El Criticón

Opinión de cine y música

Archivos mensuales: enero 2008

Cars

 

Cars, 2006, EE.UU.
Género: Animación, drama, comedia.
Duración: 116 min.
Director: John Lasseter.
Escritores: Varios.
Actores: Owen Wilson, Paul Newman, Bonnie Hunt, Tony Shalhoub.
Música: Randy Newman.

Valoración:
Lo mejor: La animación tiene buenos momentos.
Lo peor: Los personajes son arquetipos demasiado evidentes. La historia es también previsible y simplona.

Cada nueva película de Pixar la recibía con los brazos abiertos y con la seguridad de disfrutar de otra maravillosa obra cinematográfica. Desde Toy Story a Los Increíbles, cada cinta era gloriosa, y el único problema que podría citarse es el de que al ser animación siempre son consideradas como simples entretenimientos, olvidando o ignorando injustamente la asombrosa calidad de las mismas. En mi particular adoración a la empresa nunca había pensado que Pixar pudiera defraudarme, pero el tardío visionado de Cars (ni siquiera me resultó atractiva para ir al cine) me confirma que hasta los más grandes cometen deslices.

Desde los primeros compases hasta el nada sorprendente final Cars navega por unos derroteros demasiado típicos y predecibles tanto en la historia y los personajes como en los dilemas o enseñanzas morales. La cinta es simple, tontorrona, insustancial, ningún personaje, ni principal ni secundario, resulta memorable… El héroe mimado más proclive a actuar que a pensar y acomodado en las mieles del éxito fácil, la chica inteligente y cautelosa, la vieja gloria, el amigo lelo y simpático… Todos los esquemáticos caracteres son ubicados en aventuras nada originales, demasiado clásicas y edulcoradas en exceso. Cada conflicto y resolución se ve venir con muchísima antelación.

Pero lo peor de lo peor es la inclusión forzadísima de voces de personalidades conocidas, sobre todo en castellano con el insufrible Paco Lobato, el locutor más odiado por los seguidores del deporte del motor. ¿Por qué se antepone en algunos casos como este la política comercial a la artística? En consecuencia, el doblaje de personajes secundarios deja muchísimo que desear.

La animación sí se mantiene en la línea habitual de calidad, aunque pierde algo de fuelle porque es dificilísimo dotar de personalidad a los coches. Sin embargo, no es suficiente para evitar que Cars no parezca una producción de Pixar, sino de alguna empresa de la competencia. Muy decepcionante.

Anuncios

Yann Tiersen – Le phare

Yann Tiersen – Le phare
Género: Neo clásica…
Año: 1998, Ici d’ailleurs
Valoración:

Le phare fue el álbum que supuso el salto a la fama para el francés Yann Tiersen, fue tras su publicación cuando la crítica y el público galo y en menor medida el europeo se abrieron a sus brazos y fueron conquistados inevitablemente por su magia sin igual, y desde entonces Tiersen forma parte de una categoría poco común, el grupo o artista que goza de prestigio entre el público pero además ofrece una música de tanta calidad y tan alejada de los cánones comerciales que sorprende que resulte tan popular. Hay veces, aunque sean pocas, en las que se hace justicia y el verdadero arte no queda relegado a minorías, sino que se propaga sorteando modas y el rechazo a lo desconocido (y a lo no aceptado) para deslumbrar a públicos dispares. Aunque huelga decir que fue mayor la repercusión que supuso, años más adelante, la llegada de la película Amelie, que le lanzó al más que merecido estrellato fuera de sus fronteras, destacando en concreto la gran acogida que tuvo en nuestro país.

Le phare nos acerca por tercera vez a un músico con una mente llena grandes ideas y con una sensibilidad inconfundible. Su buen hacer se muestra también en la plasmación idónea de sus pensamientos, pues sabe poner cada nota en el lugar exacto para despertar pasiones ocultas. Comparado con sus dos anteriores trabajos, éste es el más completo y quizá por ello el más redondo de los tres y uno de los más aclamados de su atractiva discografía.

