guion: Matthew Michael Carnahan, Matthew Sand.
Actores: Mark Wahlberg, Kurt Russel, John Malkovich, Gina Rodríguez, James DuMont, Kate Hudson, Dylan O’Brien.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: El ritmo es algo intenso, sin bajones ni en las partes más expositivas.
Lo peor: No termina de arrancar nunca, esperas que llegue algo grande pero acaba sin dejar huella.
El título: La distribuidora le ha puesto Marea negra. Con la afición que suelen mostrar por los títulos en inglés, ¿qué tenían en contra de mantener el nombre de la plataforma? Es pegadizo y fácil. Y desde luego, la marea negra no es la protagonista de la película, sólo se menciona al final en texto en pantalla.

* * * * * * * * *

Tras deslumbrar en su presentación en la pantalla grande con Very Bad Things, Peter Berg no volvió a ofrecer nada tan original y redondo, decantándose por un cine más comercial donde no exprimía su potencial: El tesoro del Amazonas, Hancock, La sombra del reino y Battleship son bastante olvidables. Pero en su siguiente obra personal retornó ese realizador habilidoso y comprometido: El último superviviente. Su guion no es complejo ni profundo, pero es que tampoco se requería, así que cumple de sobras; ni tampoco se veía algo esperable en una obra hollywoodiense sobre el ejército: el patriotismo aparece en su justa medida. Pero en lo visual resultó un ejercicio narrativo impresionante, regalándonos una de acción bélica memorable.

Su siguiente largometraje, Deepwater Horizon, llegaba con unos avances bastante espectaculares. ¿Tendríamos al Berg comercial o al inspirado? Pues me temo que se inclina por lo primero. A pesar de que el argumento amaga con mostrar un drama serio y de grandes pretensiones y calado, tanto el guionista Matthew Michael Carnahan (con el que colaboró también en La sombra del reino) como el propio director parecen empeñados constantemente en limitar sus posibilidades, optando por a una de acción al uso. Me recuerda mucho a United 93: una historia real tratada con demasiada distancia y frialdad, soltando unos pocos datos y acción en fila a toda leche pero sin trabajarse lo más mínimo el espectro emocional ni tampoco el alcance, porque requería una complejidad que no parecen buscar.

Tenemos decenas de personajes en distintos puestos de la plataforma, el barco de los residuos, las agencias de emergencias… Pero sólo unos pocos van más allá de simples elementos de la trama, y no es que se haga un gran trabajo con ellos. El empresario villano, el jefe responsable y el héroe protagonista tienen un dibujo extremadamente superficial, y apenas tenemos secundarios dignos de mención: la mujer del prota, el currante simpático y otros trabajadores con mucha presencia carecen de personalidad, aparecen en muchas escenas pero sin dejar huella alguna. No puedes formar un drama coral sin darle entidad y una historia a cada protagonista. Así, la cinta va avanzando saltando constantemente entre grupos de trabajo, pero sin que llegue a narrar ninguna odisea personal concreta. Llega el accidente, corretean y se salvan o mueren, no hay más. Demasiada anécdota, frase chorra suelta (“He dejado el café”), y poca, o más bien ninguna, concreción y profundidad, y por extensión, muy poca o ninguna conexión emocional. La trama más o menos igual. Parece que iban a poner algo de esfuerzo en explicar cómo funciona la plataforma, pero se limitan a cuatro datos vagos que describen el accidente, sin llegar a transmitir una idea clara del trabajo y el ambiente en general. Por supuesto, en este panorama no esperes un gran retrato del entorno y un análisis crítico de los hechos. Cumplen mostrando un par de escenas del empresario ambicioso contra el jefe prudente, y ya está.

Pero la narrativa es también veloz y algo enérgica, con lo que, aunque no se ahonde en nada al menos te dejas llevar. Y la acción, aunque tarda en aparecer y no destaca especialmente, mantiene un nivel de intensidad constante y Berg no se pierde entre los varios los frentes abiertos, siempre sabes dónde estás y siempre hay algo movidito a lo que atender. Además Mark Walhberg desprende una simpatía contagiosa en todas sus películas, con lo que incluso con su esquemático personaje te engancha.

Así pues, esto no está en la onda de El coloso en llamas, una de catástrofes que combinaba el drama serio con la acción aparatosa logrando un por lo visto inigualable referente para el género. Pero si haces la vista gorda a todo su potencial ignorado queda un entretenimiento sin pretensiones e inofensivo con el que pasar el rato.

El estreno casi se junta con el nuevo proyecto del realizador, Patriots Day (Día de patriotas), que tendría una postproducción mucho más corta. Por los avances, tiene pinta de ser el mismo estilo de película, y esta vez también promete un tono patriota claro.