Erróneamente Tiersen mantiene en sus filas a la voz femenina Claire Pichet, de la que ya comenté en Rue des cascades que no tiene un nivel adecuado para la calidad de la música a la que acompaña, pero también encontramos una aportación bastante jugosa, la de un cantante con cierto reconocimiento en el país vecino, Dominique A. En los hombros de estos colaboradores Tiersen deposita algunas canciones que incluso tras muchos trabajos espléndidos siguen siendo de las más apreciadas por sus aficionados. Halla en ellas una armonía perfecta entre el clasicismo francés y los tenues toques más modernos y cercanos al pop/rock, demostrando que se pueden hacer grandes temas cantados jugando con cualquier estilo e instrumento siempre que se tengan inspiración y habilidad y sepan aprovecharse con sabiduría. La veloz e irresistible La rupture y sobre todo la pletórica Monochrome son deliciosas, pero Les bras de mer también es bastante interesante.

Entre los temas instrumentales destacan verdaderas genialidades como Le quartier, que en décimas de segundo capta toda la atención del oyente y lo sumerge de lleno en este fulgurante disco, La noyée, sublime melodía de acordeón y violín, L’homme aux bras ballants, un viaje ensoñador, Sur le fil, un tema largo dividido en dos partes, la primera supone su solo de violín más conocido, la segunda ofrece un largo solo de piano tranquilo, etéreo, precioso; y no me olvido de otros instantes inolvidables, como el intenso Les jours heureux, el espectacular La crise

El equilibrio instrumental es exquisito. La belleza que destila no tiene parangón. Yann Tiersen es uno de los músicos más dotados de nuestros días y éste Le phare uno de sus álbumes más irresistibles.

 

1. Le quartier – 2:01
2. La rupture – 2:49
3. Monochrome – 3:16
4. La dispute – 4:14
5. L’arrivée sur l’île – 1:03
6. La noyée – 2:23
7. Le fromveur – 1:20
8. L’homme aux bras ballants – 5:05
9. Sur le fil – 7:28
10. Les jours heureux – 2:10
11. La crise – 1:37
12. Les bras de mer – 3:10
13. La chute – 5:48
14. L’effondrement – 1:32
Total: 44:00

El ultimátum de Bourne

The Bourne Ultimatum, 2007, EE.UU., Alemania.
Género: Thriller, acción.
Duración: 115 min.
Director: Paul Greengrass.
Escritores: Tony Gilroy, Scott Z. Burns, George Nolfi, Robert Ludlum (novela).
Actores: Matt Damon, Joan Allen, Julia Stiles, David Strathairn, Scott Glenn, Albert Finney.
Música: John Powell.

Valoración:
Lo mejor: Es una cinta de acción superior a la media, intensa, trepidante, y no se olvida de contar una historia y de dotar a los protagonistas de algo de personalidad.
Lo peor: No aporta nada nuevo a la saga, deja la sensación de que repite demasiado el esquema. Y la cámara sigue moviéndose demasiado.
Mejores momentos: El encuentro entre Bourne y el periodista en el aeropuerto, la persecución a pie por calles y tejados de Tánger.

* * * * * * * * *

Jason Bourne sigue tras la pista de su pasado, buscando sus orígenes y las razones que le forzaron a convertirse en un despiadado asesino. Tras las cámaras repite el efectivo Paul Greengrass, quien sabe dotar a sus cintas de un ritmo vertiginoso gracias a la cámara en mano y al montaje de Christopher Rouse. Es sin embargo excesivo el movimiento que imprime a las imágenes, resultando demasiado caótico y confuso en algunas ocasiones. Las intenciones son buenas, pero agradecería algo más de comedimiento, que es dificilísimo observar todos los detalles de las excelentemente planificadas escenas de acción, tanto las persecuciones asombrosas como las peleas entre personajes.

Salvando ese ligero error, la cinta es más que correcta a la hora de contar la historia. Las tramas de espionaje están muy bien entremezcladas con las aspiraciones personales, los problemas burocráticos de las agencias, las disputas entre los altos cargos… Si por un lado asistimos a la búsqueda de Bourne, por el otro tenemos la particular odisea de Pamela Langry (Joan Allen) contra el oscurantismo y la dudosa moral de las labores de sus compañeros y superiores. Los juegos de lealtades, las filigranas tecnológicas, los escenarios bien aprovechados (Greengrass sabe ubicar al espectador de maravilla en cualquier país y cuidad del mundo) y las explosivas escenas de acción hacen de El ultimátum de Bourne una buena cinta de acción que, sin embargo, pierde algunos enteros al apostar demasiado por repetir la fórmula de las dos entregas anteriores. Hacía falta algo nuevo para mantener despierto el interés, y si se hacen más películas espero que se den cuenta de ello.