Transformers: La era de la extinción


Transformers: Age of Extinction, 2014, EE.UU.
Género: Acción, fantasía.
Duración: 165 min.
Dirección: Michael Bay.
Guion: Ehren Kruger.
Actores: Mark Wahlberg, Nicola Peltz, Jack Reynor, Stanley Tucci, Kelsey Grammer, Titus Welliver, Sophia Myles.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Elimina o pule algunos errores de la saga (las subtramas irrelevantes alargadas hasta el infinito).
Lo peor: Pero estira el resto de elementos hasta resultar repetitiva, insustancial y muy aburrida.

* * * * * * * * *

La fórmula no podía estar más gastada, y eso que evita algunos de los peores fallos de las dos entregas anteriores. Las subtramas con exceso de humor inmaduro que no tienen relación con las líneas principales se han eliminado. Ya no tenemos las largas y cansinas tontadas tipo el viaje universitario o la búsqueda de trabajo de Sam Witwicky; recordad cómo se fue de madre esta última. Pero eso implica rellenar el metraje que ocupaban estirando lo demás, porque Michael Bay sigue empeñado en llegar a las dos horas y cuarenta minutos. Además cabría esperar que con actores nuevos el relato fuera más atractivo y novedoso, pero el hechizo dura poco, porque los personajes son prácticamente los mismos. Y en la trama Bay y el guionista Ehren Kruger ponen cero esfuerzo. Tenemos otra vez el grupo de invasores, el gobierno molestando más que ayudando y los héroes casuales salvando el planeta, todo siguiendo los mismos pasos de siempre: corretear en busca del objeto de rigor (maletín, anillo, arma, sustancia… el que toque) para salvar el mundo mientras los robots se hostian alrededor.

La línea principal es la del ciudadano del montón, torpe y tontorrón (Mark Wahlberg), acompañado de la chica (en este caso su hija) que será la mujer florero (más barely legal que nunca: 18 añitos tenía Nicola Peltz durante el rodaje) y algún otro guaperas para meter más carne (el novio que pretende ser simpático pero resulta intrascendente), quienes se verán cómo no metidos en el entuerto, de hecho hagan lo que hagan siempre les cae un robot encima, y terminarán siendo los héroes de la función. Por otro lado está la sección del empresario ambicioso (Stanley Tucci) que por sus pecados pondrá a la humanidad en bandeja para la invasión de los robots malvados. Como para intentar diferenciarlo algo de los villanos previos (es igualito al de Transformers 3), en el tramo final se vuelve bueno, pero no cuela, porque el cambio es tan brusco que resulta incongruente: de malvado capitalista a secundario cómico estúpido en un abrir y cerrar de ojos. También va acompañado de un par de mujeres metidas con calzador: ¿qué aportan Sophia Myles y Bingbing Li a la trama? Y finalmente está el plan enemigo, que no es otro que ser malo porque sí. En este caso hay dos frentes, la conspiración del gobierno (la facción dirigida por un tirano –Kelsey Grammer– que quiere imponer su propio orden mundial) y el robot invasor alienígena de turno. Este último como figura enemiga tiene algo de fuerza, pero en motivaciones anda tan seco como los anteriores: matar y conquistar porque puede. Megatrón está en segundo plano, algo que se agradece porque está muy exprimido, pero me temo que al final renace para prometer aburrirnos en otra secuela.

Las tres líneas tardan muchísimo en unirse, demasiado, y cuando lo hacen no es que la película adquiera un nuevo nivel de trascendencia o mísero interés, porque todo se mantiene igual. El tono como cabía esperar es el habitual de Bay: mensajes conservadores (penoso el discurso anticientífico), vicios infectos (machismo, patriotismo, xenofobia -atención al chino del ascensor: cómo no sabe artes marciales-), mucho colorido (con predilección por el naranja), explosiones exageradas, coches deportivos, destrucción por doquier… La narración es una sucesión de piezas de acción alternadas con una paupérrima exposición de personajes y tramas. Cuánto metraje para decir cosas tan obvias, cuánto tarda en lanzar el grueso de la trama y hacer avanzar el conflicto y la evolución de personajes. Vamos, en eso tampoco sorprende. El problema es que como espectáculo palomitero no cumple. Es imposible causar la misma impresión que en las dos primeras entregas si no pone el esfuerzo por aportar algo más que puso en la tercera, donde las escenas de acción eran inconmensurables y aunque no bastaran para salvar la cinta al menos ofrecían algo de entretenimiento. Aquí Bay anda muy desgastado, acomodado a la rutina. Por mucho que los efectos especiales y sonoros sean impecables ninguna de las secuencias importantes aporta algo nuevo, ninguna resulta impactante porque ya hemos visto exactamente lo mismo en numerosas ocasiones: robots enormes dándose puñetazos, persecuciones a tiros, guerra en ciudades, edificios rompiéndose, naves sobre rascacielos… Ningún escenario es original, la trama no aporta una base desde donde ofrecer algo novedoso, y ahora más que nunca los humanos son un pegote injustificado en plena batalla. Lo único digno de mención es la estancia en la nave, que ofrece una atmósfera algo distintiva; pero como siempre, el guion lo hecha a perder con su vena cómica infantil.

Además se repiten otros errores previos. Cansa ver que Optimus esté en todo momento al borde de la muerte, hecho pedazos, y siempre encuentre energías nuevas para levantarse y derrotar al enemigo en el último momento. Nunca han logrado con él el gran personaje que los fans esperaban, pero aquí queda muy relegado a objeto de la trama. De hecho hay un par de instantes de vergüenza ajena: cuando de camión destrozado se transforma y cura por arte de magia, o cuando después de tanta batalla sale volando sin más. Por el lado contrario puedo decir que al menos este capítulo tiene secundarios robots con algo más de presencia y atractivo. Los personajillos tontos han desaparecido (difícil olvidar a los gemelos macarras) y han sido sustituidos por figuras con algo más de carisma y gracia: el gordo militar y el samurái son tópicos andantes, pero valen como secundarios sencillos. El villano igual: quizá sus motivaciones no convenzan, pero algo de impresión si causa, más que el anodino Megatrón de entregas anteriores; el imponente diseño sin duda tiene algo que ver.

Es entendible que el público no le esté dando buenas notas… pero lo que falta ahora es que le den la espalda en la taquilla, que ha vuelto a recaudar más de mil millones de dólares. Mientras tenga éxito, por mucho que lloriquee luego la gente Bay seguirá con el mismo infame guionista y rodando con el mismo estilo y tics.

Serie Transformers:
Transformers (2007)
Transformers: La venganza de los caídos (2009)
Transformers: El lado osucro de la Luna (2011)
-> Transformers: La era de la extinción (2014)
Transformers: El último caballero (2017)

El único superviviente


Lone Survivor, 2013, EE.UU.
Género: Acción, bélico.
Duración: 121 min.
Dirección: Peter Berg.
Guion: Peter Berg, Marcus Luttrell y Patrick Robinson (novela).
Actores: Mark Wahlberg, Taylor Kitsch, Emile Hirsch, Eric Bana, Ben Foster, Ali Suliman, Alexander Ludwig, Jerry Ferrara.
Música: Explosions in the Sky, Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Dominio absoluto de la técnica (dirección, fotografía, montaje, sonido…) que ofrece escenas de acción incomparables.
Lo peor: Por las peculiaridades del género y el argumento no es un visionado que deje huella.

* * * * * * * * *

El único superviviente es la consagración de Peter Berg como director después de presentarse de forma muy prometedora con la macabra Very Bad Things y pasar a segundo plano dando muchos tumbos con producciones de escaso nivel. Friday Night Lights era aburrida y su puesta en escena excesiva y malograda, el tono simplón de Hancock y La sombra del reino no parecían señalar hacia el talento y la maduración sino hacia el acomodamiento, y finalmente Battleship, hecha como imitación a lo pobre de Michael Bay, apuntaba realmente bajo. Pero la aquí tratada recupera al realizador arriesgado y hábil que domina la narrativa sin vacilar lo más mínimo, deslumbrando con un aspecto visual realmente difícil de obtener sin la visión y técnica de la que hace gala.

La premisa, basada en hechos reales (en la novela del superviviente), es bastante básica: unos soldados destinados en Afganistán quedan incomunicados al abortar una misión y salen por patas porque una buena tropa de talibanes los persiguen a tiros. Solo uno sobrevivirá, y a duras penas. El guion como es esperable apuesta por lo sencillo y directo. Los personajes se definen tirando de alguna descripción trivial pero lo suficientemente sólida como para darles algo de profundidad, así como a través de los problemas que van surgiendo, donde se muestra bien cómo piensa y actúa cada uno. En este último estilo entra el dilema de si matar o no a los pastores que los descubren, donde discuten sobre las ramificaciones políticas y éticas de las acciones a tomar. Es un momento muy intenso donde se expone bien que en una guerra no siempre se pueden aplicar las normas a rajatabla, y donde se saca buen partido de los personajes, pues hasta entonces tenían cierto carisma pero esa escena los humaniza mucho antes de lanzar el grueso de la acción.

Antes de entrar en materia el ritmo es correcto aunque no haya un contenido especialmente llamativo. Los primeros pasos de la misión enganchan porque vamos conociendo cómo se ejecuta una tarea de ese tipo, y en los momentos de calma chicha se maneja bien la tensión. Pero a partir del punto de inflexión comienza la acción y Berg tiene claro que los pilares del relato son básicamente disparar y tratar de salvarse y por ello se esfuerza por sacarle el máximo partido a la puesta en escena. A partir de entonces la cinta resulta trepidante, sobrecogedora por momentos, pero no se basa en fuegos artificiales, sino que mantiene el foco en el tono bélico documental, resultando tanto espectacular como verosímil en la acción e intensa en el drama que viven los personajes. En todo momento se pueden ubicar los enemigos y los protagonistas, en qué situación se encuentran y qué heridas tiene cada uno: cada golpe, arañazo y balazo se ve con claridad y sabes quién se lo ha llevado. Carreras entre los árboles, caídas por barrancos (las hostias que se pegan te llegan a doler), tiroteos con estrategia, tiroteos a la desesperada… Te sumerges por completo en la odisea del grupo por salir con vida.