Entre las numerosas y espectaculares escenas de acción merecen mención especial por su buen sentido de la intriga y su buena confección algunos momentos como el encuentro entre Bourne y un periodista en el aeropuerto, o la intensa persecución por las calles y tejados de Tánger, donde está en juego la vida de una de las pocas personas en quien Bourne confía. Destacan también la efectiva música de John Powell y la estupenda labor de Matt Damon, un actor que se me antoja bastante desaprovechado por Hollywood.

Ver también:
El caso Bourne.
El mito de Bourne.
El legado de Bourne.

Ha fallecido Heath Ledger

Anoche leí una noticia que no podía creerme, y aún después de haberla visto aparecer rápidamente en muchas páginas web me resultaba extraña, incomprensible. El australiano Heath Ledger, de tan sólo 28 años, apareció muerto en su apartamento de Nueva York cuando el servicio doméstico fue a despertarle al mediodía (recién entrada la noche en hora española). La familia habla de accidente, pero en el aire suenan las palagras sobredosis, depresión, suicidio.

Ledger empezó como muchos actores, siendo considerado un niñato guaperas, pero pronto se vio que apuntaba maneras. El patriota, Monster’s Ball, Las cuatro plumas, Destino de caballero… poco a poco estaba ganando experiencia, y demostró sobradamente su potencial en Brokeback Mountain, donde interpretaba de forma exquisita a un vaquero homosexual. Le valió una más que merecida nominación al Oscar y el clamor del público (menos esos subnormales religiosos homófobos que hablan de boicotear su funeral, en la cárcel merecían estar).

En estos momentos estaba rodando para Terry Gilliam, pero el último papel completo que nos deja puede ser largamente recordado, sobre todo si, como se espera, ofrece una gran interpretación: el nuevo Joker en la próxima entrega de Batman de Christopher Nolan, que se estrenará en agosto y seguramente dará mucho que hablar.

Espero actualizar la información si aclaran su repentino e inesperado fallecimiento.

ACTUALIZACIÓN: Oficialmente, su muerte se considera un accidente debido a la mala utilización de los medicamentos.

Fuentes: Elpais.com, Elmundo.es.

Expiación: más allá de la pasión

Atonement, 2007, Reino Unido, Francia.
Género: Drama.
Duración: 130 min.
Director: Joe Wright.
Escritores: Christopher Hampton, Ian McEwan (novela).
Actores: Saoirse Ronan, Keira Knightley, James McAvoy, Romola Garai.
Música: Dario Marianelli.

Valoración:
Lo mejor: Música y fotografía.
Lo peor: El director no sabe darle forma a la historia, se pierde en excentricidades que lastran muchísimo el resultado final.
Mejores momentos: El montaje paralelo donde vemos a dos protagonistas arreglándose delante de sus espejos.
La pregunta: ¿Quién puede creerse que Briony mantenga el mismo peinado durante toda su vida?

* * * * * * * * *

Es Expiación supuestamente una historia de pasión y de sentimientos reprimidos que rebosan sin control en direcciones equivocadas, pero la cinta no transmite esas emociones en ningún momento, si exceptuamos algún instante no muy destacable en el primer tramo, y eso gracias al buen hacer de algunos actores. Joe Wright (lanzado a la fama con Orgullo y prejuicio) parece empecinado en lucirse tras las cámaras en vez de centrarse en que la narración tenga el ímpetu necesario para dejar huella: la cinta está sobresaturada de florituras técnicas en su mayor parte innecesarias, repetitivas o incluso contraproducentes. Como decía el tramo inicia es el mejor conseguido y en él, a pesar de unos flashbacks redundantes, se puede hablar de un envoltorio preciosista con grandes instantes, como el montaje paralelo de dos personajes arreglándose delante de sendos espejos o los paseos de la chiquilla por la casa victoriana; pero aun así no se libra de la sensación de que el director toma excesivo protagonismo sobre las aventuras de los personajes. A medida que la proyección avanza la narración se diluye hasta que llega un punto en que no se sabe de qué va y sobre qué protagonista giran los acontecimientos, por no hablar de que los excesos y excentricidades me sacaron completamente de contexto en numerosas ocasiones. No sirve de nada vacilar con un plano tan complejo como el de la playa repleta de soldados si este no aporta nada a las motivaciones de los personajes o el devenir del relato, mientras que otras escenas (como el flashback sobre Briony saltando al río para ver si el jardinero la rescataba) están nuy mal colocadas y su función es prácticamente incomprensible. Y mención aparte merece el final, con una trampa absurda y anti climática muy mal ubicada, carente de toda emoción, como el resto del filme.