La luminosa fotografía con excelente uso de cámara en mano, el impecable montaje y los sobresalientes efectos sonoros (¿cuándo has escuchado silenciadores reales en una película?) son exprimidos por un Peter Berg inspirado, perfeccionista y paciente. ¿Cuánto costaría planificar, rodar y editar cada minuto de metraje? El resultado es excepcional, no se han visto escenas de acción bélica tan impresionantes, nítidas y verosímiles desde Black Hawk derribado (con la que por cierto guarda algunas semejanzas puntuales, como la escena del helicóptero abatido). Lo que se dice fallos o problemas no tiene ninguno, lo único que se puede señalar es que le falta algo para lograr ser una película que deje huella. Algún elemento que la hiciera distintiva dentro del género (tanto acción como bélico), una historia con más épica y pegada, y algo de trascendencia que permitiera recordarla más allá de ser un entretenimiento le hubiera venido bien, pero lo mismo ni lo buscaban, y además era muy difícil con un argumento de este tipo. Esto implica también que resulta un ejemplo notable de lo que debe ser un buen título de acción de ver y olvidar: el guion es sencillo pero no estúpido y visualmente resulta enormemente impactante sin tirar de acción hipertrofiada ni efectos digitales. Menos Transformers y más obras de este tipo, por favor.

Ahora bien, como producción de Hollywood es casi inevitable ver cierto tono patriótico, y no hubiera sorprendido tampoco que fuera un panfleto descarado. Hay algo de sensacionalismo barato, como esas muertes de los protagonistas reincidiendo en su heroicidad más de la cuenta (hasta resultar empalagoso en algún caso), y algo de exaltación patriótica, como eso de que sean los yanquis quienes salven al pueblo del avance talibán cuando en realidad no hubo tal batalla, pero nada llega a extremos que te hagan llevarte las manos a la cabeza. Se hubiera agradecido más neutralidad, pero sabiendo que es el retrato de unos héroes nacionales tampoco cabría esperar otra cosa.

Dolor y dinero


Pain and Gain, 2013, EE.UU.
Género: Acción, comedia.
Duración: 129 min.
Dirección: Michael Bay.
Guion: Christopher Markus, Stephen McFeely.
Actores: Mark Walhberg, Dwayne Johnson, Anthony Mackie, Tony Shalhoub, Ed Harris.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Guion excelente, lleno de escenas geniales rebosantes de locuras y humor. Personajes magníficos y actores muy competentes.
Lo peor: Que no haya tenido el éxito que merece.
Mejores momentos: La confusión de coche, la reunión vecinal, la motosierra, la parrilla, el juicio resumido a través de chistes enormes…

* * * * * * * * *

A pesar de su mala fama me parece indudable que Michael Bay tiene bastante talento como director de acción. El problema es que no termina de centrarse y dejarlo salir por completo, no es capaz de dejar atrás algunas limitaciones importantes. La principal y de la que derivan todos sus fallos y manías es que tiene una visión del mundo muy inmadura. Por ello elige guiones de escasa inteligencia y llenos de tonterías, y rueda ensalzando aspectos bastante criticables: clichés adolescentes, machismo, patriotismo exacerbado, grandilocuencia descontrolada… Así pare títulos tan irregulares como Transformers 3, máximo exponente de sus errores y aciertos: es terriblemente estúpida, pero cuando se centra en la acción logra algunas de las mejores escenas de la historia del género (la parte del edificio… sin palabras).

A mediados de su carrera se ve que intentó crecer con un par de producciones más serias: con Pearl Harbor emuló descaradamente el éxito de Titanic como drama emocional de grandes proporciones, y con La isla pretendió una de acción inteligente. Pero se estrelló estrepitosamente por culpa de los mismos puntos de vista y errores: asombrosamente ridículo fue el guion que aceptó para la primera, y la otra no ofreció nada llamativo. Desde entonces en vez de aprender algo se dedicó a potenciar esa vena más que juvenil inmadura, porque tristemente hay que admitir que su estilo y películas triunfan, fomentando así el círculo vicioso. Es decir, no va a replantearse nada mientras lo que haga se acepte en la taquilla, por mucho que luego lo pongamos a parir.

Viendo el panorama nada esperaba ya de él, pero de repente sorprende con Dolor y dinero, un título menor (no independiente, pero casi) de escasísimo presupuesto (20 millones, diez veces menos que en sus últimas producciones) que con un guion excelente y una puesta en escena que lo aprovecha muy bien debería abrir los ojos a cualquier detractor, pues aun siendo una comedia alocada demuestra que Bay puede rodar cine serio, es decir, inteligente y de calidad. Y digo debería porque no ha causado mucho impacto: a pesar de haber tenido buena distribución y publicidad no la ha visto casi nadie (85 millones de recaudación mundial), algo que no logro entender dado el tirón del director, capaz de triunfar con basuras como Dos policías rebeldes, mientras que la recepción crítica ha sido correcta pero no llamativa. Por ello me parece una película a reivindicar, una que creo ganará con el boca a boca y el tiempo. Pero me temo que si enlazo con lo dicho en el párrafo anterior aparece una mala lectura de todo esto: si con esta película que se sale de su onda no ha tenido éxito, se aferrará aún más a su tónica habitual… De hecho se rumorea un Dos policías rebeles III.

Los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely (ambos trabajan siempre juntos, teniendo títulos como la trilogía de Las Crónicas de Narnia, Capitán América o Thor 2) se basan en la historia real de un grupo de perdedores que, obsesionados con el sueño americano de triunfar, optan por agarrar ese sueño en vez de ganárselo: se plantean el secuestro de un tipo con dinero para extorsionarlo. Como patanes que son, todo les sale fatal, y se sumergen en una espiral de calamidades que los lleva directo al abismo, con asesinatos incluidos.

El delirio está garantizado en este trepidante, original y divertidísimo relato, alzándose como una de las mejores comedias gamberras que recuerdo desde Very Bad Things (aunque sin un humor negro tan excesivo). La gracia emerge de las situaciones absurdas, casi irreales a veces, de las meteduras de pata (cuando se equivocan de coche…), de las excentricidades y tics de los protagonistas (Victor y su palabrería incesante, Paul el buenazo…), de los excesos cometidos (Paul derrochando el dinero en droga)… Toda secuencia es un despiporre, y hay escenas descojonantes cada dos por tres. La policía sin creerse el relato de Victor, la devolución de la motosierra con restos de sangre, la reunión vecinal de seguridad, las paridas que le suelta Daniel a los niños que entrena… Llega un punto en que muy acertadamente nos recuerdan, mediante texto en pantalla, que estamos ante una historia real, consiguiendo realzar lo absurdo de los hechos mientras se logra otro chiste genial.

La narrativa es más que vivaz, es impresionante: de principio a fin es un no parar, con cada tramo bien medido en el tiempo y el ritmo, pues aunque se notan capítulos bien diferenciados (la presentación de personajes, la preparación del crimen, el desastre, las secuelas, la persecución del detective) todos duran lo necesario, se enlazan con habilidad y fluyen de maravilla. Bay saca lo mejor de sí con sus travellings constantes, su fotografía llena de colorido y los numerosos recursos de los que hace gala en las escenas más exigentes. Además capta a la primera el tono irreverente y casi auto paródico y lo aprovecha muy bien, formando un aura de fábula sobre el fracaso que potencia el tono lastimero pero humorístico de los acontecimientos. ¿Se ven algunos de sus cansinos tics?, os preguntaréis. Pues en cierta manera están ahí: las mujeres tienen un papel de mero objeto, la patria se ensalza bastante… Pero también forman parte de la parodia: la chica es tonta porque los protagonistas lo son también y no pueden aspirar a más, y como decía las señas clásicas de Estados Unidos son objeto de burla (hasta algunas cosas secundarias, como las reuniones sobre superación personal y empresarial, se ridiculizan sabiamente). Lo cierto es que sorprende que un tipo que hace un cine tan conservador tenga tanto sentido de autocrítica.

La descripción de los personajes es certera, cada uno tiene su forma de ser, sus manías y limitaciones, y los actores los interpretan muy bien. Mark Walbergh acierta de lleno a la hora de mostrar un tontaina ambicioso, y Dwayne Johnson sorprende enormemente (nunca mejor dicho) con su panoli perdido de la vida al principio y que evoluciona muy bien hacia la desesperación. Anthony Mackie tiene menos presencia pero está correcto. Tony Shalhoub y Ed Harris son valores seguros, y ambos están en su salsa: el primero puede dar rienda a su vena histriónica, pues el personajillo que tiene entre manos es repelente y consigue que dé grima y pena a la vez, y Harris como serio agente retirado flipando por el caso cumple de sobras.

Dolor y dinero es una de las mejores comedias de los últimos años, tan carismática y divertida que no entiendo cómo no ha pegado un pelotazo como el de otras locuras consideradas de culto, como Snatch, porque desde luego lo merecería. Y es la prueba de que Michael Bay, si elige bien el guión, puede hacer buen cine.

Battleship


Battleship, 2012, EE.UU.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Duración: 131 min.
Dirección: Peter Berg.
Guion: Jon Hoeber, Erich Hoeber.
Actores: Taylor Kitsch, Alexander Skarsgard, Rihanna, Brooklyn Decker, Liam Neeson.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Entretiene, que ya es mucho decir.
Lo peor: Es insultantemente estúpida. No resulta muy espectacular.