Puedo hablar de una fotografía y música hermosas y bien empleadas, pero no son suficientes para arreglar los entuertos donde Wright se mete él solito. En cuanto a los actores, destaca la jovencísima Saoirse Ronan interpretando a Briony de niña, mientras que James McAvoy está muy bien metido en el papel pero no es capaz de conectar con una Keira Knightley que como suele ser normal se muestra bastante apática (y físicamente espantosa).

En general Expiación ha ido acompañada de una recepción crítica muy entusiasta y, aunque los premios, vulgarmente hablando, me la traen floja por eso de que no son más que campañas publicitarias con una objetividad más que discutible, está siendo una de las cintas más galardonadas este año, llevándose el Globo de Oro a mejor película y siendo una de las candidatas más firmes a hacerse con el Oscar. Aunque no he visto aún ninguna de las competidoras no me parece una cinta del nivel que debería tener una nominada a mejor producción de la temporada. En pocas palabras, ha sido una gran decepción.

Skyedance – Way Out to Hope Street

Skyedance – Way Out to Hope Street
Género: Celta, folk escocés
Año: 1997, Culburnie Records (1997, Resistencia)
Valoración:

Alasdair Fraser: violín, viola.
Eric Rigler: gaita escocesa, gaita irlandesa, gaita escocesa pequeña.
Chris Norman: flauta de madera, flautín.
Paul Machlis: piano, órgano, teclados.
Mick Linden: bajo sin trastes.
Peter Maund: percusión.

Alasdair Fraser es uno de los músicos más renombrados de Escocia por su dedicación a la música tradicional y su increíble calidad como intérprete de violín, y con o sin su colaborador habitual, Paul Machlis, nos ha regalado discos de gran calidad. En 1996 este dúo nos deleitó con un álbum denominado Skydance cuyo resultado les sería bastante satisfactorio, pues derivó en la creación de una banda con el mismo nombre. Aunque en teoría Fraser es el líder, los músicos que entraron a formar parte del proyecto han aportado tanta calidad que el sonido Skydance cobró vida propia y para el segundo álbum, Way Out to Hope Street, ya se confirmaron como una de las bandas más interesantes del ya de por sí rico panorama de la música celta. En la buena recepción del público destaca el aprecio que se le tiene en nuestro país, tanto que este disco tiene temas inspirados y dedicados a tierras españolas y, más destacable aún, en 2002 vio la luz un directo grabado en alguna de las giras que le trajo a la península, denominado precisamente Live in Spain.

Way Out to Hope Street es un álbum asombroso, todos sus temas son deliciosos y divertidos, con un aire de romanticismo juguetón muy agradable, y por supuesto están confeccionados con la exquisitez propia de músicos tan dotados como los que provienen de las viejas raíces celtas. Tan sólo con escuchar unas pocas notas es reconocible el estilo refinado hasta la perfección que profesan: sus estupendos ritmos de bajo, los pianos tan característicos aportando un toque distintivo magnífico, las clásicas gaitas (tanto escocesa como irlandesa) y flautas y por supuesto el insigne violín de Fraser. Atrapa, encandila y enamora irremisiblemente escuchar sólo unos segundos de esta mágica creación para la que me faltan adjetivos adecuados. Lo mejor que puedo decir es que escuchen el disco.

Un grupo, sea del género que sea, merece los mejores halagos cuando borda dos aspectos fundamentales, las composición y la interpretación, pero destaca sobre todos los demás cuando además aporta un toque realmente innovador, ése que los define como únicos y a veces incluso como revolucionarios. En Skyedance estamos ante un caso de esta índole, y a día de hoy apostaría que, junto a Lúnasa, es la cumbre de la música celta tradicional. Lástima que se prodiguen tan poco a la hora de ofrecer discos de estudio.