* * * * * * * * *

Battleship se puede describir como el enésimo recopilatorio hollywoodiense de porno intelectual para adolescentes yanquis: un poco de niñato en celo que quiere a la chica florero pero el papá se pone en medio hasta que el chico salva el mundo y entonces parece ser más maduro, un poco de vender el ejército o la marina estadounidenses con extra de patriotismo y mucha acción y efectos especiales sin importar la coherencia del guion (penoso que tras caer capitán y primer oficial el mando recaiga en un insignificante oficial de armamento). Así pues, asistimos a las mismas escenas de ligoteo de siempre (idiotas, infantiles, excesivas), al mismo onanismo con lo militar (amar un país violento les excita, parece ser) y a las escenas de acción de rigor aunque no vengan a cuento (no puede faltar la destrucción de ciudades metida con calzador) que hemos visto ya mil veces en numerosos títulos mejores o peores.

Battleship es tan limitada que sólo puede entretener si dejas el cerebro en casa y si te ríes de ella (viendo a un destructor derrapar o el súper rayo de comunicación del satélite no se puede hacer mucho más). Su guion hecho a base de trozos de otras películas, su aspecto de secuela de Transformers, sus personajes tan ridículos, los topicazos por doquier… Sabía que vería una aventura de efectos especiales con escaso contenido, pero joder, da para volver a plantear la cuestión de por qué un entretenimiento sin pretensiones tiene que ir de la mano con mediocridad y estupidez. Porque una cosa es hacer algo del estilo de Armaggedon, claramente conocedora de sus limitaciones y con cierta vena auto paródica, y otra hacer esta Battleship, donde la parodia es involuntaria.

Eso sí, volviendo a la comparativa con la saga Transformers, en una cosa sí gana al despropósito que fue su tercera entrega: su duración no se va de madre, la historia va al grano, con lo que se ve mucho mejor. Lástima sin embargo que no sea ni la mitad de espectacular en sus momentos de acción. Porque sí, después de tanto anuncio y tanto presupuesto Battleship no ofrece escenas de acción que impresionen y mucho menos que se recuerden tras terminar la proyección. Y me pregunto si la forma de dirigir la película, mezclando el estilo de Michael Bay con el de J. J. Abrams (reflejos, cámara en mano) viene impuesta por la productora para aferrarse aún más a líneas de éxito.

Supongo que no hace falta decir que, salvo que el género de chorradas taquilleras veraniegas te divierta, más te vale no acercarte a Battleship.

Transformers: El lado oscuro de la Luna


Transformers: Dark of the Moon , 2011, EE.UU.
Género: Acción, fantasía, comedia.
Duración: 157 min.
Dirección: Michael Bay.
Guion: Ehren Kruger.
Actores: Shia LaBeouf, Rosie Huntington-Whiteley, John Turturro, Frances McDormand, Tyrese Gibson, Patrick Dempsey, Kevin Dunn, John Malkovich, Julie White, Alan Tudyk, Ken Jeong.
Música: Steve Jablonsky.

Valoración:
Lo mejor: Los efectos especiales y sonoros y el provecho que el director saca de los mismos en el impresionante tramo final gracias a una puesta en escena magnífica.
Lo peor: El infame guion, lleno de morralla, estulticia, subtramas fallidas e inconexas, mensajes maniqueos…
Mejores momentos: El salto desde el helicóptero. El ataque del robot gigante al edificio, que culmina con la caída de los protagonistas por la fachada.
El plano: La chica a cámara lenta, con la guerra al fondo.
La pregunta: ¿Sois conscientes de lo jodidamente insoportable que podría haber resultado el protagonista (Sam) de no ser interpretado por un actor carismático y resultón?

* * * * * * * * *

Por lo que veo en internet, mucha gente quedó desencantada con Transformers: La venganza de los caídos, de hecho se considera una pésima película comparada con Transformers, que fue bastante bien aceptada (muchísimo dentro del género de taquillazo de acción sin más pretensiones que entretener). La verdad es que en líneas generales no veo diferencia cualitativa entre ambas, aunque sí es cierto que el humor inmaduro abunda más en el segundo episodio. Sea como sea, la tercera parte se ha esperado con intriga: ¿remontaría y daría un final digno a la trilogía o seguiría por el mal camino? La respuesta del público está bastante polarizada, y se entiende, pues aquí se magnifica todo aún más, tanto lo bueno como lo malo, hasta el punto de que parecen dos películas mal mezcladas.

Se podría aceptar que como introducción a la trama nos muestren al protagonista, Sam, adaptándose a una nueva etapa de su vida, pues es algo básico y casi ineludible en el cine (y la literatura, el teatro…) mostrar evolución en el personaje, moverlo del punto A al B, que viva conflictos en los que madurará, etc. Pero lo que aquí encontramos es peor que la parte de la universidad de la segunda entrega. No es de recibo que esta sección ocupe la mitad de un metraje de dos horas y media, y menos teniendo tan poca relación con el argumento principal. Este proceso largo y sin rumbo se convierte pues en la primera subpelícula, que resulta una insoportable y cutre comedia de adolescentes sobre un pringado que fue héroe y se aferra a eso como si no tuviera más en su vida y que intenta encontrar empleo, porque claro, un hombre no puede ganar menos que su novia.

Si el argumento de este tramo es penoso, no lo es menos su desarrollo, todo a trompicones, perdiéndose en subtramas irrelevantes y saltando entre escenas que poco o nada pegan entre sí. Las apariciones de los padres se han reducido, pero siguen resultando ridículos y cargantes. No resulta creíble que tal paquete de niñato tenga semejantes novias, pero ya sabemos que las películas estas son los sueños onanistas de Michael Bay, y se acepta; y como opinión masculina, Rosie Huntington-Whiteley es fea de narices (nunca mejor dicho), por mucho que tenga buen culo. Además, como lo fue Megan Fox, es una mujer florero, puesta ahí para lucir y como excusa para que el protagonista haga cosas de machotes. La búsqueda de empleo se salda con un montón de entrevistas que pretenden ser humorísticas, y cuando lo encuentra se tira allí minutos y minutos sin hacer nada relacionado mínimamente con la historia de los robots. Y hablando de perder el tiempo, aquí nos topamos con el personaje de John Malkovich, el más descolocado y sobrante que he visto en toda mi vida en una película; y lo peor, en principio es un jefe maniático y pesado, pero más adelante, tras pensar que por fin ha dejado de salir, reaparece convertido por arte de magia en un tontaina.

Esta subpelícula resulta extremadamente difícil de digerir, pues como comedia de adolescentes es inmadura y estúpida hasta provocar vergüenza, pero sobre todo porque carece de sentido y no lleva a nada tangible: pasan cosas porque sí, una chorrada detrás de otra. Burdas rivalidades y celos con el aburrido empleador de la novia, conflicto familiar delirante, amigos mini-robots que se transforman en chistes (al menos nos hemos librado de los gemelos raperos), lucimientos de cuerpos femeninos y coches de lujo sin venir a cuento, problemas laborales que rozan el surrealismo… En todo este galimatías infumable que se come más de una hora (más o menos lo que duran muchas obras maestras) se salvan unos cuantos chistes, eso sí, infantiles, primarios.

El hilo central, lo de la nave oculta en la Luna cuya existencia fue mantenida en secreto por el gobierno de Estados Unidos, no es por definición complejo ni difícil de exponer, pero como el guionista es un patán necesita un montón de metraje para hacerlo, y en el proceso termina repitiendo información, añadiendo sandeces innecesarias y en definitiva enmarañando todo torpemente. El propio prólogo es buena muestra de ello: ¿tantos minutos y tanto enredo para decir tan poco? Durante la primera subpelícula aparecen algunos retazos de dicha trama (vagos, dispersos… y aun así redundantes), siendo lo más destacable la inclusión de otro personaje totalmente fuera de lugar y que resulta lo más penoso y molesto de toda la película: el asiático loco (Ken Jeong), sobre el que no pienso perder el tiempo diciendo nada más. Cuando por fin se dignan en lanzar esta dichosa historia central lo hacen sin embargo precipitadamente. ¿Tanto perder el tiempo en otras chorradas y ahora van con prisas? Pero lo sorprendente es que acelerar las cosas funciona. Desde que aparece el mejor acierto de la saga, el histríonico Simmons (encarnado por un alocado John Turturro), la narración se lanza. Se comen con buen ritmo los simplones descubrimientos que nos llevan al meollo del asunto, y mediante algunas acertadas secuencias de transición nos introducen de una vez por todas en la segunda subpelícula. Destaca por ejemplo la divertida inclusión de Alan Tudyk como acompañante de Turturro, aunque por desgracia ambos pasan muy pronto a segundo plano.

Y esto me lleva a ahondar en la cuestión de los personajes. Es desesperante observar como protagonistas de bastante importancia para la historia son maltratados o relegados a un plano inferior a favor de otros que tienen mucho metraje para lo poco o nada que aportan. El de Patrick Dempsey tiene escasa presencia para su relevancia en los planes enemigos, y resulta el típico traidor en el que ni pierden el tiempo tratando de exponer motivaciones, porque no hay quien se lo crea. El propio Turturro no pega mucho en esta entrega, dando la sensación de que aparece por cumplir; su presentación se da en otra larga e innecesaria escena, y cuando la acción empieza casi desaparece del relato. Tampoco funciona la tropa de militares que nos ha acompañado en toda la saga (Lennox –Josh Duhamel– sale más, pero Epps –Tyrese Gibson– está metido con calzador), pues aparecen sólo al final para pegar cuatro tiros, y además con el tiempo reducido porque se presentan nuevos soldados. Igual que ocurre con el argumento, el desequilibrio en la exposición y desarrollo de los protagonistas es horroroso. Y por último, igual que en los otros dos capítulos siento que los propios robots están infrautilizados con respecto a los humanos: ninguno llega a resultarme interesante, sus propios conflictos personales me aburren (las motivaciones de Megatrón entran en la categoría citada anteriormente: es malo porque sí y punto). De hecho en toda la saga los robots secundarios me resultan imposibles de diferenciar, aspecto en el que tiene parte de culpa ese diseño demasiado abstracto que les resta personalidad.