 

1. Way Out to Hope Street (Alasdair Fraser) – 2:00
2. Walking the Plank (Eric Rigler) – 4:21
3. Donostia (Paul Machlis) – 3:57
4. Year’s Turning (Paul Machlis) – 4:12
5. Midnight on Raasay – The Braemar Cappuccino (Alasdair Fraser) – 4:29
6. Dizzy (Mick Linden) – 3:26
7. Stoney Run (Chris Norman) – 2:49
8. The Lupine (Chris Norman) – 4:55
9. Dark Jewel (Paul Machlis) – 7:75
10. Tathaich nam Fonn (A Song-Haunted Place) (Alasdair Fraser) – 2:58
11. The Skyedance Reels (Ruilleadh Cailleach – The Bird’s Nest – Harris Dance) (traditional Scottish) – 4:35
12. Skerray (Chris Norman) – 4:47
13. Reel de Flores (Alasdair Fraser and Mick Linden) – 3:17
14. Bannockburn (Alasdair Fraser) – 5:08
Total: 59:20

Marco Beltrami – 3:10 to Yuma

Marco Beltrami – 3:10 to Yuma
Género: Banda sonora original
Año: 2007, Lionsgate Records
Valoración:

Al no haber cintas del género del Oeste estos años no podía predecirse quién sería el compositor más adecuado para esta atractiva revisitación de El tren de las 3:10 (3:10 to Yuma), pero la elección de Marco Beltrami me resultó bastante interesante, pues es un autor que cada vez me gusta más y quería saber qué tal se desenvuelve fuera del género por donde más se mueve, la acción (generalmente con tintes fantásticos: Yo Robot, Hellboy, Terminator 3, The Faculty…).

Donde muchos hubieran bebido en exceso o incluso plagiado sin pudor composiciones clásicas de filmes del Oeste (Morricone, Bernstein, Goldmisth, Broughton, etc.) Beltrami sabe nutrirse lo justo para enmarcar el estilo en sonoridades de comprobada eficacia sin sonar a añejo o a copia. Es prácticamente inevitable que nos venga a la memoria algún momento memorable del género, como el instante (Bible Study) que recuerda al mejor Morricone, el de El bueno, el feo y el malo, pero a parte de esos pocos segundos Beltrami sabe mantenerse muy bien entre el sonido inconfundible del western y sus excelentes aportes personales.

El californiano se ha librado casi completamente de tono electrónico habitual de sus obras y se maneja muy bien con instrumentación acústica. El uso de guitarra clásica es sublime en todo momento, desde los compases más melancólicos destinados a los personajes hasta los instantes más rudos de los tramos más intensos de la cinta, las contadas incursiones de guitarra eléctrica en momentos clave son muy acertadas, las percusiones son de vital importancia y la orquesta están muy bien controlada, manteniéndose normalmente en un eficaz segundo plano.

En el álbum se nos ofrece la labor del compositor en cortes breves pero concisos. El tema principal apenas se vislumbra en el escueto Main Title, pero se desarrolla por completo en la siguiente pista, Ben Takes the Stage / Dan’s Burden. Beltrami se muestra enérgico y contundente como de costumbre, con grandes cortes destinados a la acción que mantienen el hilo principal casi intacto. Destacan temas como Trial by Fire o Who Let the Cows Out? Pero también sabe aportar la parte emocional cuando es necesario, siendo especialmente atractivos instantes como el conmovedor Man of His Word o el lánguido One for the Road / Storm Clouds. Muy logrado es el tono de tensión con el que dota a las sonoridades, pues en todo momento el peligro está acechando a los personajes. Merecen ser mencionados en este registro instantes como Indian Grounds y Ben Arrested.

3:10 to Yuma es una cinta muy bien confeccionada y sumamente entretenida, y la partitura de Marco Beltrami es otro elemento bien realizado e incluido con sabiduría en la narración. Dota a las imágenes de gran espectacularidad y a la vez no falla en los momentos más introspectivos, aporta una personalidad muy marcada y un tema magnífico. Uno de los trabajos más notables y recomendables del cada vez más interesante compositor.

 

1. Main Title – 1:07
2. Ben Takes the Stage / Dan’s Burden – 5:46
3. Man of His Word – 0:59
4. Bisbygliando – 1:23
5. Barn Burn – 2:03
6. Chinatown – 1:40
7. Indian Grounds – 2:50
8. Chinese Democracy – 2:52
9. One for the Road / Storm Clouds – 4:12
10. Trial by Fire – 1:58
11. Flight of the Princess – 1:59
12. Ben There Done That – 1:36
13. Gang Arrives – 1:53
14. Ben Arrested – 4:00
15. It’s Time – 1:02
16. Hotel – 0:41
17. One Man Left – 3:07
18. William Escapes – 1:45
19. Bible Study – 2:35
20. Who Let the Cows Out? – 1:32
21. The 3:10 to Yuma – 2:07
Total: 47:07