Entrando por fin en materia, esta segunda subpelícula supone una de las mejores muestras del cine de catástrofes, apocalipsis, invasiones alienígenas y por ende de acción que se han creado, eso sí, si hablamos de espectáculo de entretenimiento sin grandes pretensiones (para una buena historia me pongo Terminator II, Aliens o Matrix, pero a veces apetecen chorradas del tipo Independence Day o Transformers). Michael Bay se exprime al máximo y echa todo lo que tiene, todas sus dotes como realizador de colosales y grandilocuentes escenas de acción. Y lo más destacable y lo que hace grande a este tramo es que no se limita a soltar explosiones sin más y dar unas cuantas vueltas de 360º con la cámara como en otros bodrios suyos (Dos policías rebeldes y secuela, por ejemplo), sino que nos hemos encontrado con el Bay más inspirado (el de La Roca). Se enlazan ideas y secuencias muy bien planeadas y ejecutadas con maestría que aportan constantemente algo atractivo al clásico proceso de “hay una invasión y luchamos heroicamente”: asombrosos planos de destrucción y desolación, distintos tipos de incursiones (la del salto desde el helicóptero es impresionante), distintos tipos de ataques enemigos, conflictos variados (escenas cuerpo a cuerpo entre los mastodontes, momentos trágicos con rehenes, duelos personales épicos –Optimus versus Sentinel-)… Pero entre toda esta orgía de destrucción hay un momento que destaca, y lo hace tanto que por ello resulta aún más memorable. Hablo del clímax en el edificio cuando el robot gigante ataca. La conjunción de los brillantes efectos especiales con las impecables labores de planificación, dirección y montaje ofrecen una de las secuencias más asombrosas vistas en el cine: el edificio cayéndose, los protagonistas salvándose como pueden, la huída suicida por la fachada de cristal… Bay podrá ser un pésimo hacedor de historias, pero quien tenga huevos de decir que no sabe dirigir que se ponga esta escena.

El resultado es una película bélica de ciencia-ficción colosal… pero eso visualmente hablando, porque la conexión emocional es escasa debido a la falta de fuerza y cohesión del argumento, tanto por la poca calidad del mismo como por la eterna hora de sufrimiento anterior. Pocos espectadores han llegado hasta aquí despiertos, pocos han soportado el tedio y las sandeces previas, pocos llegan con entusiasmo y ganas y son capaces de dejarse llevar por la espectacularidad. Yo estaba tan desconectado a estas alturas que estoy seguro de que no he disfrutado plenamente este festín. Sin duda coger el dvd y ponerse esta parte será un viaje de infarto. Otros sí han sido capaces de aguantar o borrar de su memoria la primera sección y habrán disfrutado de lo lindo con la segunda…

… pero seamos justos: esto hay que valorarlo como una sola película. Lo que nos queda es un producto demasiado desequilibrado, largo, descompuesto e incluso estúpido. Un galimatías, una película delirante, amorfa. Un pastiche de los egos, manías, sueños y fetiches de su autor: onanismo con lo militar, patriotismo hortera con dosis de xenofobia recalcitrantes (todos los extranjeros se definen mediante tópicos –empezando por el de “son malos”-, llegando a extremos ofensivos: ver a los Autobots machacando árabes en plan mercenarios de los USA es vomitivo), anuncios descarados (marcas como Cisco o Chevrolett tienen auténticos reportajes velados), machismo del cutre (el momento latina-buenorra es asqueroso, los pases de modelo de Rosie Huntington cantan demasiado), videoclips musicales cada dos por tres, etc. Prescindiendo de la primera subpelícula podríamos haber estado ante una auténtica joya del cine de acción, con un estilo parecido al de la correcta pero infravalorada Invasión a la Tierra pero con tres veces más presupuesto y por lo tanto tres veces más espectáculo. En esas condiciones probablemente estaríamos hablando de algo digno de recordar, pero lo que ofrece Transformers 3 es el máximo exponente de película taquillera veraniega de consumo rápido: la más grande y espectacular, pero también la más hueca, torpe y ridícula.

Serie Transformers:
Transformers (2007)
Transformers: La venganza de los caídos (2009)
-> Transformers: El lado osucro de la Luna (2011)
Transformers: La era de la extinción (2014)
Transformers: El último caballero (2017)